Empresas y finanzas

La fertilidad mueve más de 4.000 millones en operaciones corporativas

  • De IVI a GeneraLife pasando por Igenomix y Eugin, las empresas españolas siguen en el foco inversor

El mercado de la reproducción asistida camina hacia una importante concentración con transacciones de gran calado en España. Los grandes fondos internacionales de capital privado preparan sus ofertas por la valenciana IVI-RMA, valorada en unos 1.800 millones de euros, después de que Investindustrial acordara la venta de GeneraLife (antigua Ginefiv), al fondo estadounidense KKR por cerca de 400 millones. Anteriormente, la disputada puja por Igenomix, que el nórdico EQT traspasó a Vitrolife AB, y la subasta por Eugin, adquirida por la alemana Fresenius al grupo árabe NMC Health, se cifraron en importes de 1.250 y 430 millones de euros respectivamente.

Operaciones corporativas millonarias agitan la emergente industria de la fertilidad en España, cuya consolidación avanza a un ritmo imparable. El boom inversor que vive el sector confirma que este negocio sigue seduciendo al capital privado, principal protagonista de su movimiento de concentración con transacciones a veces sorprendentes y muy competidas. Movimientos que marcan nuevos hitos en la trayectoria inversora de los grandes fondos de capital riesgo en nuestro país.

Un apetito creciente

El apetito por el sector responde a varios motivos. "España es, junto con Estados Unidos, una potencia mundial en reproducción asistida y fertilidad", explican fuentes financieras. "Nuestro país lidera el número de tratamientos en Europa lo que, unido a la creciente demanda social y a la tremenda liquidez existente en el sector de private equity están facilitando compraventas entre fondos paneuropeos e internacionales. Grandes gestoras extranjeras están relevando a otros fondos como accionistas de control en las principales compañías españolas con el objetivo de llevarlas al siguiente nivel y de apoyarlas en su nueva etapa de desarrollo", añaden.

El sector de private equity está aprovechando la atomización del sector y su potencial de crecimiento a medio y largo plazo para tomar posiciones con las miras puestas en lograr retornos atractivos a cuatro o cinco años vista. "El capital riesgo ha visto en el sector tasas de crecimiento anuales del 10%", explican los expertos, y "está aportando los recursos necesarios para acometer los planes de expansión de las compañías dentro y fuera de España. Hay un importante número de proyectos innovadores que necesitan financiación. Para seguir creciendo, ser competitivos e innovar, hay que generar sinergias mediante fusiones o dar entrada a nuevos inversores", añaden.

Cada poco tiempo se producen nuevos anuncios de fusiones o compras en el boyante mercado de la fertilidad en España. "En plena crisis de natalidad y de retraso de la maternidad y paternidad, numerosas compañías buscan expandirse mediante compras o fusiones al ritmo que marca el proceso de concentración de la fragmentada industria europea", aseguran las mismas fuentes. En las últimas semanas se han iniciado procesos de venta y otros han alcanzado por fin su desenlace. Morgan Stanley y Arcano han lanzado la venta del gigante español IVI-RMA Global, el antiguo Instituto Valenciano de la Infertilidad (IVI) fusionado con la estadounidense RMA. El proceso por el líder español ha despertado el interés de un buen número de fondos internacionales con extensa trayectoria en España como CVC, Advent, Cinven, PAI, EQT, KKR y Ardian. La multinacional valenciana está valorada en un rango de entre 1.500 y 1.800 millones de euros.

Todo apunta a que las ofertas no indicativas podrían llegar antes de Navidad, mientras que el proceso de venta prevé culminar durante el primer trimestre de 2022. El fondo estadounidense KKR habría iniciado los primeros contactos con los propietarios de IVI-RMA para comprar directamente la empresa tratando de evitar la competida subasta, un reto difícil ante el gran interés que despierta el activo. José Remohí y Antonio Pellicer, fundadores de IVI, y RMA buscan un socio que impulse la multinacional aprovechando que el líder en medicina reproductiva ha vuelto a la senda de los beneficios tras acometer una reorganización tras la fusión.

Más adquisiciones

Pero no es casual que KKR trate de tomar la delantera en la venta de IVI. El pasado mes de noviembre el private equity estadounidense irrumpía por sorpresa en el sector de la fertilidad en España con la compra de GeneraLife a Investindustrial, el fondo de la familia Bonomi, propietaria de Port Aventura. KKR acordaba la compra del grupo liderado por Marcos Bueso en un proceso asesorado por Morgan Stanley. La propia GeneraLife ha reconocido contar con un presupuesto de 100 millones de euros hasta 2023 para realizar "adquisiciones adicionales", según ha indicado su CEO, quien ha señalado también que "el nuevo sponsor supone un gran estímulo para el proyecto". En la hoja de ruta futura de GeneraLife figuran futuras compras de clínicas o grupos complementarios "en países o mercados donde la compañía todavía no está presente".

Antes de vender GeneraLife, Investindustrial había impulsado un proceso de build up, consistente en engordar la compañía participada mediante la adquisición de otras empresas complementarias para crear un gran grupo de reproducción asistida en el sur de Europa. El pasado verano, la cadena de clínicas de fertilidad acordaba la compra de la sevillana Ginemed por más de 50 millones de euros. Con un volumen de negocio superior a los 26 millones de euros, la adquirida es uno de los grandes grupos de fertilidad en Iberia, con 15 clínicas propias y múltiples centros satélites. Con la operación, GeneraLife se convirtió en el tercer grupo europeo especializado en reproducción asistida y entró en la vecina Portugal. Este paso clave en su estrategia de crecimiento se produjo tras haber completado previamente la adquisición de siete compañías en España (Ginefiv y Ginemed), República Checa (FertiCare), Italia (Genera, Livet y Demetra) y Suecia (Linné) en el plazo de apenas dos años. En una entrevista reciente para MF Milano Finanza, el Socio Fundador de Investindustrial, Andrea Bonomi manifestaba claramente su satisfacción con esta inversión. "En 2019 invertimos en la clínica más grande de Madrid dedicada a los servicios de fertilidad, con un equipo que contaba con 90 personas. En 24 meses hemos apoyado un plan de adquisiciones que ha llevado a GeneraLife a convertirse en el tercer mayor grupo europeo del sector", explicaba Bonomi.

Otra de las operaciones corporativas más sonadas en el mercado de la fertilidad nacional ha sido la puja por Igenomix, líder global en test genéticos para clínicas de reproducción asistida, diseñada como un dual track desde sus inicios. Un claro ejemplo de cómo el capital privado puede ayudar a la empresa española a convertirse en líder a escala internacional.

Bolsa versus M&A

Igenomix -creada en 2012 como spin-off de IVI, el Instituto Valenciano de Infertilidad-, trabajó en paralelo con dos escenarios: su salto a la Bolsa de Nueva York y la venta a otro fondo o grupo industrial. Finalmente, el proceso finalizó cuando su dueño, el fondo nórdico EQT Partners, formalizó la venta de la biotecnológica valenciana a la cotizada sueca Vitrolife AB (Vitrolife) por 1.250 millones de euros. La operación supuso la primera desinversión de EQT Private Equity en España tras haber entrado oficialmente en el país con esta estrategia en 2018. El private equity nórdico había comprado la compañía a otro fondo de capital privado, Charme Capital, y al equipo directivo, por más de 500 millones de euros sin que existiera, entonces, un proceso de venta formal en curso.

El grupo alemán Fresenius, dueño de la española Quirónsalud, se hizo con Eugin a finales de 2020 en otro de los procesos que se recuerdan como más competidos en el sector. Su oferta ganadora implicó el desembolso de 430 millones de euros a favor de NMC Health, un grupo cotizado inglés de origen árabe que se había declarado en concurso de acreedores. En concreto, el holding médico germano se impuso al fondo británico CVC Capital Partners, otro de los grandes favoritos para hacerse con el activo, reforzando así su posicionamiento en el mercado español, donde ya cuenta con la división de reproducción asistida de QuirónSalud. Pero Eugin ya había estado previamente en manos del capital privado. Hasta 2015, había tenido como principal accionista al fondo español Proa Capital, que desinvirtió del grupo con jugosas plusvalías. Cuando Proa entró en Eugin en 2010, su ebitda rondaba los 7 millones de euros. En el momento de la salida, ya era el doble. En concreto, la operación, también desarrollada vía subasta, valoró la empresa en 143 millones de euros, a un múltiplo de 10,2x ebitda. Desde entonces, Eugin ha seguido impulsando su crecimiento vía adquisiciones y hoy es uno de los mayores centros especializados en ginecología y tratamientos de reproducción asistida, con un gran porcentaje de clientes europeos.

Invierno demográfico

El escenario actual dibuja una caída de la natalidad en toda Europa, agravada por la crisis del Covid-19. Los expertos hablan de invierno demográfico para referirse al continúo envejecimiento de la población española y a la enorme sequía de nacimientos. En 2020 nuestro país vio nacer a 341.315 bebés, lo que supone un retroceso del 5,4% frente al año anterior. La tasa de fertilidad se ha desplomado, pasando de 2,6 hijos por mujer en 1980 a apenas 1,3 en 2020. Según la OCDE, la proyección no es mucho mejor para 2040, apuntando a una ligera mejora hasta 1,5 hijos por mujer. El retraso de la maternidad es otra de las principales claves de que el negocio de la reproducción asistida se dispare. Pero, aunque nacen menos bebés, la industria de la fertilidad es cada vez más potente en España, una de las grandes cunas de la reproducción asistida a nivel mundial. Nuestro país lidera el sector en Europa, con más de 100.000 tratamientos al año, por delante de Rusia o Francia. La propia OMS ha definido la infertilidad como un "problema mundial de salud pública" que afecta a una población cada vez mayor debido a factores sociales y médicos. Solo en 2020, los centros privados generaron un volumen de negocio en España próximo a los 460 millones de euros.

En este entorno, la creciente demanda de tratamientos de reproducción asistida y las buenas perspectivas del sector están dinamizando el mercado con operaciones corporativas a múltiplos que en ocasiones superan el doble dígito y donde los equipos directivos permanecen al frente de las compañías y dirigiendo el día a día.

Un apetito inversor que no cesará, según los expertos, y que augura la llegada de más transacciones corporativas al mercado español durante los próximos meses. Operaciones con las que las empresas españolas podrán dar un nuevo salto competitivo.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin