Empresas y finanzas

Los grandes bancos españoles presentaron una rentabilidad sobre recursos propios (ROE) negativa en el tercer trimestre de 2020

  • Otros bancos con un ROE negativo fueron los de Irlanda, Grecia o Chipre

Los principales bancos españoles, los doce que el Banco Central Europeo (BCE) supervisa directamente, tenían en el tercer trimestre una rentabilidad sobre recursos propios del -3,60%, tras sufrir pérdidas por la crisis económica debido a la pandemia. La crisis está golpeando con fuerza a la banca.

Según cifras estadísticas que el BCE ha publicado este miércoles, también tienen una rentabilidad sobre los recursos propios negativa los bancos significativos de Irlanda (-4,15%), de Grecia (-3,15%), Chipre (-3,32%), Malta (-0,67%) y Portugal (-1,70%).

La rentabilidad sobre recursos propios es el porcentaje que se obtiene al dividir el beneficio neto después de impuestos entre los fondos propios, que son el capital y las reservas, e indica la rentabilidad de un banco y su capacidad de remunerar a los accionistas con el capital que han invertido.

Un ROE muy positivos en los bálticos

Los tres bancos significativos de Lituania tenían en el tercer trimestre del pasado ejercicio una rentabilidad sobre recursos propios del 11,10% y los tres de Estonia del 6,69%.

Los 21 bancos significativos de Alemania tenían una rentabilidad sobre recursos propios del 1,42%, los once de Francia del 4,28%, los once de Italia del 3,57% y los seis de Holanda del 3,15%.

Cuanto más alta es la rentabilidad sobre recursos propios, mayor es la rentabilidad del banco en función de los recursos propios.

La rentabilidad sobre recursos propios media de los bancos 110 bancos más grandes de la zona del euro, los que el BCE supervisa directamente, era del 2,12% en el tercer trimestre de 2020, muy por debajo del 5,83% del mismo trimestre del año anterior, pero superior al 0,01% del segundo trimestre de 2020.

El BCE observa que han bajado los beneficios netos de los bancos, principalmente por la caída de los ingresos operativos y por un aumento de los deterioros de valor y provisiones.

La tasa agregada de capital de máxima calidad sobre los activos ponderados por riesgo (CET1) de los 110 bancos más importantes de la zona del euro subió al 15,21% en el tercer trimestre (14,87% en el segundo trimestre).

Pero este ratio difiere mucho entre países, desde 12,54% de España y hasta el 28,78% de Estonia.

Cuanto más elevado es este ratio, el banco tiene más garantías de solvencia.

La tasa media de créditos dudosos de los bancos de la zona del euro era del 2,82% en el tercer trimestre (2,95% en el segundo trimestre).

Aquí se producen también grandes diferencias entre países, desde el 0,75% en Luxemburgo y hasta el 28,85% en Grecia.

El valor de los créditos problemáticos en la zona del euro ha bajado en el tercer trimestre del año pasado un 3,6%, hasta 485.000 millones de euros (503.000 millones de euros en el segundo trimestre).

Los doce bancos significativos españoles tenían un ratio de créditos dudosos del 2,5% en el tercer trimestre del pasado ejercicio.

Los bancos deben clasificar un préstamo como dudoso cuando haya vencido hace más de 90 días, o cuando consideren que es improbable que el prestatario lo devuelva.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.