Empresas y finanzas

Jony Ive, el genio de Apple que los Agnelli han fichado para Ferrari

  • "Ser realmente abierto, inquisitivo y curioso es la base de todo lo que hago"
  • El Apple Watch fue "quizás el último gran golpe de diseño para Ive"
Sir Jonathan Ive, en el Metropolitan Museum of Art de Nueva York, en 2016. Foto: Getty

¿Se puede ser más británico que Jonathan Jony Ive? En 2003, el Museo del Diseño de Londres le concedió el primer premio al Diseñador del Año; en 2012, la princesa Ana de Inglaterra le nombró Caballero Comendador de la Orden del Imperio Británico -por lo que puede anteponer el apelativo sir a su nombre-, y en 2019 la National Portrait Gallery de Londres inauguró un retrato suyo tomado por el fotógrafo Andreas Gursky que se exhibe desde entonces en la colección permanente.

Este británico, nacido en 1967, ha dejado su impronta en la mayoría de los productos que han hecho de Apple un referente del diseño en las últimas décadas. Si Steve Jobs fue el gran visionario que condujo Apple a la tierra prometida, Jony Ive fue su mano derecha creativa (y también la de su sucesor). En 1992, el inglés se incorporó al equipo de diseño de Apple en California y en 1998 se convirtió en vicepresidente de diseño industrial.

Entre sus creaciones sobresalen el iMac (1998), de forma redondeada y un caparazón de plástico translúcido en distintos colores; el ordenador portátil iBook G3 (1999); el iPod (2001); el primer iPhone (2007); el MacBook Air (2008); el primer iPad (2010) y el Apple Watch (2014). Pero también colaboró con Foster+Partners en el diseño de Apple Park, la sede en forma de anillo que la compañía de la manzana tiene en Cupertino.

"Soy el producto de una educación en diseño muy británica ", confesaba Ive a The Daily Telegraph hace nueve años. "Incluso en el instituto, era muy consciente de esta notable tradición que tenía el Reino Unido de diseñar y fabricar", recalcó el creador.

Su papel en la firma tecnológica ha sido determinante, siendo uno de los pocos diseñadores industriales reconocidos por el gran público. "Dio deseabilidad a Apple. Quitó capas de diseño tecnológico basto y creó estos objetos brillantes e increíblemente suaves con bordes redondeados y menos botones", explicaba Justin McGuirk, conservador jefe del Museo del Diseño de Londres, en un artículo publicado en la web de la BBC en 2019.

Tras dejar la tecnológica en 2019, el diseñador británico abrió la agencia creativa LoveFrom, que colaborará en el primer coche eléctrico del 'Cavallino Rampante'

Ese mismo año, Jony Ive anunció en el Financial Times que dejaba Apple. Su carrera continuaría en LoveFrom, una agencia creativa que puso en marcha en 2020 junto a su amigo y socio Marc Newson, aunque ambos seguirán colaborando con la firma que dirige Tim Cook. La pregunta parece inevitable: ¿por qué decidió salir de la compañía más valiosa del mundo y emprender por su cuenta? John Arlidge, periodista económico que entrevistó en dos ocasiones a Ive, sugería en un artículo de Wired en 2019 la "verdadera" razón por la que el diseñador se habría marchado de Apple. Arlidge comienza recordando el optimismo de Ive poco antes del lanzamiento del Apple Watch, en 2015, que el periodista describe como "quizás el último gran golpe de diseño para Ive y su equipo, porque como con el iPhone, iPod y iPad antes que él, inventó por completo una nueva categoría de producto".

Desde el Watch, dice el reportero, "lo que siguió fue un flujo de rediseños y mejoras reiterativas, grandes y pequeñas, de los productos existentes". Y añade: "Apple no ha tenido un éxito de hardware decisivo -al menos según sus altos estándares históricos- desde el iPad en 2010". Lo que quiere decir Arlidge es que, de algún modo, Jony Ive se quedó sin nuevos desafíos, sobre todo, cuando el iPhone empezó a ser imitado por otros fabricantes a precios más bajos y la compañía de la manzana empezó a centrarse más en los servicios que en los productos, como Apple Music o la televisión en streaming.

"Diseñar bonitos productos de lujo e innovadores para los que serán, sin duda, clientes que pagarán muy bien, es su futuro", concluía el periodista. Y no se equivocó.

Automóvil, lujo y tecnología

Hace unos días, Exor, el holding de la familia Agnelli -accionistas en Ferrari y Stellantis- anunció un acuerdo de varios años con LoveFrom para contribuir al desarrollo del primer automóvil eléctrico del Cavallino Rampante, esperado para 2025. Una colaboración que se extenderá a otros proyectos del grupo Exor en el futuro.

Hacia el final de su vida, Steve Jobs le contó esto a su biógrafo Walter Isaacson: "Si tuve un compañero espiritual en Apple, es Jony", según recoge un artículo de The New Yorker de 2015. "Jony y yo pensamos juntos en la mayoría de los productos y luego tiramos de otros y decimos, hey, ¿qué pensáis de esto? Él ve tanto la imagen del conjunto como los detalles más infinitesimales de cada producto. Y entiende que Apple es una compañía de producto. No es solo un diseñador. Eso es por lo que trabaja directamente para mí. Tiene más poder operacional que ningún otro en Apple salvo yo".

En una de sus últimas intervenciones públicas, en la graduación virtual de la clase de 2021 del California College of the Arts, Jony Ive quiso compartir sus reflexiones con los estudiantes: "Ser verdaderamente abierto, inquisitivo y curioso se ha convertido en la base de todo lo que hago y de cómo pienso. Tener un auténtico gusto por sorprenderse y por aprender es fundamental para crear".

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Bilbo
A Favor
En Contra

El gran mérito de Apple ha sido el márketing por un lado, y el apoyo tecnológico de las grandes universidades americanas , todas ellas financiadas a base de dólares impresos de la nada.

Apple como tantas otras no es más que un escaparate de Bekerley y el MIT con el apoyo de la Casa Blanca para "vender" (que queda mejor que "imponer") lo que fabrica EEUU a sus colonias europeas y japonesas.

La "deseabilidad" de los productos de Apple viene de ocupar portadas en telediarios públicos en medio mundo cada vez que querían vender algo (a ver que pequeña PIME española se puede permitir tal lujo aunque tenga un producto mil veces mejor).

¿Alguien se acuerda del Yotaphone ruso? Un producto con un diseño y usabilidad mil veces superior al de Apple del que el 99% de los ciudadanos "OTAN" no han oido hablar.

El boicot a la vacuna Spuknik se queda en nada comparado con el que le hicieron al fabricante ruso.

El problema es que manipular el mercado, la prensa y la realidad como llevamos haciendo desde la crisis de las subprime tarde o temprano acaba por explotar. Y cada vez está más cerca el día en que EEUU no pueda subir su techo de deuda simplemente porque ya no hay quien la pueda comprar. Ni siquiera sus colonias europeas y japonesas. Y eso no puede acabar bien. Por simples matemáticas.

No quiero interrumpir más . Continuen introduciendo al nuevo héroe de la OTAN formado a sí mismo con una educación británica digna del mismísimo James Bond que ha venido a rescatar al mundo con sus superpoderes.

Puntuación 0
#1