Empresas y finanzas

Los pagos flexibles catapultan a la 'fintech' Sequra 'online' y en tiendas

  • Inicia la internacionalización para dominar el sur de Europa y Latinoamérica
David Backstrom, consejero delegado de Sequra. EE
Barcelona

La fintech Sequra es una de las empresas que se ha visto favorecida por la pandemia, que ha catapultado desde múltiples vertientes su modelo de negocio, según reconoce uno de sus fundadores y consejero delegado, el emprendedor sueco afincado en Cataluña desde hace dos décadas David Backstrom. La compañía, especializada en facilitar el pago aplazado de compras mediante un trámite casi instantáneo en el mismo momento en que se realizan, nació en 2013, y desde entonces crecía a doble dígito anual, aunque el mayor salto en la facturación lo registró en 2020 y lo prevé superar en 2021. Así, pasó de una facturación de 15 millones de euros en 2019 a 25 en 2020, y prevé rondar los 40 millones en 2021.

Backstrom y sus socios, todos con experiencia anterior en empresas de éxito de diversos sectores, no han inventado nada nuevo, sino que han adaptado al mercado español una idea que funciona hace tiempo en Escandinavia y otros países. La clave de su éxito ha sido lograr la fórmula para reducir el riesgo de impago en un mercado más proclive a la picaresca que los del norte de Europa, por cultura y por la realidad regulatoria, más laxa.

"En el norte de Europa, la consecuencia de no pagar es muy grave porque entras en el registro de morosos durante cuatro años, aunque pagues, y eso te veta a firmar nuevos contratos como los de telecomunicaciones o estudios… En España entras y sales de las listas de morosos y no hay bases de datos centralizadas. Empezamos por España porque los suecos no saben controlar el riesgo en el sur de Europa", con lo que había un nicho de mercado por explotar, explicó Backstrom a elEconomista.

El algoritmo de inteligencia artificial de Sequra, combinado con el análisis y aprendizaje de los datos que ha ido recopilando en su trayectoria, se ha traducido en un ritmo decreciente de la morosidad de sus usuarios desde hace dos años. Su ratio media de impagos se sitúa entre el 3% y el 6%, ya que en algunos sectores es del 1% y en otros del 10%, señala Backstrom, pero en 2020, cuando había temor a un aumento de la morosidad, la redujeron un 40%. El directivo lo atribuye a que no ofrecen créditos al consumo sino repartir en varios meses pagos de pequeño importe (máximo 4.000 euros), y a que ya tienen una base estable de un millón de usuarios que repiten, mientras que los impagos se concentran en quienes usan el servicio por primera vez. En la práctica, su producto es como un crédito, en que el comercio o el cliente final asumen un recargo por poder pagar la compra en varios plazos, pero todas las cantidades se detallan previamente, y se puede abonar la totalidad del pago en cualquier momento.

En la pandemia ha multiplicado su facturación y ha recortado un 40% la morosidad

Con esta experiencia, la vocación de la compañía es aprovechar su ventaja actual para convertirse en el referente del sector en el sur de Europa y Latinomérica. Así, este año ha entrado en Portugal, Francia e Italia, y antes de que acabe 2021 también prevé abrir mercado en Latinoamérica, en países como Perú, México y Colombia.

Este crecimiento internacional sirve también para poder acompañar a los comercios que operan con Sequra, que al principio eran pymes y han ido aumentando de tamaño hasta incluir grandes cadenas multinacionales como The Phone House, Game, Tous, Maisons du Monde y ALiExpress. En total, ofrece su servicio en más de 4.000 tiendas (online y offline), así como en más de 300 centros de formación. Y en este último segmento ve una gran oportunidad de crecimiento en Latinoamérica, con nueve veces más población que España, por su interés en titulaciones europeas debido a su prestigio.

La explosión del comercio online durante la pandemia ha contribuido claramente al crecimiento de Sequra, tanto para acompañar a la digitalización de las pymes como para incrementar el negocio de grandes marcas -cuando un comercio incorpora Sequra, sube hasta tres o cuatro veces su tiquet medio por la facilidad de pago de las compras-, pero también tiene una oportunidad en la reactivación, para que los clientes regresen a las tiendas físicas, donde también pueden acceder a pagos flexibles. Asimismo, la fintech aprovecha un cambio generacional reticente a la financiación: "La gente joven prefiere no comprar antes que hacerlo a crédito".

Este contexto implica aumentar plantilla, actualmente de 175 personas, con atracción de talento internacional por la marca Barcelona: "Es cierto que nos quedamos tocados en 2017 por el procés, pero es un lugar idóneo para las startups".

Aprobación o denegación en 0,2 segundos

Es el tiempo que tarda un comprador en saber si Sequra le permite pagar su compra a plazos. Solo debe introducir su DNI y dirección y el sistema analiza su perfil de riesgo, incluyendo indicadores tradicionales como verificar si figura en alguna lista de morosos y otros más sutiles como la zona en la que vive, el vehículo que posee, el tipo de compras que realiza y en qué horario del día. Y aprueba un 85% de las peticiones, frente al 25%-30% de la banca tradicional.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.