Empresas y finanzas

Una decena de inversores pujan por el fabricante vasco ITP Aero por más de 1.500 millones

  • Los interesados presentaron las ofertas no vinculantes la semana pasada
Foto: Archivo.

Diez inversores presentaron la semana pasada las primeras ofertas para hacerse con el fabricante aeronáutico vasco ITP Aero. Según han confirmado diferentes fuentes financieras a elEconomista, entre ellos figuran los fondos estadounidenses Carlyle, KKR, Platinum, Towerbrook en consorcio con Onex, el británico CVC, el family office Penrose, así como la española Aciturri, que está buscando un socio que le proporcione el pulmón financiero para acometer la transacción, y la alemana MTU. La operación, según las mismas fuentes, ascenderá a más de 1.500 millones de euros.

En un primer momento, el banco de inversión Goldman Sachs –el encargado de coordinar el proceso de venta– planteó la posibilidad de limitar la subasta a un número concreto de candidatos con el objetivo de evitar una puja multitudinaria que pudiera reducir el interés de los posibles compradores. La decisión de Rolls-Royce, el dueño actual de ITP, de engordar la compañía traspasándole fábricas de Reino Unido (Hucknall y Barnoldswick -de ésta, la propiedad sigue siendo del grupo británico, pero están traspasando a la española carga de trabajo de estructuras-) ha elevado el apetito de los inversores, por lo que han decidido abrir el proceso a más interesados, a la espera de que en las próximas semanas se realice la primera criba. elEconomista contactó con Rolls-Royce y Goldman Sachs, que declinaron hacer comentarios sobre esta información.

Uno de los principales problemas que afrontaba esta transacción es el sector en el que ITP Aero desarrolla su actividad: la industria aeronáutica. Tras ser uno de los grandes perjudicados por el coronavirus y las restricciones de movilidad, los expertos no confían en una recuperación de este negocio hasta el 2023, que se podría alargar hasta 2025 en función de cómo vaya evolucionando la pandemia. Esto complica la inversión de algunos fondos de capital riesgo, que suelen participar en el capital de las compañías durante tres o cinco años. Sin embargo, según las fuentes financieras consultadas, los interesados en hacerse con el fabricante vasco se fijan un horizonte temporal de más de siete años para poder cumplir los objetivos de esa inversión.

La españolidad de la compañía

La otra gran duda es la relativa al visto bueno del Gobierno a la operación. En plena incertidumbre sobre si autorizará la opa del australiano IFM sobre Naturgy, en el mercado se cuestiona si el Ejecutivo pondrá impedimentos a la entrada de un inversor extranjero en ITP Aero, considerada como una empresa estratégica por su gran vinculación con Defensa. Por eso, la posibilidad de que acabara en manos de otra empresa española como Aciturri es defendida por algunos directivos del sector. Cabe recordar que en 2019 ya se realizó un primer intento en este sentido con Indra, que finalmente no llegó a buen puerto por cuestiones de precio (en aquel momento se llegó a valorar el 51% de la compañía en 659 millones de euros).

Sin embargo, diferentes expertos consultados apuntan a que no tendría que existir ningún veto por parte del Gobierno, ya que la compañía vasca ya está en manos de otro inversor extranjero: el grupo británico Rolls-Royce. En cualquier caso, las fuentes financieras consultadas señalan que el proceso de venta avanza de forma lenta y no está previsto que la transacción se resuelva en las próximas semanas. Esta operación se enmarca en el objetivo de Rolls de desinvertir de activos no estratégicos, entre los que se incluiría la compañía vasca, anunciado el pasado verano. El grupo británico quiere vender activos por valor de 2.000 millones de libras (2.317 millones de euros, al cambio actual) ante la complicada situación del sector. A principios del pasado mes de marzo, Rolls-Royce presentó unas pérdidas de 4.000 millones de libras (4.635 millones de euros) en 2020 por el impacto de la pandemia en su negocio, frente a los 583 millones de libras (675 millones de euros) de beneficio registrado el año anterior.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.