Empresas y finanzas

Almirall se desploma en bolsa tras perder 40 millones en el tercer trimestre

Almirall repite la historia contada el pasado verano. La farmacéutica española perdió 39 millones de euros en los primeros nueve meses del año, mientras que en el mismo periodo de 2020 se anotó ganancias por 57 millones. La razón sigue siendo la misma que esgrimió el laboratorio en julio: el mercado estadounidense cae y lastra las cifras generales de la compañía. "Existe un deterioro de 103 millones del valor contable del activo intangible de Seysara (69 millones), la cartera legacy de Estados Unidos (22 millones) y el pago por la opción de compra de Bioniz, finalmente no ejecutada (12 millones), como se anunció en los resultados del primer semestre", explica la compañía.

Lo más determinante de esta explicación concierne a Seysara La compañía compró este fármaco en 2018, antes de que se lanzara en Estados Unidos. El coronavirus ha afectado mucho a su evolución en el mercado, así como un incremento en el reembolso por parte del pagador y un copago para el paciente. Estas tres razones hicieron que la compañía rebajase las expectativas que tenía respecto a los ingresos de este medicamento. La explicación no ha convencido a los mercados, donde Almirall se está desplomando en los primeros minutos de la sesión. La acción ha acabado cayendo un 11,09% en la sesión hasta los 12,27 euros.

La compañía se agarra a una buena evolución de su negocio base, la dermatología. En términos generales, las ventas han subido un 12% en la comparativa de los primeros nueve meses del año 2021 con el mismo periodo de 2022.

Los medicamentos que se retraen en Estados Unidos son Aczone (9%) y Tazorac (25%), mermados por la aparición de genéricos. Estos dos medicamentos llegaron a la cartera de Almirall en 2018 tras comprárselos a Allergan; en aquel contrato aparecía un pago que se debe hacer a principios de 2022 de hasta 84 millones en función de la evolución de estos dos fármacos más otros como Cordran Tape, que también cayó en ventas (9%).

En la otra cara de la moneda, y a pesar de su deterioro respecto a lo que se esperaba de él, Seysara gana terreno en sus primeros compases de comercialización y sus ventas suben un 40%. Este fármaco, además, se fabricará en España para el mercado americano. Por su parte, la innovación Klisyri debutó en el mercado con ventas de 2.2 millones de euros hasta septiembre.

El negocio en Europa está más asociado a medicamentos innovadores que acaban de llegar al mercado (o que están por llegar), por lo que aún no han llegado al pico de ventas. Una de las apuestas de la compañía, Illumetri, está creciendo a velocidad de crucero. En la comparativa de nueve meses entre 2021 y 2020, el fármaco ha disparado sus ventas en un 93%, es decir, casi las duplica. Por otra parte, Wynzora, una de las últimas adquisiciones de Almirall, no llegará a los principales mercados europeos hasta 2022. Las franquicias de Ciclopoli y Decoderm (adquiridas en 2015) también crecen en ventas (10 y 7%, respectivamente).

Por otro lado, Almirall ha llevado a cabo durante el tercer trimestre una emisión de un Bono Senior por un importe de 300 millones con vencimiento en 2026. Las nuevas obligaciones simples de rango senior, que devengarán un tipo de interés fijo anual del 2,125% pagadero semestralmente, se utilizarán para amortizar 250 millones de obligaciones senior convertibles que vencen a finales de año. La estructura de capital simplificada aporta un perfil de vencimiento más largo y flexibilidad para un crecimiento inorgánico adicional.

Almirall reitera la mejora de su guidance de ventas para 2021 (crecimiento de las Ventas Netas Core de un dígito medio) y ajusta al alza el rango bajo del Core Ebitda aumentándolo a 200 millones de euros desde los 195 anteriores.

comentarios2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Ebenezer
A Favor
En Contra

Pues Pharmamar tiene casi 100 millones de beneficios, fármacos propios que cada vez se venden más en todo el mundo y vale la mitad que Almirall, porque la bolsa es un mangoneo total!

Puntuación 3
#1
Paco
A Favor
En Contra

Almirall es un dinosaurio incapaz de innovar y postear con riesgo en áreas terapéuticas de vanguardia y lo está pagando.

Quién nos iba a decir hace diez años que estuviera peor considerada que Rovi o incluso Pharmamar, que al menos evolucionan valientemente en sus líneas de negocio.

Puntuación 1
#2