Empresas y finanzas

China llega a desaparecer del Top 10 por capitalización mundial tras la caída de Tencent

Foto: Dreamstime

La dura política de China hacia sus propias compañías tecnológicas está cerca de sacarla de un importante ranking: el de las diez empresas con mayor capitalización bursátil a nivel mundial. Así, el retroceso de Tencent ante las medidas gubernamentales -y el miedo de los inversores de que el intervencionismo pueda ir a más-, le sitúa a un paso de perder su décima posición en la lista, algo que ocurrió puntualmente el pasado jueves.

Así, tras la caída del 0,5% del jueves, Tencent se situó con una capitalización de 556.000 millones de dólares y se vio superada momentáneamente por Nvidia, pese a sufrir un retroceso similar. Por primera vez desde 2017, una compañía del gigante asiático no figuraba entre la decena más valiosa de las bolsas internacionales.

Tencent recuperó el viernes su lugar entre las elegidas gracias a la subida del 2,39%, que devolvió su valor bursátil a los 565.000 millones, por encima de los 545.000 millones de Nvidia.

La compañía china dista mucho de atravesar un buen año en bolsa. En lo que llevamos de 2021, ha perdido un 19,3%, y un 40% desde sus máximos a mediados de febrero. Pero los analistas se muestran confiados y recomiendan su compra, otorgándole un precio objetivo medio a 12 meses de 82,09 dólares (un 39% sobre el precio actual) que llega hasta los 106,29 dólares para los más optimistas (un 80% más que actualmente).

China está frenando el impulso de sus empresas

La pérdida de valor de la firma de videojuegos y redes sociales responde a varios factores. Recientemente, Tencent se enfrentó a una multa de la administración china por comportamientos monopolísticos. La sanción económica no supuso un gran problema para la compañía, ya que solo alcanzó los 80.000 dólares. Sin embargo, el país asiático obligó a la empresa a renunciar a sus derechos exclusivos sobre las licencias de música.

Esta obligación le hizo perder una posición privilegiada en el mercado de catálogos musicales, ya que hasta entonces controlaba el 80% de los derechos exclusivos de toda la música del país. Por otra parte, la Administración Estatal de Regulación del Mercado supervisará la actividad de Tencent durante los próximos tres años para verificar que cumple con sus requerimientos para normalizar el mercado. Para ello, la compañía tendrá que poner fin a sus requisitos para que los titulares de los derechos de autor no tengan que otorgar un mejor trato a Tencent que al resto de competidores de la industria.

Por otro lado, las nuevas normas contra los videojuegos del gobierno chino también han ayudado a la depreciación de Tencent. China redujo drásticamente las horas destinadas a este tipo de entretenimiento. Los menores de 18 años del país asiático ya solo pueden jugar tres horas a la semana. Hay que tener en cuenta que Tencent respalda algunos de los videojuegos más grandes de la industria y ha invertido en el fabricante de 'Fortnite', Epic Games, y en el de 'World of Warcraft', Activision Blizzard. Además, la compra de Sumo, la firma británica de videojuegos, por 1.070 millones de dólares tampoco ha podido salvarle de la devaluación.

A esta situación hay que sumar la última decisión de Xi Jinping, presidente de la República Popular de China. El Partido Comunista buscará alcanzar una "prosperidad compartida" para 2035, con el fin de reducir la brecha económica que asola el país desde hace varias décadas. Para ello, otorgará mayor poder a los trabajadores y reducirá el de las empresas, aunque todavía no se sabe a ciencia cierta las medidas concretas que establecerá el líder chino. No obstante, Tencent anunció recientemente que destinará 15.500 millones de dólares a la implementación de programas de ayuda social promovidos por el gobierno.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.