Empresas y finanzas

Family Cash invertirá 60 millones para extender sus 'híper' de precios bajos

  • La cadena valenciana prevé abrir hasta ocho tiendas más en 2022
  • Planea una gran plataforma logística en Valencia
Carles Canet, director de Expansión de Family Cash, y José Canet, director general de la firma. FOTO: GUILLERMO LUCAS
Valencia

La cadena valenciana de hipermercados Family Cash ha conseguido posicionarse en apenas ocho años en media España gracias a un rápido crecimiento que le ha llevado a estar operando ya en 33 tiendas. Un ritmo que la compañía propiedad de la familia Canet Ferrero quiere mantener gracias a nuevas inversiones que sumarán 60 millones de euros. La mitad de este importe irá destinado a nuevas aperturas previstas en 2022 y el resto a la construcción de una gran plataforma logística.

"El próximo año vamos a abrir de seis a ocho tiendas", explica su propio fundador y director general, José Canet. Antes de final de año incorporará dos nuevos establecimientos, en San Juan de Aznalfarache (Sevilla) y Viana (Navarra), con lo que ya tendrá presencia en siete comunidades autónomas y Melilla. Unas aperturas que, según su fundador, le permitirán aumentar sus ventas de los 300 millones de euros de 2020 a cerca de 500 millones este año. El objetivo para 2022 es que la facturación crezca hasta los 700 millones.

Un fuerte desarrollo que se ha basado en una estrategia de precios bajos y en contar con una oferta más amplia que la de los supermercados tradicionales. Sus tiendas, además de productos de alimentación, incluyen una sección de bazar que engloba desde electrodomésticos a productos textiles y equipamiento del hogar.

Precisamente José Canet fue directivo anteriormente de un grupo dedicado a la importación y distribución para bazares y tiendas multiprecio, Vidal Europa, que lanzó su propios supermercados. Tras su desaparición y el repliegue de muchos operadores con la crisis, Canet se arriesgó a abrir en 2013 su primer establecimiento en Xàtiva (Valencia), donde hoy tiene su sede el grupo. "Hemos cambiado mucho de aquella primera tienda, sobre todo en metros y en imagen", recuerda el propio fundador. "Ahora vamos a espacios de entre 5.000 y 6.000 metros cuadrados que nos hacen tener un gran surtido y también poder competir en precios". La mayoría de sus ubicaciones se encuentran en ciudades pequeñas de menos de 50.000 habitantes.

El posicionamiento en precios ha quedado reflejado en el último estudio de la OCU, que incluyó uno de sus centros como el más barato de la Comunidad Valenciana y situó a la cadena entre las más económicas del país. ¿Cómo puede competir en precios con los gigantes de la distribución? "La clave son los costes y que nuestra estructura es muy ligera, venimos de la crisis, eso siempre te enseña y hace que te pongas más las pilas", responde José Canet.

Financiación

Para financiar su crecimiento también ha sido clave la reinversión de los recursos conseguidos, según Carles Canet, hijo del fundador y director de Expansión de la compañía. Y también ha sumado alternativas de financiación como la venta de los inmuebles en los que luego continúa alquilado. El año pasado traspasó siete locales al fondo francés Corum por 33 millones. Pese a ello, un 25% de las tiendas sigue siendo de su propiedad. El grupo familiar también ha recurrido a una emisión de deuda en el Marf, que le aportó otros 20 millones para su crecimiento este año.

Lo que no se plantean los Canet es la entrada de inversores. "El banco es el mejor socio, cuando le pagas se va", apuntilla Carles Canet, que considera que fondos o firmas de inversión exigen más rentabilidad. Las previsiones de la compañía familiar son cerrar este ejercicio con un ebitda de 20 millones, a pesar de un entorno complicado por la escalada de precios de las materias primas y la energía.

Además de continuar su expansión, el otro proyecto de Family Cash es construir una gran plataforma logística, para la que está estudiando localizaciones de parcelas de 120.000 metros cuadrados en Valencia y a la que prevé destinar cerca de 30 millones.

Gasolineras y un proyecto de franquicias

Aunque Family Cash es el buque insignia del grupo familiar, los Canet también han creado un empresa independiente de gasolineras, bajo la marca Family Energy. Una firma que aglutina ya 20 estaciones de servicio propias y una facturación que este año superará los 90 millones. 

Dentro de la distribución el grupo también ha creado otra enseña, Family Home, "un formato en desarrollo para explotar en el futuro". Se trata de locales más pequeños, de unos 400 metros, únicamente con productos de droguería y sin alimentación. De momento cuenta con una tienda propia, aunque la idea en el futuro poder extenderlo bajo la fórmula de las franquicias. "Ahora mismo nuestros esfuerzos están centrados en Family Cash".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.