Empresas y finanzas

Amazon, Microsoft y Apple contradicen sus compromisos climáticos al apoyar a los lobbies que se oponen al proyecto de ley de Biden

  • Microsoft, United Airlines y Deloitte, miembros del mayor lobby del país
  • Preocupados por la subida de impuestos a los ricos
Foto: Dreamstime

En 2019, Amazon prometió tener una huella de carbono cero para 2040. Al año siguiente, Microsoft aseguró que eliminará más carbono del que emite para 2030, fecha en la que Apple planea alcanzar la neutralidad de emisiones en todo su negocio. Son ejemplos de algunas de las empresas más importantes de Estados Unidos que se han comprometido públicamente a luchar contra el cambio climático y, al mismo tiempo, apoyan a lobbies empresariales que se oponen fervientemente al proyecto de ley climática de la Administración Biden.

Según un reciente estudio de Accountable.US publicado por The Guardian, compañías comprometidas con el cambio climático como Microsoft, Intuit, United Airlines y Deloitte forman parte del consejo de administración de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, el principal grupo de presión del país, que ha manifestado abiertamente que "hará todo lo posible para evitar que este proyecto, que aumenta los impuestos y acaba con el empleo, se convierta en ley".

Por otro lado, Tim Cook, CEO de Apple; Andy Jassy, CEO de Amazon; Sundar Pichai, director ejecutivo de Alphabet; y Darren Woods, CEO del gigante petrolero Exxon, forman parte de Business Roundtable, un grupo sumamente preocupado por la subida de impuestos a los ricos que implicaría la aprobación del proyecto de ley.

A su vez, Disney, FedEx y Verizon, son miembros de la Rate Coalition, otro grupo de presión que planea un bombardeo publicitario para ayudar a acabar con la legislación climática.

El tiempo corre para Biden y para el planeta

Cuando se acaba el tiempo para actuar antes de que sea demasiado tarde, el proyecto de ley del presidente Joe Biden se considera el primera gran intento de sacar adelante una legislación climática en más de una década. Sin embargo, podría no salir adelante y eso perjudicaría tanto a Biden como al planeta.

En la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2021 (COP26) que tendrá lugar en Glasgow a principios de noviembre, Estados Unidos quiere presentarse como el líder de la lucha contra el cambio climático. Asimismo, busca ejercer presión sobre su gran competidor y mayor contaminador del mundo, China, para que se comprometa a tomar medidas más drásticas.

No obstante, la legitimidad del presidente Biden para pedir un mayor compromiso a otras potencias se vería sumamente mermada si su proyecto de ley no sale adelante o sigue discutiéndose en el momento en el que se celebre la cumbre.

El proyecto de ley de 3,5 millones de dólares sentaría las bases para reducir las emisiones de carbono mediante un sistema eléctrico basado en las energías renovables, dotar al país de mejores infraestructuras resistentes a las catástrofes naturales, crear empleo e impulsar la transición hacía los vehículos eléctricos.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin