Empresas y finanzas

Globalvia y Roadis se lanzan a por Ascendi, las autopistas lusas de Ardian

  • La concesionaria, con seis activos en Portugal, alcanza un valor de 1.000 millones
  • Lanzará un proceso público para vender la gestora que compró en 2016
Autopista de Ascendi en Portugal. Foto: Ascendi

Las operadoras de infraestructuras españolas Globalvia y Roadis han puesto sus ojos en Ascendi, la concesionaria de autopistas portuguesa propiedad del fondo galo Ardian Infrastructure. La firma que dirige Juan Angoitia ha recibido ya varias muestras de interés y ofertas no vinculantes por parte de grupos y fondos internacionales y está previsto que lance próximamente un proceso público formal de venta con la contratación de un asesor financiero, según indican fuentes del mercado a elEconomista. La operación tiene un valor estimado cercano a los 1.000 millones de euros. Ardian, Globalvia y Roadis declinaron hacer comentarios.

Ascendi es la segunda mayor concesionaria de autopistas de Portugal, por detrás de Brisa. Es propietaria de seis activos de telepeaje y peaje directo en el norte del país y en el área de Lisboa y, además, recientemente se ha adjudicado su primera concesión en Francia. Ardian controla el 100% de la concesionaria lusa desde 2016, cuando adquirió los proyectos, las compañías de operación y mantenimiento asociadas a las autopistas y la marca a Mota Engil y Novo Banco por 600 millones de euros. De acuerdo con las fuentes consultadas, el fondo de Ardian que posee este activo está cercano a su horizonte de inversión, por lo que la firma gala está abierta a la desinversión.

El fondo galo recibe el interés de firmas de inversión y operadores por su concesionaria

Tanto Globalvia y como Roadis tienen en Portugal un mercado prioritario, con una presencia consolidada, y ya han expresado su interés por concurrir en la compra de Ascendi, de acuerdo con las fuentes consultadas. No en vano, ambas compañías participaron el año pasado en el proceso de compra de Brisa, adquirida finalmente por la alianza entre APG, NPS y Swiss Life AM por más de 3.000 millones de euros. Por esta firma también pujaron Abertis y Aleatica -antigua OHL Concesiones-. La concesionaria de Atlantia y ACS analizará la operación de Ascendi, según indican fuentes del mercado, aunque su eventual interés se ve condicionado porque no todos los activos se rigen por un peaje real. Desde Abertis no se han pronunciado.

En la actualidad, Ascendi controla seis concesiones de autopistas en Portugal con una longitud total de 627 kilómetros y una inversión gestionada conjunta de más de 3.600 millones Se trata de Beiras Litoral e Alta, operadora de un tramo de 178 kilómetros de longitud de la A25, que une Aveiro con la frontera española en Vilar Formoso, y con un plazo de explotación hasta 2031; Costa de Prata, gestora de varios tramos de la A44, A29, A25 y A17, entre Vila Nova de Gaia y Mira, con una longitud conjunta de 105 kilómetros y un periodo de concesión hasta 2030; Grande Lisboa, que explota la autopista de peaje tradicional A16 en Lisboa, con 23 kilómetros y vencimiento en 2037; Grande Porto, operadora de la vías A41, A42, A4 y VRI, entre Matosinhos y Lousada, en el distrito de Oporto, con 55 kilómetros de longitud y un plazo de gestión hasta 2032; Norte, que gestiona los peajes de la A7 y la A11 para conectar localidades como Vila do Conde, Braga y Guimarães, con 179 kilómetros y un plazo hasta 2029; y Pinhal Interior, concesionaria de la A13 y A13-1, que conectan, respectivamente, Tomar y Condeixa y esta con la A-1, con 93 kilómetros y vencimiento en 2040.

Además, hace apenas un mes Ascendi se adjudicó, dentro de un consorcio integrado también por la constructora NGE y los fondos Quaero y TIIC, el contrato para la construcción y explotación de la autopista A69 entre Toulouse y Castres, en Francia. La operación del activo está previsto que se inicie en 2025.

Posición en Portugal

La venta de Ascendi emerge en un contexto de recuperación de los tráficos a nivel global tras las históricas caídas generadas por la pandemia. Surge, asimismo en un momento en el que existe una carencia de concesiones de infraestructuras de transporte en Europa en el mercado secundario, por lo que es previsible que el proceso despierte una elevada respuesta.

Con la compra de Ascendi Globalvia y Roadis darían un salto de dimesión en su posición internacional. En Portugal, la concesionaria que dirige Javier Pérez Fortea controla el 96% de la autopista de peaje mixto Transmontana A4, entre Vila Real y Bragança, y el 100% de la A-23 Beira Interior, una autovía de peaje en sombra entre Abrantes y Guarda. Además, en 2020, la firma controlada por USS, PGGM y OPTrust acordó la compra de la concesionaria Douro Interior (Duero Interior), que explota dos autovías al nordeste del país, si bien aún está pendiente de autorización. Mientras, Roadis, propiedad del fondo canadiense PSP, entró en Portugal en 2018 con la compra de una participación de control en Auto Estradas do Atlantico (AEA), gestora de dos autopistas de peaje directo (A8 y A15), y Auto Estradas do Litoral Oeste (AELO), conformada por autopistas como la A1, A8 y A17, en la región de Leiria.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin