Empresas y finanzas

Rupert Murdoch valora en cero libras The Sun tras una década negra en el que fuera el periódico británico más poderoso

  • El medio dispara sus pérdidas tras años de escándalos y sorpassos de ventas
Periódicos del grupo News UK. Foto: Reuters / Archivo

Sus ventas superaban los cinco millones de ejemplares diarios. Sus ingresos millonarios subvencionaban a The Times, el 'periódico serio' del grupo News UK, que aportaba más prestigio que beneficios a la organización propiedad de Rupert Murdoch. Sus portadas se jactaban de poner y quitar primeros ministros, elevando y después hundiendo a Margaret Thatcher, John Major o Gordon Brown. Pero la última década ha llevado a The Sun a perder todo su valor. Este viernes, las cuentas de la empresa muestran que el famoso tabloide ha tenido pérdidas de 201 millones de libras en 2020, y que el valor de su marca ahora es de cero, frente a los más de 100 millones en los que estaba valorada en 2019.

News UK, filial del grupo de Murdoch (dueño de, entre otros, Fox News en EEUU o varios periódicos en su país natal, Australia), ha presentado sus resultados del último año, y los datos son claros. Las pérdidas de su buque insignia británico han aumentado de los 68 a los 201 millones de libras. Además, el tabloide ha dejado de ser el medio más vendido en el país tras varias décadas de dominio: el Daily Mail, otro periódico conservador pero más crítico con el Gobierno de Boris Johnson y el Brexit, ha tomado la delantera.

La crisis del Sun comenzó hace una década, cuando el diario The Guardian destapó que su edición dominical -llamada entonces News of the World- había hackeado los buzones de voz de famosos e incluso de una niña desaparecida, Milly Dowler, para conseguir exclusivas mediante espionaje telefónico. La investigación policial descubrió que la redacción del Sun del resto de la semana también había participado en los pinchazos, siguiendo las instrucciones de la directora de ambos medios, Rebekah Brooks, actual consejera delegada de todo el grupo News UK. Murdoch tuvo que cerrar el News of the World -al que renombró como Sun on Sunday- y pagar cientos de millones de libras en indemnizaciones, tanto a las víctimas de sus pinchazos como a varios periodistas a los que designó como chivos expiatorios y despidió sin pruebas. En este último año, los pagos judiciales aún ascienden a 52,3 millones, casi el doble de los 27 millones que desembolsó por este concepto en 2019.

A eso se suma la crisis de los medios de papel. Durante muchos años, gran parte de las ventas del Sun se debían a los concursos que celebraban, como un bingo semanal en el que algunos de los ejemplares ofrecían boletos premiados con hasta un millón de libras. La caída de las ventas de papel acabó con este modelo de negocio, y el medio no supo adaptarse al modelo digital. Mientras que The Times lanzó un modelo de suscripción exitoso, su hermano más populista vio hundirse los ingresos digitales tras intentarlo. Y en el modelo gratuito, el Sun ahora es solo el decimosexto medio más visitado, por detrás de muchos de los enemigos a los que arrasaba en papel, como el Daily Express o The Guardian.

Esta situación casi cierra el círculo de la vida del medio: cuando Murdoch lo compró en 1969, el periódico estaba prácticamente en la quiebra, y el entonces barón de la prensa australiano lo resucitó reduciendo su tamaño, pasando de competir con los periódicos 'serios' a rivalizar con los tabloides, añadiendo fotos de mujeres semidesnudas en la página 3 y pasándose al lado conservador, aprovechando el tirón político de Thatcher. Cincuenta años después, la fórmula magistral que le llevó a ganar miles de millones parece haberse agotado.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.