Empresas y finanzas

Merlin cifra en 64 millones el impacto de la pandemia y reduce su beneficio a 56,44 millones

  • La caída del 90% del resultado neto se debe al deterioro de valor de sus activos
  • El beneficio operativo se sitúa en 262 millones, un 16% menos
  • La socimi espera cerrar desinversiones por hasta 200 millones este año
Ismael Clemente, consejero delegado de Merlin Properties. Foto: Fernando Villar

"Este ha sido un año complicado para el negocio, pero es cierto que al principio de la pandemia nos preparamos para el peor de los escenarios, y sin embargo, no ha ido tan mal como esperábamos", explica Ismael Clemente, CEO de Merlin Properties, que asegura que la socimi ha salvado el 2020 gracias a la "diversificación de los ingresos y a que es una compañía bastante resistente a los ciclos".

La firma patrimonialista ha cerrado el año con un FFO (beneficio operativo) de 262,4 millones de euros, lo que supone una caída del 16,2% debido al impacto de la crisis sanitaria, que según Clemente ha sido más de 64 millones de euros. Así, la firma ha destinado a su plan de bonificaciones a inquilinos 47 millones de euros. "A esta cifra habría que sumarle la pérdida de ingresos en los centros comerciales, de las rentas variables y también los gastos de prevención frente al Covid", especifica el CEO de Merlin.

Además del golpe de la pandemia, a las cuentas de 2020 les han afectado también los 26 millones de rentas que la socimi ha dejado de percibir por las desinversiones de activos que realizó en 2020. Concretamente, cerró operaciones por volumen de 244 millones que incluyen tres centros comerciales, tres naves logísticas y 20 sucursales de BBVA. 

Merlin ha logrado unos ingresos totales de 508 millones de euros, lo que refleja una caída del 4%. Por su parte, el ebitda se ha reducido un 14% hasta los 365,4 millones de euros y el beneficio neto se ha mantenido positivo en 56,4 millones, una cifra que supone una caída del 90% por "el ajuste del valor de los activos del 0,6% y el cambio de perímetro" de la compañía por las desinversiones.

Previsiones para este año

La compañía espera otro año difícil" y ha elaborado sus planes de contingencia teniendo en cuenta un escenario general semejante a 2020, "si bien contemplamos una cierta recuperación a partir del verano", apuntan. En la parte de retail, la más afectada por el Covid, esperan ligeras caídas de ocupación "por la rotación de locales ocupados por negocios que no puedan superar la crisis".

En oficinas también prevén que la ocupación se vea afectada por reducciones de espacio consecuencia de las peores perspectivas económicas y por insolvencias puntuales de inquilinos. Por contra, la logística seguirá al alza y la cartera de net leases continuará actuando de valor refugio.

En cuanto a las desinversiones, Clemente prevé que se muevan entre los 150-200 millones de euros este ejercicios.

El valor de los activos de la socimi descendió en términos comparables un 0,6% en el último año, hasta situarse en los 12.811 millones de euros, impactado principalmente por el valor de sus centros comerciales, que cae el 8,7%, frente a la revalorización del mercado de oficinas.

Este descenso es lo que explica la abultada caída en el resultado neto, ya que la misma partida generó un efecto positivo en 2019 tal y como lo explica Clemente, que destaca que se trata de un efecto contable que solo muestra las oscilaciones en el valor de los activos, pero no la evolución del negocio que se ve en el FFO.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin