Empresas y finanzas

Renfe adjudica a Ferrovial los servicios de a bordo por 272 millones

  • El contrato tiene una duración de cinco años y comienza el 1 de julio

Luz verde del consejo de administración de Renfe a la adjudicación del contrato de los servicios de abordo a Ferrovial. La compañía pública ha celebrado este mismo lunes una reunión extraordinaria en la que, entre otras cosas, ha adjudicado este servicio durante un periodo de cinco años por 272 millones de euros.

Como adelantó elEconomista, Ferrovial era la única oferta que se había presentado para ejecutar el contrato de los servicios a bordo de los trenes de Renfe en las líneas de AVE y Larga Distancia. El grupo que preside Rafael del Pino ya gestionaba con anterioridad este servicio y seguirá manteniendo el contrato que, entre otras cosas, incluye las cafeterías en los trenes y la asistencia y atención al cliente.

La licitación quedó desierta inicialmente por falta de ofertas, por lo que la empresa pública procedió el pasado mes de marzo a lanzar un nuevo pliego con una mejor oferta económica, pasando de los 122 millones de euros iniciales (148 millones con IVA) a casi 272 millones (327 millones con IVA).

El servicio que ahora se adjudica comenzará a prestarse el próximo 1 de julio, momento en que volverán a los trenes los servicios de restauración que se eliminaron por la pandemia. Desde la declaración del estado de alarma el 14 de marzo de 2020, Renfe suspendió este servicio lo que supuso también la aplicación de un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) para alrededor de 2.000 trabajadores que miran con esperanza al próximo 1 de julio.

Inicialmente, este contrato estaba previsto que entrase en vigor en septiembre, contando con la ampliación de los servicios actuales que finalizan el día 30 de este mismo mes. Finalmente, al tratarse del mismo operador, no será necesario.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.