Empresas y finanzas

Un fabricante de chips 'olvidado' puede ayudar a acabar con la escasez mundial

  • GlobalFoundries produce chips 'anticuados', pero aún muy utilizados
  • Esto abre un horizonte de crecimiento para la firma estadounidense
  • Su producción puede ser más clave que la del gigante taiwanés TSMC
Una de las sedes de GlobalFoundries. Foto: Dreamstime

La escasez mundial de semiconductores tras los avatares del coronavirus puede ser la gran oportunidad para GlobalFoundries, un fabricante estadounidense de chips 'olvidado' al que hora apuntan todas las miradas en el sector. Aunque sus chips se quedan algo 'anticuados' respecto a los que producen las grandes firmas, la empleabilidad de ellos todavía en multitud de dispositivos hace que la empresa esté llamada a tener un papel clave a la hora de desatascar el colapso global.

"Legacy", que se podría traducir al castellano como "sistema heredado" y que viene a utilizarse para referirse a elementos informáticos que han quedado desfasados pero que siguen siendo utilizados por los usuarios es el término que se suele emplear cuando se habla de los chips de GlobalFoundries. Sin embargo, el CEO de la empresa, Tom Caulfield, ha dicho repetidamente que prefiere que sus semiconductores sean descritos como "ricos en características" precisamente por su amplia gama de usos.

No le falta razón. Mientras que sus grandes rivales Taiwan Semiconductor Manufacturing (TSMC), Samsung e Intel luchan para fabricar chips cada vez más avanzados, el mundo realmente está sufriendo escasez en los que ofrece GlobalFoundries. "La industria se ha arrinconado al centrarse en los nanómetros de un solo dígito", dijo Caulfield en una conferencia online el martes recogida por Bloomberg, refiriéndose a la obsesión actual con geometrías de fabricación más pequeñas y avanzadas. "Hoy tenemos coches aparcados sin chips de 45 o 65 nanómetros".

Si bien los tres principales productores mundiales, liderados por TSMC, reciben gran parte del reconocimiento por impulsar la fabricación de chips hacia nuevos horizontes, la realidad es que la mayoría de los semiconductores simplemente no necesitan ser los más avanzados. Los chips utilizados para comunicaciones por radio, para controlar pantallas de visualización, para regular la energía o para accionar pequeños motores funcionan bien con una tecnología que debutó hace una década. Y ahí es donde GlobalFoundries juega su partido.

A ello se debe su plan de 6.000 millones de dólares para aumentar su capacidad de producción a nivel mundial en 2021 y 2022, incluyendo un aumento de la fabricación en sus instalaciones de Singapur de alrededor del 50%. Con estos mimbres, su esfuerzo podría alcanzar más relevancia en la resolución de la escasez global que el que proyecta TSMC, que contempla una inversión de 100.000 millones de dólares en los tres próximos años.

La firma taiwanesa, que controla alrededor de la mitad del mercado de chips encargados a medida, es crucial para garantizar que Apple, Qualcomm y Nvidia tengan los chips más potentes disponibles. Sin embargo, solo el 28% de sus ingresos el año pasado provino de productos fabricados con tecnologías más antiguas y solo el 3% de las ventas se destinaron al sector del automóvil, uno de los más afectados por la escasez actual.

Esta inversión no es la única baza que quiere jugar GlobalFoundries. La compañía, que ocupa el cuarto lugar en el mundo por participación en el mercado de la fundición de chips, está planeando una oferta pública inicial en la bolsa de Nueva York que podría valorarla en 30.000 millones de dólares al tiempo que intenta convencer a los gobiernos de todo el mundo para que ayuden a financiar su expansión. En Singapur, por ejemplo, la Junta de Desarrollo Económico ya es un socio para la expansión, avanza Bloomberg.

La empresa norteamericana ha visto que hay 'agua en la piscina'. Precisamente en Singapur gran parte de la nueva infraestructura se financiará mediante pagos anticipados de clientes deseosos de asegurarse de que tendrán capacidad de abastecimiento garantizada en los próximos años. La también taiwanesa United Microelectronics (UMC), uno de los rivales más cercanos de GlobalFoundries, anunció en abril que sus clientes estaban haciendo pagos para asegurar el suministro y ayudar a financiar la construcción de una fábrica en Taiwán.

Huella global

Cabe destacar que esta reserva previa no es para procesos de fabricación actuales o futuros. Aunque Apple fue la principal impulsora de TSMC a la hora construir una fábrica de chips avanzados en el sur de Taiwán hace una década, los clientes de hoy quieren asegurarse seguir teniendo acceso a tecnología "heredada". Sirva como ejemplo que la propia GlobalFoundries anunció en febrero que había inscrito al Departamento de Defensa de EEUU como cliente para sus chips de 45 nanómetros.

La firma de Caulfield también puede ofrecer algo que ninguno de sus rivales es capaz: una huella verdaderamente global. TSMC acumula casi la totalidad de su producción en Taiwán, Samsung se encuentra principalmente en Corea del Sur e Intel está fuertemente inclinado hacia los EEUU. Sin embargo, GlobalFoundries opera en enclaves como Nueva York, Singapur y Dresde (Alemania). Un cotizado equilibrio que permite convencer a gobiernos y clientes de que no se depende de una sola geografía, un punto clave entre tantas tensiones mundiales.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.