Empresas y finanzas

La licencia de calzado de Titto Bluni sale a subasta

  • El precio inicial es 6.000 euros, en el proceso de liquidación de Tino González
Tienda cerrada de Tino González. Elsa Senra
Barcelona

La licencia de uso en exclusiva para calzado de la marca de moda Titto Bluni se ofrece al mejor postor. Y es que ha salido a subasta como parte de la liquidación concursal de la empresa que la venía explotando hasta la fecha, la cadena de zapatos y complementos a precios asequibles Tino González.

Con un precio de salida de 6.000 euros, los interesados tienen hasta el 25 de octubre para presentar puja en la subasta digital que organiza la entidad especializada en ventas y liquidaciones de activos IAGAuction, según ha comprobado elEconomista.

La licencia comprende el derecho a comercializar calzado de hombre, mujer y niño bajo la marca Titto Bluni, nacida a finales de los 80 y que se diversificó desde la moda a los complementos y la perfumería. También se incluye el derecho de uso de los elementos gráficos como los logotipos.

En el caso del calzado, Tino González se hizo con la licencia de Titto Bluni en 2015, dentro de su plan para superar el concurso de acreedores y volver a crecer. Los planes eran muy ambiciosos y, el entonces director general de Tino González, Enrique Morales, explicaba a Moda.es: "La adquisición de esta licencia responde a una estrategia de posicionamiento más elevada que nos permita acceder a nuevos canales como el multimarca o grandes almacenes, así como comenzar a exportar producto al mercado internacional".

Pero la cadena de complementos de bajo coste, que tenía competidores como Marypaz y Merkal, no logró su objetivo, y está desde hace más de un año en proceso de liquidación en un juzgado de Madrid.

La subasta de esta licencia, de hecho, es el último activo que queda por vender, y la administradora concursal confía en conseguir por ella, al menos, más del doble del precio de salida para la puja.

El declive de Tino González empezó en la crisis económica anterior a la del coronavirus, y presentó concurso de acreedores en 2013. Logró superarlo en 2017, pero las limitaciones operativas requeridas para abordar los compromisos del plan de acreedores acabaron estrangulando la liquidez.

Con la imposibilidad de obtener nueva financiación, en 2019 emprendió la búsqueda de un inversor que permitiese inyectar nuevos recursos y evitar el cierre, pero la iniciativa de encontrar comprador no fructificó, y en febrero de 2020, el Borme publicó la entrada en liquidación de Tino González, nacida en los años 80 y que en 2019 había facturado algo más de 20 millones de euros, la mitad que en 2012, su mejor año.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin