Empresas y finanzas

"El consumismo no es una forma realista de vivir": Ikea fomentará un mundo donde se compren menos productos

  • El CEO del grupo sueco confiesa que el futuro pasa por productos duraderos
  • Además, pone el objetivo en 2030 para ofrecer muebles "100% renovables"
Jesper Brodin, CEO de Ingka Holding donde se agrupa Ikea. Foto: Reuters.

El CEO de Ingka Holding, Jesper Brodin, el conglomerado de empresas al que pertenece Ikea, ha intervenido en el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) en Davos donde ha desarrollando las ideas de futuro del gigante de muebles sueco. Una perspectiva que pasa por el adaptar, aún más, sus empresas hacia la sostenibilidad medioambiental así como ofrecer a los clientes un menor consumo con productos más duraderos. 

Si ya en las últimas semanas el foro de Davos, que recoge a las principales élites económicas del mundo, deslizó la controvertida frase de que en "2030 las personas no serán dueñas de nada pero serán felices", esta vez se ha profundizado más en la idea desde el CEO del holding donde se agrupa Ikea. En una entrevista con Brodin, este ha reconocido que el conglomerado de Ingka se prepara para "un mundo donde se intenten comprar menos cosas".

"El consumismo no es una forma realista de vivir como tampoco una solución práctica para nadie", ha indicado el empresario sueco para señalar al "consumo innecesario" como "una parte importante del desafío futuro". Es por ello, por lo que desde Ikea, así como del resto de empresas del grupo, se quiere fomentar una línea de productos duraderos y de calidad.

Parte del éxito de Ikea es que una pieza de un producto se puede separar y revender, dándola una nueva vida

Una tesis que viene desarrollándose desde hace años y ha sido parte fundamental del modelo Ikea para ofrecer a los clientes muebles "que se puedan montar y desmontar fácilmente sin dañar su calidad". Además, con el fin de enfatizar más en lo que representa el futuro para el holding, Ikea se atreve a aventurar que será clave "la posible reventa que se pueda dar de un elemento que forme un producto".

"Los colchones tradicionales son muy difícil de desmontar. Separar los resortes metálicos, la espuma, la fibra textil... Así que ahora los diseñamos para que tengan un fácil desmontado y se alargue si vida útil. Pensamos en ellos como elementos que se pueden mover, vender o transmitir muchas veces. Todo sin el riesgo de destruir los materiales de los que está hecho el artículo", ha remarcado Brodin.

"Queremos que en 2030 todos nuestros productos sean 100% renovables y reciclables" 

Todo con el fin, también, de que en 2030 los productos de Ikea sean "100% renovables y reciclables". Un objetivo que profundiza en la sostenibilidad de la empresa, por ejemplo en 2025 se pretende que todos los envíos se hagan con vehículos eléctricos, para lo que la multinacional sueca quiere involucrar en la lucha medioambiental a la producción desde el bosque hasta la venta minorista, pasando por la industria y el transporte.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud