Empresas y finanzas

Un Real Decreto regula los requerimientos mínimos para los fondos propios bancarios

  • Garantiza un marco de resolución para asegurar la estabilidad financiera
Madrid

El BOE publicó este miércoles un Real Decreto que desarrolla los aspectos reglamentarios de la Segunda Directiva de Resolución, conocida como BRRD 2 (Bank Recovery and Resolution Directive), transpuesta al ordenamiento jurídico español en el Real Decreto-ley ómnibus 7/2021.

Así, se completa la transposición de esta Directiva, que garantiza un marco de resolución para asegurar la estabilidad financiera, protegiendo los recursos públicos. Esta norma se enmarca en el desarrollo del denominado "Paquete Bancario" europeo aprobado por la UE en 2019.

La norma desarrolla cuestiones sobre el requerimiento mínimo de fondos propios y pasivos susceptibles de absorber pérdidas (MREL). En particular, se detallan las variables en función de las cuales se determina el MREL para cada entidad, las condiciones de admisibilidad de estos instrumentos, así como los criterios para su composición y el ámbito de aplicación específico para los grupos de entidades financieras.

La norma especifica las obligaciones que las entidades deben cumplir sobre publicidad y remisión de información a la autoridad competente y sanciones por incumplirlas.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.