Empresas y finanzas

'Coworking' y 'Coliving': ¿Cómo quedan ante la distancia social?

  • La flexibilidad para adaptarse a los usuarios ha sido clave durante la pandemia
  • La creación de la comunidad es un aspecto muy valorado por los inquilinos
Zona de 'coworking' en Urban Campus, Malasa?a Madrid Coliving

Durante los últimos años el sector inmobiliario se ha adaptado a nuevas formas de vivir y de trabajar con conceptos como el coliving y coworking. Las restricciones sanitarias han llevado a estos negocios a establecer protocolos de seguridad y adaptar las medidas de desinfección y limpieza para ofrecer una continuidad segura. Distintos agentes del sector coinciden en que la flexibilidad con los usuarios y la importancia de la comunidad han sido aspectos clave. ¿Cómo quedan los espacios compartidos en la época del distanciamiento social?

En el caso de coliving, en el punto más duro de la pandemia "bajaron los porcentajes de ocupación y se renegociaron rentas, tanto entre inquilinos finales como entre gestores y propietarios, pero no se han dado grandes dramas en activos gestionados por operadores operativamente eficaces y empresarialmente solventes", explica Javier Caro, director de Coliving de CBRE España.

Desde Inèdit Barcelona apuntan que la recuperación del negocio comenzó a notarse en octubre con un repunte de la demanda. Sin embargo, "las reservas se hacían a última hora, de un día para otro, cuando la previsión de reserva siempre se hacía con una media de unos tres meses de antelación", señala Laia Comas, CEO de Inèdit Barcelona. Entre los meses de octubre y diciembre llegaron a una ocupación de aproximadamente el 60%, recuperando la previsión de reserva con mayor antelación. La nueva ola y el confinamiento municipal han provocado que en enero las reservas vuelvan a ser de última hora, pese a ello, "continuamos en una ocupación de aproximadamente el 60% y nuestra previsión es que de aquí al mes de abril podremos subir al 70%", señala Comas.

Inèdit Barcelona añade la Cláusula Covid en los contratos para facilitar su cancelación

La adaptación a la situación actual ha sido uno de los objetivos de Inèdit Barcelona, dando máxima flexibilidad en la realización y cancelación de reservas. "En los contratos de alquiler hemos añadido la Cláusula Covid donde se indica que si por cualquier motivo relacionado con la enfermedad necesitas cancelar el contrato lo puedes hacer sin penalización ni preaviso", apunta Comas. El coliving "ha despertado más interés porque el primer confinamiento fue duro y mucha gente prefiere estar acompañada en una comunidad y con un equipo que respalde para cualquier inconveniente", añade.

Un aspecto en el que coinciden desde Urban Campus, "tenemos bastante testimoniales de gente que dice que si volviera a vivir un confinamiento volverían a elegir nuestros espacios", señala Marta Torres, marketing manager de Urban Campus. Posibilidad de visita y check-in en remoto, reducción de aforos al 50% en los espacios comunes controlados a través de tecnología o la realización de los eventos de la comunidad en remoto son algunas de las medidas que han tomado desde Urban Campus. Para garantizar la seguridad de los residentes, Torres explica que "no hicimos check-ins hasta que el estado de alarma decayó porque no queríamos meter gente externa al coliving". Desde junio "hemos ido incrementando la ocupación también gracias al cambio de cliente internacional a nacional, seguimos teniendo el 40% de cliente internacional pero hemos conseguido incrementar el nacional". En septiembre llegaron a una ocupación del 90% y ahora mismo ronda el 95%.

La pandemia ha sido una gran catalizadora de tendencias y desde CBRE creen que "durante 2021 van a llegar más operadores internacionales con fuerza a nuestro país y se van a desarrollar miles de camas que darán respuesta a un nicho de demanda que lleva esperando una respuesta mucho tiempo. Pensamos también que existirán coliving especializados tal y como ha pasado con el mercado de coworking", explica Caro.

La adaptación del 'coworking'

El impacto del Covid ha sido desigual para los coworkings dependiendo del negocio. "Los que tenían mucho freelance en su clientela o muchos eventos, se vieron impactados desde el primer minuto. Los que sus clientes son empresas, han sufrido menos y, en muchos casos, han mantenido la mayor parte de sus clientes", expone Eduardo Salsamendi, presidente de la Asociación ProWorkSpaces. A este respecto, Salsamendi destaca actualmente "el aumento de la demanda de oficina flexible y coworking por parte de grandes empresas. Las corporaciones multinacionales están adaptando su estrategia inmobiliaria al uso de espacios de trabajo en oficinas flexibles con objetivo de mejorar la eficiencia de su huella inmobiliaria e incrementar la productividad de sus procesos".

"En términos de negocio, por la facilidad de cancelación de contratos han perdido temporalmente clientes. Pero a la vez se mostraron muy proactivos, y han sido flexibles con los usuarios. Con esta flexibilidad, muchos han podido retener a sus clientes", explica Jesse Derkx, Agile Practice Director de CBRE España. Un negocio que, según el experto, poco a poco se esta recuperando, ya que "muchos operadores se han reinventado y ofrecen soluciones de acuerdo con las necesidades actuales".

Las suscripciones por días u horas están entre las soluciones que ofrecen los 'coworking'

Desde Urban Campus han lanzado suscripciones más flexibles: pases por días, suscripciones de medio día u oficinas más pequeñas en las que los empleados vayan rotando, gracias a las que "hemos visto una tendencia positiva y hemos conseguido subir la ocupación a un 60%-70% cuando en el mercado es de un 20%, aproximadamente".

En el caso de LOOM, han aprovechado los meses de confinamiento para crear nuevos productos ultraflexibles, LOOM Solutions. Se trata de productos flexibles siendo el usuario capaz de contratar por horas y usar esas horas en cualquiera de los espacios de la red LOOM. De hecho, este trimestre inician tres pilotos con grandes empresas para que su plantilla móvil use cualquiera de los espacios de la red LOOM por horas. El año pasado, parte de la comunidad de LOOM se vio obligada a abandonar sus espacios de trabajo, "especialmente las empresas más vulnerables ante una crisis de tal magnitud. No obstante, desde el último trimestre de 2020, este tipo de empresas (startups, profesionales independientes, alguna pyme) están siendo las primeras en regresar a los espacios", señalan desde la firma.

La ocupación de los espacios maduros de Utopicus está en torno al 70%

"No hay duda que a nivel de facturación hemos sufrido un descenso considerable, no ya por los actuales clientes, sino porque durante estos meses abrimos 4 nuevos centros y el Covid ha frenado su precomercialización y las previsiones que teníamos para el primer semestre de 2020. En la actualidad, los espacios maduros son los que cuentan con más ocupación, en torno al 70%. Sin embargo, las aperturas durante el Covid 19 se encuentran al 50% de su ocupación total", explica Rafa de Ramón, CEO de Utopicus.

Esta red de coworking, que cuenta con 13 espacios Utopicus repartidos entre las zonas prime de Madrid y Barcelona, ha incorporado entre sus medidas sanitarias el registro de visitas a través de tablets incorporadas en las recepciones o la cuarentena y desinfección de mensajería y correspondencia.

Entre los meses de agosto y octubre, "notamos una reactivación del interés en cuanto a demanda de los espacios. Muchos flexibles, autónomos o freelance que se habían dado de baja volvieron", señala Sonia Felipe, directora de Marketing y Comunicación de Impact Hub Madrid. Y es que en los primeros meses de la pandemia, "hubo bajas de clientes sobre todo flexibles en torno al 60/70% y donde conseguimos mantener es en fijos y despachos un 70%", indica Felipe. Además, la experta indica que el interés "ha llegado también de la mano de peticiones de información por parte de empresas que no se habían planteado trabajar antes en un coworking". En apoyo a sus usuarios, desde Impact Hub Madrid han lanzado el programa HUB Impulsa, que conecta a las empresas de su red con organizaciones expertas en diferentes ámbitos para que les ayuden a impulsar su negocio.

¿Oportunidad?

Algunos expertos del sector consideran que la situación actual puede suponer una oportunidad para el desarrollo del negocio de coworking. "El Covid-19 es una bendición disfrazada. Después de sufrir cancelaciones por la misma flexibilidad que ofrecen, el confinamiento ha generado mucho interés para los operadores de coworking cuando las compañías y los trabajadores se dieron cuenta que es posible trabajar en otro lugar que la oficina", indica Derkx.

Las empresas valoran la posibilidad de dividir equipos y reducir el espacio de sus sedes

Por su parte, de Ramón asegura que "hay muchos indicadores que apuntan a que en el medio plazo las empresas van a tener que deshacerse de contratos de alquiler rígidos para rentabilizar sus costes y van a buscar la flexibilidad de redes como Utopicus". En este sentido, Salsamendi añade que "las empresas están viendo la oportunidad de incluir en sus estrategias la división de equipos y la posibilidad de reducir la superficie de sus sedes, utilizando nuestros centros como tercer espacio", señala Salsamendi.

De cara al futuro, "estamos viendo que las corporaciones van hacia un modelo en el que hay una plantilla central, que va a la sede de la empresa todos los días y una plantilla móvil, que rota, tiene turnos, teletrabaja algunos días y otros va a la oficina, etc. La plantilla central operará bajo el modelo de oficina convencional y la plantilla móvil operará bajo el modelo de oficina flexible", apuntan desde LOOM.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin