Empresas y finanzas

Johnson & Johnson suspende las pruebas de su vacuna por la "enfermedad inexplicable" de un voluntario

La farmacéutica estadounidense Johnson & Johnson ha anunciado este lunes la suspensión "temporal" de las pruebas de la fase 3 de su vacuna contra el nuevo coronavirus después de que uno de los participantes voluntarios presentase "una enfermedad inexplicable".

"Hemos detenido temporalmente la administración de nuevas dosis en todos nuestros ensayos clínicos de la vacuna candidata, incluido el ensayo de fase 3 ENSEMBLE, debido a una enfermedad inexplicable en un participante del estudio", señaló la firma en un comunicado.

La empresa explica que este tipo de "eventos adversos" forman parte de cualquier estudio clínico, "especialmente en aquellas pruebas a gran escala", y que siguiendo los protocolos de actuación, "la enfermedad del participante está siendo revisada y evaluada". Además, subraya la "distinción significativa entre una pausa de estudio y una retención reglamentaria de un ensayo clínico".

"Una pausa del estudio, en la que el patrocinador del estudio hace una pausa en el reclutamiento o la dosificación, es un componente estándar del protocolo de un ensayo clínico", explicó Johnson & Johnson.

Sin embargo, el texto no especifica si el paciente voluntario que ha enfermado recibió una dosis de la vacuna o un placebo.

El gigante estadounidense, que espera poder lanzar el primer lote de vacunas para principios de 2021, comenzó la tercera fase de las pruebas el pasado 23 de abril con unos 60.000 voluntarios repartidos por todo el mundo, en especial en aquellos países con mayor incidencia de la pandemia, como Brasil, Perú, México, Estados Unidos, o Sudáfrica.

comentarios2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

nacho
A Favor
En Contra

parece que esto va a ser tan rápido como se pretendía... no valen atajos para estas cosas, pienso yo.

Puntuación -3
#1
un lector
A Favor
En Contra

Aunque lleguen las vacunas tampoco van a ser la solución inmediata; nos queda mucho tiempo de mascarilla, distancia y restricción social. Si hubiese responsabilidad personal, y las autoridades escarmentasen a quienes no cumplen, no serían necesarios confinamientos mientras llegan soluciones médicas.

Excepción hecha de Trump, claro, que ahora debe de sentirse invulnerable cual Aquiles.

Puntuación -4
#2