Empresas y finanzas

Nextil obtiene un ebitda comparable de 2,8 millones en el primer semestre, un 103% más

  • La facturación en el segundo trimestre del año creció un 120%
  • El ebitda del segundo trimestre fue un 668% superior

Nextil, uno de los mayores grupos de la industria textil europea, obtuvo en el primer semestre del año un ebitda comparable de 2,8 millones de euros, un 103% más que en el mismo periodo de 2020.

El ebitda comparable incluye gastos no recurrentes y otros efectos inusuales derivados de la pandemia que dificultan la comparativa entre ambos periodos. Aun así, el ebitda contable creció también notablemente, un 67%, hasta los 2,3 millones de euros.

Los resultados del segundo trimestre del año muestran una tendencia clara de recuperación: el ebitda de este periodo fue de 2,3 millones de euros, frente a los 0,3 del mismo trimestre de 2020, lo que supone un 668% más; y un 64% superior al del mismo periodo de 2019, que fue de 1,4 millones. Además, se alcanzó un porcentaje de ebitda/ventas del 11,3%, 14,3% si se eliminan partidas no recurrentes.

Respecto a las ventas del semestre, se alcanzaron los 30,2 millones de euros, un 13% menos que en los seis primeros meses de 2020, pero la facturación del segundo trimestre fue un 120% superior a la del mismo trimestre del año pasado.

El gran crecimiento de ventas a partir del segundo trimestre refleja una tendencia que se espera consolidar en la segunda parte del año debido a la cartera de pedidos en las unidades de prenda y tejido.

La mejora de la rentabilidad se produjo en todas las áreas de negocio gracias a la estrategia de subcontratación y partenariados en la Unidad de Tejido y por la optimización de la producción en la Unidad de Prenda, fundamentalmente. Como consecuencia de estas medidas, el resultado de explotación del semestre fue negativo en solo 0,019 millones, lo que supone una rebaja de las pérdidas de 5,8 millones de euros.

Respecto a la deuda financiera neta, creció un 7% desde diciembre de 2020, hasta los 52,8 millones de euros, debido a la mayor necesidad de fondos para poder atender las compras de materias primas y producto en curso.

La unidad de prenda alcanzó un ebitda de 1,9 millones

La unidad de prenda alcanzó un ebitda de 1,9 millones de euros en el segundo trimestre del año, un 111% más que en 2020, con una cifra de negocios un 27% superior al mismo periodo del año anterior.

En esta unidad la línea premium está en proceso de reajuste: ya se han iniciado preproducciones para grandes marcas premium con los mismos objetivos de rentabilidad que en Lujo y Deporte. Los ajustes realizados en Treiss se consideran suficientes para volver a resultados positivos en los próximos años.

En el segmento de Lujo se están desarrollando colecciones de mayor valor añadido y volumen; en deporte se espera consolidar el gran crecimiento del año pasado y en Baño se estima recuperar la actividad prepandemia en 2022. Con todo ello se espera recuperar la cifra de negocio en la unidad de prenda a lo largo de este ejercicio.

En la unidad de tejido el ebitda fue de 0,2 millones frente al resultado negativo de 0,9 millones del mismo periodo de 2020 o los -1,26 del segundo trimestre de 2019. La facturación en este periodo fue de 5,7 millones de euros, un 9,6% por encima de la cifra de negocio del mismo periodo de 2020. Se espera que las ventas en esta unidad de negocio se recuperen parcialmente durante el segundo semestre del año.

En EFA, la apertura progresiva de todas las actividades deportivas y comerciales ha permitido ir recuperando las cifras de pedidos a niveles prepandemia y se espera volver a la normalidad en el segundo semestre del año. De hecho, la cartera de pedidos (backlog) se encuentra en cifras superiores a 2019.

También en Europa se está recuperando la cartera de pedidos y se espera volver a las cifras de 2019 antes de acabar el año. Los únicos riesgos pueden venir por la escasez de materias primas y la posible evolución al alza de los precios fundamentalmente en EEUU.

Nuevo proyecto en Guatemala

De forma paralela el grupo está completando la fase de financiación para el arranque de la nueva fábrica en Guatemala, una planta de 25.000 m2 que estará en funcionamiento en el primer trimestre de 2023 y cuya ubicación geográfica en un lugar estratégico y privilegiado, con fácil acceso a dos océanos, permitirá a Nextil acceder al mercado de grandes producciones compitiendo con los proveedores asiáticos, así como rentabilizar aquellos artículos actuales que son deficitarios, obteniendo las máximas eficiencias en logística y distribución, con accesos arancelarios preferenciales.

La planta industrial optimizará la estructura de costes respecto a los centros actuales del grupo y mantendrá las certificaciones de origen de los productos gracias a los acuerdos con los que dispone este país centroamericano.

Nextil Group conservará sus actuales ubicaciones productivas en España y EE.UU. para la producción de especialidades de valor añadido, para el desarrollo de nuevos productos, logística local y comercial.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin