Empresas y finanzas

Un nieto de Pascual digitaliza la red de reparto a los bares que creó su abuelo

  • La tercera generación de la láctea toma el mando
  • Afronta transformar la relación con 100.000 establecimientos
Tomás Pascual. Foto: eE

Cuando todavía era un niño, Tomás Pascual, fundador del grupo alimentario Pascual, repartía productos alimentarios en la comarca de Aranda de Duero. Lo hizo primero en bicicleta, después en moto y finalmente, años después, en un camión alquilado. Tras la creación de la empresa en 1950, Pascual convirtió su capacidad de llevar la leche uperizada a las pequeñas tiendas y bares de toda España en uno de los secretos de su éxito.

Hoy es su hijo, Tomás Pascual Gómez-Cuétara, el que está al frente como presidente de la compañía, pero es la tercera generación la que asume el reto de digitalizar la distribución.

Así, hace apenas unos meses se incorporó a la plantilla Tomás Pascual Recuero, nieto del fundador e hijo del primer ejecutivo. Lo hizo en calidad de director de eBusiness, en dependencia directa de Javier Ribera, director general de Bebidas y Distribución, con la responsabilidad de diseñar e implantar la transformación digital y la omnicanalidad en la relación con sus clientes.

De 36 años de edad y licenciado en Ciencias Económicas, tiene ya un destacado bagaje en gestión a raíz de su experiencia profesional en empresas como Deloitte, en donde ha desarrollado hasta ahora gran parte de su carrera, realizando labores de consultoría de estrategia para clientes de hotelería y turismo, en campos de tecnología e implantación de herramientas.

"Me he incorporado a la empresa con el objetivo de impulsar el comercio electrónico, el B2B (business to business, entre empresas), y digitalizar nuestra relación con la hostelería", explica Pascual Recuero, que admite el impacto de los cierres. "Nos afecta y nos preocupa porque para nosotros la hostelería es estratégica, es parte de nuestro ADN y por eso estamos impulsando iniciativas para acelerar la digitalización", dice.

Proximidad

El directivo recuerda que "mi abuelo era un vendedor de proximidad, un comercial a la vieja usanza que llegaba a todas partes, teniendo en cuenta que el pequeño comercio y los bares, las pymes en general, vertebran el territorio", e insiste en que "bajo esa misma filosofía tenemos que estar ahora al lado del sector y adaptar esa capilaridad al mundo digital".

Con ese objetivo también, la compañía lanzó Qualianza, para llevar al hostelero una gama de surtido mucho más amplia. "Participamos con empresas como Heinz, Kellogg's, Reny Picot, Ambar, diferentes bodegas, y casi todas las espirituosas...", dice Pascual Recuero.

"Mantenemos una relación de simbiosis con el hostelero, queremos ser un socio de preferencia"

El directivo recuerda, especialmente, las dificultades tras el confinamiento. "Tuvimos que afrontar retos muy importantes en logística, porque la mitad de la red se quedó cerrada, pero teníamos que seguir sirviendo  a los clientes que seguían abiertos, con las máximas medidas de seguridad e higiene. Teníamos que servir de punto de apoyo para muchos negocios familiares". Todo ello, además de desarrollar la tecnología y la digitalización para relacionarse con 100.000 bares y tiendas.

"Mantenemos una relación de simbiosis con el hostelero, queremos ser un socio de preferencia a través de la marca Pascual Profesional, más que un  proveedor, alguien que les ayuda y que no se limita a venderles productos", asegura Pascual Recuero, que presentará todos estos proyectos en la feria HIP, que se inicia hoy en Madrid.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin