Empresas y finanzas

La sanidad pide más inversión y rapidez para el desarrollo del sector en España

  • Los expertos hacen un llamamiento para que la inversión sea contextualizada
  • Se ha pasado de 5.000 videoconsultas al mes a 150.000 180.000

La innovación tiene un papel impulsor para mejorar la atención sanitaria y la calidad de vida del paciente, un aspecto que ha quedado más que reflejado con la situación de pandemia actual. Este es uno de los aspectos clave dentro de un modelo asistencial que debe responder a su necesidad clínica y social de forma integrada y conectada.

Uno de los objetivos de la innovación tecnológica "es transformar tanto nuestras relaciones entre los profesionales de la salud, que son claves para que funcione el sistema, los pacientes y sus familiares como también transformar los modelos en los que prestamos los servicios a los ciudadanos", ha señalado María Luz de los Mártires Almingol, directora General de Sistemas de Información y Equipamientos Sanitarios de la Comunidad de Madrid, encargada de inaugurar la jornada empresarial Innovación tecnológica sociosanitaria organizada por elEconomista con el patrocinio de HLA Grupo Hospitalario, Siemens Healthineers, PharmaMar y Microsoft.

Actualmente nos enfrentamos a retos que se han visto acuciados por la pandemia. "La realidad social en la que vivimos, donde la esperanza de vida es mayor y esto supone un gran desafío para la sociedad y el sistema sanitario. Este aumento de la esperanza de vida es consecuencia del progreso pero esto también va a supone un mayor consumo de recursos", señala Almingol. Además, "nos encontramos con un nuevo perfil de ciudadano paciente, que nos demanda inmediatez en la asistencia, una medicina preventiva, predictiva, personalizada y de precisión, lo que nos obliga a nuevas formas de comunicación y de prestar esos servicios", añade.

"La pandemia nos ha demostrado la necesidad de apoyarnos en la tecnología para dar una respuesta urgente, y en aquellos casos no presencial, para atender al ciudadano porque además del Covid tenemos patología no covid que estamos en la obligación de seguir atendiendo", expone. Este es uno de los retos y objetivos de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, que "requiere un esfuerzo y un compromiso de los profesionales sanitarios y de los proveedores de tecnología. Debemos apostar por la innovación para que nos ayude a lograr una transformación real y sostenible en nuestro sistema sanitario".

La pandemia del coronavirus ha supuesto una auténtica revolución en todos los niveles. En el campo sanitario, todo el sector se ha movilizado para hacer frente a la pandemia, a la vez que luchaban por mantener la calidad en los servicios a los pacientes y seguir apostando por la innovación. Una apuesta que no se podrá mantener en el largo plazo sin un compromiso firme para invertir en el sector. Esta ha sido una de las conclusiones a las que han llegado los ponentes de la Jornada de Innovación tecnológica sociosanitaria.

Sin embargo, los expertos congregados en este evento hicieron un llamamiento para que esta inversión fuera contextualizada. Es decir, en función de lo que demanda el mercado, los profesionales y los pacientes. Según Luis Cortina, presidente de Siemens Healthineers, "a nivel europeo hay unas guías de cómo tiene que ser la antigüedad del equipamiento tecnológico: lo que se recomienda es que el 60% del equipo no tenga más de cinco o seis años, que el 30% no tenga más de 10 y que el 10% pueda superar los 10 años pero en función de la tecnología... Sin embargo, depende de cómo lo aplica cada país. En España, el 60% tiene más de 10 años. Por ejemplo, el 25% de los tacs tienen una antigüedad de más de 10 años... porcentaje que para las resonancias sube al 30%. Somos de los mejores profesionales del mundo, pero si la tecnología no acompaña, tenemos un problema muy serio. También es positivo que ahora hay un plan para invertir en la renovación 1.600 millones en los próximos tres o cuatro años".

En este sentido, Óscar Lenguas, director of Enginerring en Genomica, filial de PharmaMar señaló también uno de los grandes problemas: "hay una desconexión clara entre las investigaciones de las universidades y las aplicaciones que se pueden necesitan en el mercado. Aparte de las subvenciones, creo que es importante que hubiera una conexión para trasladar el conocimiento generado a aplicaciones concretas".

Paralelamente, la ejecutiva de Microsoft puso el tono positivo y recordó que "ha habido 20 años de inversión en tecnología en la sanidad potente, donde se ha construido el sustrato de los sistemas de información sanitaria que tenemos ahora. Hay un ánimo real de transformación del sector, pero ésta no consiste en meter solo tecnología, sino en cambiar la cultura en la manera de hacer y de pensar de los profesionales y los pacientes".

Sobre esto, el doctor Carlos Zarzo, director médico del HLA Moncloa, apuntó que "la innovación tiene que aportar valor. A los médicos siempre nos ha acompañado la innovación: al primero que usó una máquina de rayos le debió parecer lo mismo que ahora nos parece la inteligencia artificial o el machine learning. La realidad es que los algortimos están muy bien, pero también hay que empoderar a los profesionales para que esta innovación tenga sentido". Por su parte, Ángel Blanco, director de Organización y Procesos de Quirónsalud, apuntó a que "la verdadera innovación y el cambio histórico es que ahora el paciente es el dueño de todo el proceso asistencial".

Rapidez y seguridad

Por otro lado, el directivo de la filial de PharmaMar también hizo hincapié en la importancia de agilizar ciertos procesos. "Realmente a mi me sorprende, y me gustaría también como paciente, que los procesos que llevan a la aprobación de tratamientos o fármacos no sean tan largos". Sin embargo, el director médico del HLA Moncloa discrepó diciendo que "cuando un fármaco sale al mercado tiene que tener todas las garantías, eso tiene unos tiempos y unas pruebas que no deberían saltarse, porque nos da credibilidad y nos protege". El directivo de Genomica respondió que "la seguridad es fundamental, pero la historia es ver qué pasos se pueden agilizar sin tocar la seguridad", mientras que el presidente de Siemens Healthineers recordó también que "influye también el tema de los condicionantes políticos". Por su parte, el directivo de Quirónsalud añadió que "es menos complicado hacer un ensayo clínico que la logística de la vacuna en Europa. Han pasado tres meses desde que sabemos cosas que no hemos podido poner en práctica. Cuando sale algo al mercado es con total seguridad, pero no lo estamos administrando por la escasez".

El crecimiento de la telemedicina

Uno de los aspectos en los que se ha visto un crecimiento exponencial a lo largo de estos meses debido a la llegada del Covid es el uso de la telemedicina, que además es una de las claves de cara a la digitalización del sistema sanitario.

"La curva que tendría que haber ocurrido en un determinado tiempo se ha acelerado", explica Jorge Velázquez, director de Transformación digital de Sanitas, quien explica que se ha pasado de 5.000 videoconsultas al mes a 150.000 180.000 videoconsultas. Y es que como sociedad, todos nuestros hábitos de consumo han cambiado, por lo que "creemos que hay una sociedad que está dispuesta a consumir de otra manera salud", señala Velázquez. El planteamiento desde Sanitas era la reinvención y "esto se inicio con la videoconsulta que fue el primer paso para consumir la salud de otra manera. Otro aspecto es la telemedicina con inteligencia artificial, con la que pueden medirse muchos indicadores que son muy importantes para hacer una consulta y se puede saber mucha información de él. Estos pasos encaminados para darle al cliente una forma de acceder a la medicina es en lo que ya estábamos".

"El efecto pandémico ha ayudado en esa mentalización", apunta Ramón Nadal, director de Seguros Generales en Caser. Hace un año y medio Caser lanzó el centro médico virtual que a través de un sistema de telemedicina permitía atender a los asegurados de forma remota. "La telemedicina es mucho más, es conectar al paciente, anticipar las pruebas, prescribirle tratamientos, y por tanto hemos notado durante este tiempo una mayor disposición y predisposición del asegurado a utilizar los medios telemáticos", explica Nadal. Además, el directivo señala como otras claves para la digitalización del sistema sanitario "la democratización de la tecnología y de las comunicaciones, la universalización de los servicios técnicos de atención, las plataformas de acceso a la sanidad 24/7 y también la transformación de la propia industria y la colaboración entre los distintos sectores (médico, asegurador, hospitalario, administración, en definitiva la interoperabilidad".

En este sentido, Jesús Redrado, director de Sistemas de Información de la Clínica Universidad de Navarra, apunta tres tendencia claras para la digitalización del sector: "sacar más partido de nuestros datos para medir los resultados clínicos en el paciente. La segunda es mejorar la experiencia del paciente y aportar fluidez en todos los trámites en su llegada al hospital, tanto la parte clínica como la administrativa. La tercera clave es crear ecosistemas de innovación que nos permitan ir más rápido y apostar en la gestión del cambio que es uno de los elementos importantes tanto para los profesionales como para los pacientes".

En cuanto a digitalización, las farmacias dieron pasos pioneros como el sistema de receta electrónica, que empezó en España hace más de 20 años. "La farmacia en sí ha sido siempre muy innovadora y en su ADN va ese proceso de digitalización. Con la pandemia ha supuesto que los avances en los procesos de digitalización han sido más rápidos", expone Juan Pedro Risquez, vicepresidente del Consejo General de Colegios Farmacéuticos. Se estén llevando a cabo distintos procesos de innovación y digitalización del sector, como la comunicación entre farmacias a través de una plataforma digital que permite conectarlas, centro de información de suministros de medicamentos que permite trabajar y predecir los problemas de falta de suministros y medicamentos y la receta electrónica en el sector privado que ya está muy avanzado.

"Era un proyecto que venia desarrollándose desde 2017. Al producirse esta situación montamos un sistema de contingencia, aunque ya vamos a pasar al modelo definitivo de receta electrónica privada en muy poco tiempo, que ha permitido que durante este espacio de confinamiento más de la mitad de las farmacias están ya conectadas para el sistema de recetas electrónicas privadas y se han llevado a cabo más de medio millón de operaciones con las plataformas que se han ido apuntando al sistema", comenta Risquez.

La adaptación de los profesionales

Para hacer uno de la digitalización en el sector de la salud es necesario la adaptación de los profesionales. En el ámbito de la telemedicina, el director de Sistemas de Información de la Clínica Universidad de Navarra reclama la "necesidad de invertir más tiempo en la gestión de este cambio para sacarle la máximo utilidad y eliminar las fricciones que supone el uso de la tecnología".

Por su parte, Nadal apunta a la necesidad de "divulgación y cambios de formas de trabajo adquiridos durante mucho tiempo, como todo debemos adaptarnos a esta nueva realidad también los profesionales". "Esto no forma parte de su batería terapéutica tradicional entonces son un poco reticentes a dejar entrar esto en su mundo", señala director de Transformación digital de Sanitas, por lo que indica que no es tanto formar a los profesionales sino "entender que es una herramienta más, un canal que ayuda a llegar de otra manera para realizar la labor que llevaban haciendo siempre".

De la misma manera que Risquez, que coincide en que hay que entenderlo como una herramienta. En el caso de las farmacias, "el proceso de digitalización lo entendemos como una oportunidad", haciendo hincapié en que "hablamos de la digitalización humanizada".

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin