Empresas y finanzas

Digitalización: usar la tecnología para estar más cerca de las personas

  • Las nuevas tecnologías han cambiado la forma de relacionamos, incluso con las empresas, que han elevado al máximo la personalización de sus servicios y productos
Dos personas consultan el consumo energético de su vivienda a través de una app. Imagen: Repsol.
Madrid

Gestionar los recursos energéticos desde casa, pagar en una estación de servicio sin bajarse del coche o controlar pedidos y gastos a través del móvil ya es una realidad para muchas personas. Las herramientas digitales nos permiten gestionar cada vez más aspectos de nuestra vida cotidiana con una facilidad y una personalización sin precedentes.

Hoy se habla más que nunca de la transformación digital de nuestra sociedad y de cómo las nuevas tecnologías van a cambiar -o más bien ya han cambiado- nuestra forma de relacionarnos, no solo entre las personas, sino con las empresas que ofrecen los servicios y productos que necesitamos para nuestra día a día.

¿En qué se traduce en la práctica toda esta digitalización? La respuesta más evidente está, literalmente, al alcance de la mano. El teléfono móvil es, quizá, el símbolo que mejor resume todas esas nuevas tendencias que, en el fondo, buscan hacernos la vida más sencilla.

Una persona busca un punto de recarga para su vehículo eléctrico con la app. Imagen: Repsol.

El móvil es el centro de operaciones de nuestra vida cotidiana -de hecho, cada vez lo utilizamos durante más tiempo; tres horas y veinte minutos diarios, de media, en 2019-. En un día cualquiera, a través del móvil podemos realizar tareas tan dispares como consultar qué tiempo va a hacer, averiguar el trayecto más corto a nuestro destino, hacer la compra, pagar el carburante en una estación de servicio, ver a familiares y amigos que viven lejos, pedir una bombona, reservar un coche de car-sharing, realizar un trámite con la Administración pública, poner a la venta nuestra vieja videoconsola... o comprar un décimo de lotería.

Las aplicaciones -o las apps- que tenemos a nuestra disposición son incontables y millones de personas las han incorporado a su día a día no solo para realizar consultas y gestiones u organizar su tiempo libre, sino para pagar desde el móvil, como demuestra un estudio de la división de pagos de Samsung: en la primera mitad del año, un tercio de los españoles habilitó el abono de las compras con el móvil.

Desde el móvil se pueden gestionar, por tanto, muchos servicios básicos de nuestro a día, como la energía que utilizamos para movernos o calentar nuestra casa. Por ejemplo, desde 2017 los clientes de Repsol tienen a su disposición la aplicación Waylet, que inicialmente les permitía pagar en estaciones de servicio con descuentos exclusivos, pero que en poco tiempo se ha convertido en mucho más: una plataforma para pagar -asociando cualquier tarjeta bancaria- en más de 8.500 establecimientos con beneficios exclusivos, entre ellos, toda la red de tiendas de El Corte Inglés.

"Waylet aspira a ser la aplicación en la que pienses cuando necesitas salir a la calle y moverte, ahorrando tiempo y dinero", en palabras de Verónica Buelga, gerente de Nuevos Negocios Digitales de la compañía energética. Hoy, los usuarios de esta app pueden pagar en miles de establecimientos, abonar el repostaje en el surtidor de las estaciones de servicio de Repsol o comprar en las tiendas sin tener que pasar por caja. Incluso pueden gestionar la recarga de su vehículo eléctrico: a través de la app se puede consultar la disponibilidad de puntos de recarga de la red de Repsol y reservar con antelación, además de controlar en tiempo real la curva de carga del coche.

En la actualidad, casi dos millones de personas están registradas en Waylet, que procesa más de un millón de operaciones al mes y lidera el ranking de apps de transporte, según el índice IGMobile de la consultora Smartme Analitycs.

'Big data' e IA para estar más cerca del cliente

Waylet es solo una muestra de la relación digital que Repsol propone a sus clientes, a los que ofrece no solo productos y servicios a medida, sino una experiencia integrada a través de todos los canales digitales de la compañía. "Esta estrategia nos permite mejorar nuestros servicios tradicionales al cliente y además ofrecerle otros nuevos, como la movilidad eléctrica, la compensación de las emisiones de CO2 o un gestor energético para el hogar", explica José Sánchez-Quintanar, gerente de Digital Hub Omnichannel de Repsol.

Una mujer gestiona su pedido de butano a través de la app "Pide tu bombona". Imagen: Repsol.

Para ello, la energética se apoya en tecnologías como la inteligencia artificial, la analítica de datos o la omnicanalidad, que le permiten conocer mejor a sus clientes y personalizar las ofertas y servicios que les ofrece. Así, "La propuesta multienergía de Repsol permite a un cliente que tiene contrato de electricidad y gas con nosotros en su casa, beneficiarse de un descuento en carburante en Waylet, que acumulará en saldo para gastar cómo y dónde quiera o beneficiarse de recargas gratuitas para su vehículo eléctrico", explica Verónica Buelga.

Algunos de los frutos más recientes de este planteamiento son las soluciones Pide tu bombona y Pide tu gasoil, para gestionar online el suministro de sus clientes; o Solmatch, la primera gran comunidad solar de España que genera y comparte electricidad local 100% renovable en núcleos urbanos, una nueva forma de consumir energía solar en todos los hogares.

Estos son solo algunos ejemplos de cómo la digitalización puede ayudarnos en nuestro día a día a gestionar la energía que utilizamos. Y no solo a través del móvil. La digitalización abarca un número cada vez mayor de aliados: la proliferación de smart TVs, asistentes y altavoces inteligentes, electrodomésticos que se conectan a internet, termostatos que aprenden del consumo de energía de los hogares y lo hacen más eficiente, tabletas, consolas y, también, ordenadores... configura un horizonte con no menos de 14.000 millones de dispositivos conectados en el mundo para el año 2024. Todo un universo de posibilidades para seguir facilitando la vida de las personas y conseguir que la sociedad haga un uso más eficiente de la energía.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Carlos
A Favor
En Contra

Resumen: tengo 33 años y soy becario en una startup por 700€ y desarrollo una app de reciclaje. Vivo con mis padres, pero espero independizarme dentro de unos años.

Puntuación 0
#1