Empresas y finanzas

Avintia y Cemex Ventures: "Gracias a la industrialización, tenemos capacidad para construir un 15% de los pisos públicos que se destinarán a alquiler"

  • Entrevista a Antonio Martín Jiménez, Presidente de Grupo Avintia y Gonzalo Galindo, Responsable de Cemex Ventures
  • "Esperamos que en cinco años el 30% de la cartera de construcción del Grupo Avintia sea industrializada"
  • "Con la industrialización el consumidor va a lograr comprar un mejor producto a un precio similar"
Gonzalo Galindo (Cemex Ventures) y Antonio Martín (Avintia)

La industrialización en el proceso de construcción de las viviendas ha sido y sigue siendo uno de los grandes retos a los que se enfrenta el sector residencial. Esta nueva forma de "fabricar" casas se presenta como una de las mejores soluciones para aportar sostenibilidad, eficiencia y control de plazos y costes a un proceso que hasta la fecha ha sido muy manual.

En este sentido, el Grupo Avintia ha dado un paso de gigante y lo ha hecho de la mano de Cemex Ventures, con la que ha lanzado Wallex, un sistema constructivo panelizado offsite y autoportante que simplifica los procesos tradicionales de construcción y combina la ingeniería de proceso con las últimas herramientas para el control de producción y montaje. La nueva sociedad se integrará en ÁVIT-A, el sistema Integral de construcción industrializada de Grupo Avintia.

"La palabra integral es la clave y lo que nos diferencia principalmente del resto", explica Antonio Martín, presidente de Grupo Avintia, que apunta que "la industrialización ha llegado para quedarse, ya que la situación actual del sector no es sostenible, ni para el constructor, ni para el promotor, ni para el cliente".

Una de las ventajas que aportará este sistema pionero en España, que aplica la industrialización desde el proceso de diseño e ingeniería, hasta la fabricación e instalación en obra, es el recorte en los tiempos de entrega "ya que reduce entre seis y ocho meses la parte de construcción de una obra tradicional", señala Martín, que destaca que el factor tiempo es muy relevante, especialmente "para negocios en los que no sea entregar y salir, como pueden ser los proyectos de alquiler, los hoteles o las residencias de estudiantes".

De hecho, un gran nicho de negocio para ÁVIT-A y Wallex se encontrará en los proyectos de alquiler que quieren promover las distintas administraciones y donde Avintia espera llevarse un trozo importante del pastel. "En los próximos años va a haber un mercado latente muy importante que van a ser los proyectos públicos que van a sacar tanto el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid, como el Gobierno central. Entre todos aspiran a levantar unas 50.000 viviendas para alquiler", explica Martín, que cree que podrían acaparar "entre un 10% y 15% de este mercado, lo que nos llevaría a una producción de algo más de 5.000 unidades en los próximos años, sin tener en cuenta el mercado privado".

Fábrica de Avintia

Estas viviendas se producirían en la nueva planta de Wallex, que van a poner en marcha en Carabias (Segovia) y que "tendrá una capacidad productiva inicial de 1.000 viviendas al año", explica Gonzalo Galindo, responsable de Cemex Ventures, que destaca que la planta podría llegar a trabajar hasta con tres turnos multiplicando por tres su producción. "Lo cierto es que esperamos que la capacidad de penetración que tengamos en el mercado sea bastante alta, ya que es un producto que queremos focalizarlo en el mercado del alquiler", destaca Martín.

Según concreta Galindo, es muy probable que "la fábrica esté operativa en marzo y desde ese momento el volumen de producción irá escalando, ya que tenemos promociones alineadas para dar actividad a la planta, que, previsiblemente estará funcionando a su máxima capacidad en un par de años".

"Ahora mismo tenemos el 50% de la producción del año que viene cerrada con diferentes empresas", puntualiza Martín, que asegura que el objetivo "es que en cinco años entre un 25% y 30% de la cartera de construcción del Grupo Avintia sea industrializada".

Ventajas del sistema

La nueva fábrica, de 8.000 metros cuadrados, a la que han destinado una inversión de unos cinco millones de euros, "supondrá un impulso a la actividad industrial en la zona y potenciará la generación de empleo cualificado", explica Galindo, que cree que una de las principales ventajas de la industrialización en el sector inmobiliario es la apuesta por un empleo más estable y profesionalizado.

"Cada vez va a haber menos mano de obra disponible para la construcción tradicional, y las empresas del sector tenemos que contar con ese factor", destaca el directivo de Cemex Ventures, que cree que la eficiencia y sostenibilidad de este sistema, que mejora la huella medioambiental de los proyectos gracias al mejor aprovechamiento de los recursos y materiales y el descenso de residuos generados, también va a ser clave para su éxito.

En cuanto al impacto que la industrialización tendrá en el usuario final o comprador de la vivienda, Galindo señala que lo que va a lograr el consumidor es "comprar un mejor producto a un precio similar".

Porque de hecho, una de las falsas creencias que giran entorno a la industrialización es que "se concibe generalmente como construcción de abaja calidad, cuando no es así. El producto que vamos a fabricar nosotros será diferencial y no solo por el sistema constructivo, también por su alta calidad", apunta Martín.

Materiales pioneros

En este sentido, Galindo explica que Wallex suma el valor diferencial de su solución constructiva panelizada offsite, que, a través de la tecnología avanzada de hormigón Resilia e Insularis de Cemex, ofrece una mayor resistencia con menor espesor, eliminando aislantes plásticos y resultando en mejores cualidades acústicas y térmicas.

Este sistema de construcción industrializada "funciona sin ninguna tensión hasta 15 plantas, pero entendemos que entre nueve y 10 plantas es el proyecto optimo", explica Martín, que asegura que ya han hecho un prototipo para una promoción de Tectum que se compone de 124 viviendas que se destinarán a alquiler en Móstoles (Madrid).

Por su parte, Galindo destaca que el diseño de los proyectos "es la receta secreta, ya que este sistema tiene la capacidad de poder traducir diseños diversos en este proceso constructivo para fabricar el producto exactamente como el arquitecto lo pensó en un principio".

comentariosforum4WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 4
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Bjki
A Favor
En Contra

Pues que lo hagan, o es que hay que pagarles.

Puntuación 3
#1
marc 99
A Favor
En Contra

Estupendo. Pues prepararos a comeros morosos, okupas y confiscaciones, y que los tribunales se pongan de parte de los delincuentes. En España hay profunda inseguridad jurídica, no es fiable para invertir.

Puntuación 4
#2
navegante, la izquierda predica pero no da ejemplo.
A Favor
En Contra

No creo que los políticos les dejen construir mucho mientras Sánchez y el chepas tengan bolsillo, y además lo tienen roto.

Puntuación 3
#3
Libertad de oportunidades
A Favor
En Contra

#1 La verdad que parece un mensaje al Estado para que lo haga. Y el sueño de cualquier gobierno y de este en especial sería tener la capacidad de construir esas viviendas, con el dinero de todos, claro. Y en unos años a ver ministros en el consejo de dirección.

Puntuación 2
#4