Empresas y finanzas

Twitter exportará su versión de pago desde EEUU a todos los países

  • Cobra tres euros al mes por suprimir la publicidad y recuperar tuits recién enviados
  • 'Twitter Blue' agrupa contenidos valiosos y admite vídeos de hasta 10 minutos
  • En ningún caso permitirá editar mensajes antiguos compartidos en la plataforma

La publicidad no basta para mantener el crecimiento del negocio de Twitter. En un momento en el que las redes sociales se replantean nuevas fuentes de ingresos, la plataforma del pajarito está probando una versión de pago, inicialmente en los Estados Unidos, Canadá, Australia y Nueva Zelanda, con la intención de exportarla a todos sus mercados.

Se trata de una propuesta de tres dólares al mes que podría resultar interesante para ciertos usuarios intensivos del servicio. A cambio de esa cuota, el timeline borra todos los anuncios, tanto los segmentados por gustos del tuitero como el resto. Además, Twitter ofrece otro tipo de prestaciones como la posibilidad de deshacer el mensaje recién escrito. Para ello, el usuario dispone de hasta 30 segundos para recuperar el tuit enviado en caso de arrepentimiento repentino.

Asimismo, la versión premium agrupa los mensajes principales -aquellos más compartidos en las últimas 24 horas-, especialmente valioso para las personas que quieran enterarse, de todo lo que circula por dicha red en apenas unos segundos. "La funcionalidad apunta a los usuarios que no quieren distraerse con tuits sin apenas valor y que pretenden aprovechar al máximo el tiempo de exposición en Twitter", señala un usuario de la nueva funcionalidad desde Estados Unidos. Para los generadores de contenidos de vídeo, el modelo de pago admite clips de hasta 10 minutos de duración. Sin embargo, la compañía se mantiene fiel al ideario fundacional de no permitir la edición de tuits ya distribuidos, tampoco para los usuarios premium. "Es una línea roja que dudo mucho que algún día podamos cruzar", explican a este periódico fuentes cercanas a la compañía estadounidense. Tampoco afecta la versión Twitter Blue, que así se denomina, a los usuarios no verificados interesados en lucir en su perfil la estrellita identificadora, sin que se flexibilicen las normas de admisión a este protegido club.

Twitter Blue apunta directamente a los usuarios más activos de la plataforma, que según cálculos internos se corresponde con la cuarta parte del total. De hecho, el 25% de las cuentas envía el 97% de todos los tuits que alimentan el servicio, mientras que las tres cuartas de los usuarios se limitan a leer, sin aportar contenidos nuevos.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin