Empresas y finanzas

¿Cómo pueden reclamar los afectados por la quiebra de Dentix?

Foto: Alamy.

Dentix anunció ayer su solicitud del concurso de acreedores al no poder frente a una deuda con sus acreedores de más de 250 millones. Una complicada situación financiera que arrastraba hace meses y que ha dejado en el aire los tratamientos de más de 10.000 pacientes y más de 3.200 empleos. Los expertos consultados por elEconomista apuntan a que la clave para la recuperación del dinero perdido pasa por la unión de los afectados. Pero, ¿qué es lo que tiene que saber un cliente de Dentix para reclamar?

En primer lugar, los afectados deben saber que se encuentran en una situación complicada para recuperar su dinero. Según la Ley Concursal, los consumidores son los últimos en recuperar su dinero en la lista de acreedores. A esto, además, hay que añadir que -según la OCU- sólo un pequeño número de clientes afectados conseguirá recuperar su dinero pues la empresa sólo podrá hacer frente a un pequeño porcentaje de la cantidad que debe. Sin embargo, para todos aquellos clientes que habían solicitado la financiación con un tercero para sus tratamientos, el horizonte es diferente. 

Desde la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros (Adicae) señalan que el cierre de establecimientos de la cadena da "derecho a la inmediata cancelación de los créditos suscritos para los tratamientos contratados". Es decir, aquellos clientes que hubieran decidido financiar con un tercero sus tratamientos dentales tienen derecho a que no se les cobren más cuotas por éstos. Dentix facilitaba la contratación de préstamos con BBVA (su principal acreedor bancario), Cetelem, Abanca y Pepper. También, algunos afectados firmaron préstamos vinculados con Sabadell y la antigua Evo Finance (ahora Spymp (Servicios Prescriptor y Medios de Pagos).

Por otro lado, desde Adicae resaltan también que "un nuevo incumplimiento en la prestación de los servicios contratados comportaría la resolución de los contratos, incluídos los préstamos suscritos para el pago de los tratamientos y la devolución de la parte ya abonada en el caso de que el valor del tratamiento dental efectivamente recibido fuese menor al sumatorio de las cuotas ya abonadas". Es decir, según esta asociación, los afectados que ya hubieran abonado una cantidad por los servicios prestados tienen derecho a la devolución de las cuotas pagadas, siempre y cuando el valor del tratamiento recibido fuera inferior al de la suma de las cuotas pagadas.

¿Cómo reclamar?

En cualquier caso, desde las diferentes asociaciones que protegen los derechos de los consumidores (OCU, Adicae o Facua, entre otras) recomiendan a los afectados por la quiebra de Dentix unirse en diferentes plataformas para defender sus derechos de forma conjunta. Los pasos a seguir son:

1. En primer lugar, recopilar toda la información sobre el tratamiento en cuestión (presupuesto, facturas, contrato, etc) para presentar una reclamación por escrito a la clínica donde se realizaban sus tratamientos -ya sea por email o a través de un burofax-. 

2. Presentar esta misma reclamación por escrita a la Comunidad Autónoma donde resida el usuario alegando que el tratamiento que ha recibido no ha finalizado.

3. En caso de haber financiado el tratamiento, los clientes podrán interponer también una reclamación ante el departamento de atención al cliente de la entidad financiera con la que se tenga contratado. Si en el plazo de dos meses no ha recibido respuesta, el usuario puede reclamar al Banco de España.

4. Una vez que se haya nombrado un administrador concursal, los afectados deberán ponerse en contacto con él para comunicar sus reclamaciones. Por ello, la agrupación de clientes es clave a la hora de agilizar estos trámites. 

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.