Empresas y finanzas

Sedigas ve garantizado el suministro de gas a España pese al conflicto en Magreb

  • Argelia aporta actualmente el 44,9 % del gas que consume España
Imagen: Reuters

La patronal gasista española, Sedigas, cree que el conflicto entre Argelia y Marruecos, que amenaza con afectar al gasoducto Magreb-Europa, se acabará solucionando, y ve garantizado el suministro de gas a España en cualquier caso.

Así lo ha explicado en una entrevista con EFE el presidente de Sedigas, Joan Batalla, que ha resaltado que "Argelia es uno de los proveedores más significativos de gas a España", dado que aporta actualmente el 44,9 % del gas que consume el país.

Con todo, se ha mostrado convencido de que ese conflicto no traerá problemas de abastecimiento de gas a España, porque tanto Marruecos como Argelia han demostrado su fiabilidad en el suministro de gas en otras muchas ocasiones.

Argelia rompió el pasado 24 de agosto relaciones diplomáticas con Marruecos, con el que mantiene diferencias respecto al Sáhara Occidental, y dos días más tarde anunció que se proponía canalizar todo el gas que suministra a España a través del gasoducto Medgaz, que une directamente Argelia con España.

De esta forma, Argelia dejaba entrever que descartaba el otro gasoducto, el Magreb-Europa, que transporta el gas argelino a España pasando por territorio marroquí, y cuyo contrato vence a finales de octubre.

"Llevamos ya muchas décadas de suministro de gas argelino, y más allá de las tensiones operativas que hayan podido surgir, ha habido confiabilidad en el suministro por parte de Argelia y de Marruecos, con lo cual yo quiero pensar que más allá de la negociación del contrato, esta situación se va a solucionar", ha asegurado Batalla. "No hay evidencias que puedan poner en entredicho la confiabilidad de ambos países", ha añadido.

De hecho, la propia Argelia ya dejó claro que sus fricciones con Marruecos no afectarían al suministro de gas a España, que se canalizaría únicamente a través del gasoducto Medgaz, aunque las tensiones entre estos dos países norteafricanos han abierto el debate acerca de la seguridad de suministro de gas por parte de España.

"Gran diversidad de aprovisionamiento de gas"

En este punto, Batalla ha destacado que España, a pesar de su falta de recursos energéticos y de su reducida capacidad de interconexión, dispone de una "gran diversidad de aprovisionamiento de gas", ya que recibe gas natural licuado de 15 países.

"Existen alternativas si surgiera alguna situación no prevista", ha asegurado Batalla, que también ha recordado que Enagás va a facilitar más capacidad de entrada de buques metaneros y que el país dispone de seis plantas de regasificación.

Por otra parte, Batalla ha atribuido el acusado incremento que está experimentando el precio del gas en las últimas semanas a la demanda procedente de Asia y a la evolución de los derechos de emisión de CO2, una situación que está causando problemas en países como el Reino Unido.

En cuanto al paquete de medidas adoptadas por el Gobierno para intentar frenar el incremento de la electricidad, Batalla ha vuelto a pedir que se rebaje también la fiscalidad del gas -tanto el IVA como el Impuesto Especial de Hidrocarburos-, pensando en los consumidores vulnerables, al igual que se ha hecho con la electricidad.

Respecto a la incidencia de los altos precios del gas sobre el precio de la electricidad, ha recordado que los precios del gas no los marcan "ni las compañías del sector ni el Gobierno", sino los mercados internacionales.

De hecho, ha asegurado que los ciclos combinados - centrales que queman gas para producir electricidad- no están cubriendo siquiera sus costes operativos y, pese a ello, son "imprescindibles" para evitar apagones.

Por ello, Batalla cree que el Gobierno, una vez se supere el problema de los precios de la electricidad, debería dentro de unos meses "definir el marco retributivo para que los ciclos combinados" puedan cuando menos recuperar sus costes operativos.

Y es que actualmente los ciclos combinados están operando a un 20 % de su capacidad y Batalla ha resaltado que el propio Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC), que define la hoja de ruta energética hasta 2030, prevé un peso de los ciclos combinados similar al actual.

"En los últimos dos meses los ciclos combinados han participado de media en un 16 % en la cobertura de la demanda gracias al hueco térmico que le dejan las renovables, la hidráulica o la nuclear", ha explicado Batalla.

Por otra parte, ha reivindicado el papel que pueden jugar ya a corto plazo los gases renovables -como el biometano o el biogás- en favor de la descarbonización de la economía y del reequilibrio territorial en España y, por otra, el rol clave que puede jugar en un futuro el hidrógeno verde a largo plazo.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin