Empresas y finanzas

Enrique Cornejo: "La recuperación tiene que venir ligada a que las empresas puedan mantener las plantillas"

  • Entrevista al presidente de honor de la confederación de empresarios de Madrid (CEIM)
Foto: eE

Empresario de raza y "agradecido a la vida, que me ha dejado desarrollarme en lo que más me gusta que es la cultura, la poesía y el teatro". Enrique Cornejo acaba de ser nombrado presidente de honor de CEIM. Un reconocimiento que en la patronal madrileña solo había ostentado el añorado, por su calidad humana y empresarial, José Antonio Segurado.

Un reconocimiento más que Enrique Cornejo suma a las más de 140 distinciones que glosan su dilatada trayectoria y que presiden el amplio despacho en que se desarrolla la entrevista. Se trata de galardones como la Medalla de Oro de las Bellas Artes, el Toisón de Oro, la Medalla del 2 de Mayo de la Comunidad de Madrid, o el premio a Autónomo del Año, pero los que valora de forma especial "son los que vienen de mis compañeros empresarios, porque representan el reconocimiento al sacrificio y la entrega para conseguir una brillantez".

Después de 26 años en la patronal CEIM, muchos de ellos en cargos de responsabilidad, ¿qué supone a nivel personal este reconocimiento como presidente de honor de la organización?

Cuando me propuso Miguel Garrido, me sorprendió gratamente. Tardé en reaccionar porque a la mente me vino la figura de mi antecesor, José Antonio Segurado, y pensé que sucedía a un gigante. Para mí es un doble orgullo. Llevo 26 años en la organización a la que me he entregado siempre desinteresadamente y me siento con una nueva deuda con mis compañeros de CEIM, porque hay personas muy preparadas y con grandes méritos para ostentar este reconocimiento. Yo he tenido la dicha de convertir el trabajo en mi mayor distracción, y hoy en el resumen de mi vida profesional he de volver la mirada a tantas personas buenas que me han ayudado: siempre tendrán mi gratitud en el recuerdo.

Y, como empresario de raza y hecho a sí mismo, ¿cómo ve la actual situación de la economía y las medidas que el Gobierno ha activado frente a la crisis?

Hoy la situación económica es desastrosa salvo en sectores muy concretos, como la logística. El consumo diario en todas sus vertientes ha bajado en una proporción gigantesca. La recuperación tiene que venir ligada a que los empresarios podamos mantener nuestras plantillas y crear empleo. A mí me produce estupor cuando veo a políticos decir que van a crear un cierto número de empleos en un tiempo determinado. Los empleos los creamos los empresarios; los políticos crean funcionarios.

"La subida del SMI está fuera de sitio, fecha y de momento; ahora estamos hablando de subsistir"

El Banco de España ha alertado de que un 10% de las empresas españolas está en riesgo de liquidación y no pasará de 2021.

Habría que buscar una solidez empresarial que es también la solidez laboral. De ahí que las patronales tengan que estar presentes en todo programa económico de gobierno. Hoy está todo deslavazado. En CEIM todos los días tenemos nuevas incorporaciones porque el empresario hoy siente como nunca la necesidad de estar protegido y asesorado por una organización. Tanto CEIM como CEOE, Cepyme y ATA están en permanente defensa de los pequeños y medianos empresarios.

En este contexto, la propuesta de subir el SMI ¿cómo puede afectad a las empresas y al empleo?

Como empresario la subida del Salario Mínimo Interprofesional está totalmente fuera de sitio, de fecha y de momento, porque hoy estamos hablando de subsistir. Tenemos que evitar que se produzcan despidos en masa y por eso es por los que tenemos que luchar. En estos momentos hablar de mover las estructuras laborales son cantos de sirena.

En su ámbito concreto de actividad, la cultura y el teatro ¿cómo están viviendo esta crisis sanitaria y económica?

Esta actividad está sometida a una inseguridad permanente. Cada vez que estrenas una obra de teatro estás abriendo un mercado nuevo. Nos permiten abrir los teatros y al mismo tiempo recomiendan a la gente que se quede en su casa. Eso es una incoherencia. Te obligan a tener plantillas y gastos. Yo siempre hablo de la escala de valores y eso es lo que puede salvar la situación en que nos encontramos: lealtad, trabajo, honradez. La recuperación solo podemos afrontarla con esa escala de valores y concienciar al conjunto de la sociedad de que el teatro es una válvula de escape y de que estamos sosteniendo una vocación cultural a base de sacrificio empresarial. El teatro en estos momentos no es rentable.

"Nuestros políticos tienen la mala costumbre de cambiar lo que hay en lugar de mejorar lo que existe"

Dígame, ¿cómo se consigue esa simbiosis entre la economía y la cultura?

En la recuperación de la cultura está la solución a muchas cosas. También a la propia economía. La cultura forma parte de una escala de valores de la que la sociedad se ha ido apartando porque a los dirigentes, en general, les ha interesado no prestarla atención. Los Gobiernos han vuelto siempre la espalda a algo tan importante para la sociedad como es la cultura. Lo que no puede hacer ningún Gobierno en ningún momento es cercenar el mundo de la cultura.

Acabamos de asistir a la aprobación de una nueva ley de educación sin consenso y sin contar con la comunidad educativa. ¿Ocurre lo mismo en la cultura?

Nuestros políticos tienen la mala costumbre de cambiar lo que hay en lugar de mejorar lo que existe. La cambian en función de sus ideologías. El problema de la cultura no es que a un sector determinado le apliquen ayudas inmediatas. Se trata de que el país vuelva a encontrarse y la cultura ni está, ni ha estado nunca, suficientemente apoyada.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin