Empresas y finanzas

¿Cómo será la desescalada laboral? Los problemas de volver al trabajo en medio de la pandemia

  • El fin del confinamiento, un dilema tanto para empresas como trabajadores
  • Distanciamiento social, rediseño de espacios y soluciones tecnológicas...
  • ... serán la tónica durante los próximos meses en el entorno laboral
Foto: Reuters.

"La parte contratante de la primera parte será considerada como la parte contratante de la primera parte". A más de uno le habrá venido a la cabeza el mítico gag de Groucho Marx en Una noche en la ópera (1935) al escuchar estos días explicar al Gobierno las fases de la desescalada.

Un regreso a la 'normalidad' escalonado y que en el plano laboral está repleto de incógnitas. Volver a las oficinas, a las fábricas, a las tiendas… Sí, pero ¿cómo? Ni siquiera las empresas que ya cuentan con un plan de retorno tienen en realidad demasiado claro cómo se va a articular y supeditan su ejecución a la evolución de la pandemia.

Vuelta escalonada

"Regresaremos cuando sea seguro", dijo hace unos días Carlos Torres Vila, presidente de BBVA, en un encuentro virtual al que asistieron cerca de 65.000 empleados del Grupo. Un regreso a las dependencias físicas de la entidad que, adelantó, se producirá "de forma gradual y siguiendo las recomendaciones de las autoridades sanitarias en cada país". También Correos ha explicado en un reciente comunicado su plan de reapertura en tres fases de aplicación sucesiva en las que irá ampliando progresivamente sus horarios de atención al cliente.

Devolver a los trabajadores a sus puestos supone un desafío logístico y organizativo enorme para las empresas. Son muchas las variables que hay que manejar para garantizar la seguridad y la protección de la salud de empleados, clientes y proveedores. Unas medidas para las que, además, "no se dispone de un guion previo, al menos de esta magnitud", apunta Susana Marcos, CEO de PeopleMatters. Esta directiva advierte de que, aunque en general las compañías están reaccionando con agilidad a la urgencia del momento, sus movimientos "se están centrando mucho en el cortísimo plazo y en los aspectos más básicos, pero muy poco en los más estratégicos de un futuro post-crisis".

¿Cuáles van a ser las principales preocupaciones una vez se reabran las puertas? "A corto plazo, la necesidad de seguir manteniendo la distancia y la protección necesarias para que no se produzcan rebrotes y poder llevar una vida normal sin miedo al contagio. A medio, garantizar una actividad normalizada para que el negocio puede operar y se generen ingresos suficientes para hacer viables y sostenibles las empresas y los empleos", resume Marcos.

Seguridad como prioridad

'Seguridad' es el leitmotiv absoluto de la operación retorno. Porque, como recuerda Alejandro Pociña, presidente de Steelcase, sin seguridad no puede haber productividad. "Es imposible que rindas en tu puesto si mientras estás realizando tu trabajo estás preocupado por tu salud", zanja. Todos los protocolos insisten en esa premisa, con los equipos de protección individual, la higiene y el distanciamiento social como medidas estrella. En su comunicado, Correos informaba de que ha repartido 5.348.000 guantes, cerca de 466.000 toallitas desinfectantes, 370.000 mascarillas y 15.710 litros de gel hidroalcohólico entre su plantilla. También se han instalado 5.117 mamparas protectoras en sus oficinas de todo el país. Respecto a la higiene, Steelcase recomienda que suelos, paredes y cualquier superficie de las dependencias de trabajo se limpien con frecuencia. Y también resalta la importancia de asegurar que el espacio cuenta con sistemas de control de calidad del aire, humedad o niveles de CO2.

"Lo primero será definir la disposición de la oficina: las mamparas, la distancia de seguridad o los pasillos entre las mesas para la circulación"

El espacio de trabajo y sus elementos físicos van a jugar un papel singular. "Lo primero será definir la disposición de la oficina: las mamparas, la distancia de seguridad o los pasillos entre las mesas para la circulación", indica Alejandro Pociña. Aunque tan importante como organizar ese puzle, será explicarlo a sus jugadores por medio de protocolos claros y formación adecuada. "De lo contrario corremos el riesgo de que las personas trabajen bien individualmente, con sus mascarillas y manteniendo las distancias, pero luego se vayan todas juntas a tomar el café", advierte el directivo de Steelcase. La firma acaba de publicar una guía en la que recomienda señalizar bien el lugar de trabajo por medio de carteles, marcas en el suelo o sensores luminosos para ayudar a empleados y visitantes a circular correctamente por las dependencias o visualizar qué espacios de trabajo están libres o, por el contrario, no deben ser ocupados.

Adiós praderas, hola teletrabajo

El modo en el que los profesionales se van a relacionar con su lugar de trabajo también entra en revisión. En los últimos años se habían impuesto los diseños abiertos y las mesas corridas como facilitadores de la innovación y la colaboración en las empresas. Pero este esquema es 'virus friendly' y queda totalmente desaconsejado mientras dure la pandemia. ¿Significa esto una regresión hacia los viejos despachos y cubículos individuales? Tal vez momentáneamente. En todo caso, Alejandro Pociña cree que se tiene que evolucionar hacia un modelo ultra flexible "que permita modificar elementos estructurales y cambiar la densidad de presencia de empleados en función de las necesidades de cada momento".

En esa ecuación de máxima elasticidad, parece inevitable que el teletrabajo pase de solución puntual o de emergencia a política plenamente establecida en las empresas. Junto a él, otros elementos tecnológicos como domótica, sensores luminosos, apertura automática de puertas o identificación por voz podrían ganar protagonismo ante la presumible etapa de 'asepsia' laboral que se avecina, en la que tocar superficies, objetos o personas se considera una actividad de riesgo.

Salvoconducto digital

Pero la tecnología puede ir todavía más lejos en su cruzada antivirus. La consultora alemana ETL Global y la firma española Indenova han desarrollado una aplicación basada en big data para dotar a empresas y autoridades de la que, a su juicio, es la única medida de seguridad eficaz frente al coronavirus: información fidedigna acerca quién lo tiene y quién no.

Según José Luis Suárez, socio de ETL Global, abrir sectores escalonadamente, colocar mamparas o utilizar mapas de calor para identificar posibles contagiados -"el 60% de ellos son asintomáticos para la fiebre", recuerda- "son pseudomedidas que pueden tener cierta utilidad psicológica, pero no garantizan los niveles seguridad que exige el desconfinamiento". Y reclama: "Si de verdad quieres reactivar la economía, necesitas medidas que si bien no sean eficaces al 100% -el 100% es imposible-, se acerquen bastante".

Su propuesta implica la realización masiva de test homologados y fiables de COVID-19 para identificar qué miembros de la población están infectados, quién no ha pasado la enfermedad o quién posee anticuerpos y es, por tanto, inmune. La solución encripta el historial sanitario del ciudadano, incluyendo los resultados del test diagnóstico, y emite una identidad única e intransferible que actúa como salvoconducto para poder circular libremente.

Distanciamiento social

Mientras se resuelve (o no) la controvertida cuestión de los test masivos, parece claro que habrá que seguir recurriendo a medidas de distanciamiento social. "Tenemos que acostumbrarnos a que la distancia mínima de relación entre personas ya no son los 40 centímetros de antes, sino dos metros", recalca Pociña. Algo especialmente difícil de aplicar en la práctica si se tiene en cuenta que no sólo las propias dinámicas de trabajo -reuniones, dinámicas colaborativas, estructuras compartidas, etc.- complican la observación rigurosa de esta norma, sino, en el caso de España, también la cultura. Susana Marcos, vaticina que estas se irán relajando a medida que pase el tiempo. "En los primeros momentos, evitaremos al máximo el contacto con otras personas, no sólo porque así lo dicten los nuevos procedimientos, sino por puro miedo a ser contagiados. Pero creo que echaremos mucho de menos el contacto, el intercambio, el roce, la compañía… Elementos todos ellos caldo de cultivo para la creatividad, el debate, el compromiso o la vinculación emocional".

¿Volveremos algún día a la normalidad? La CEO de PeopleMatters así lo cree. Aunque, matiza, será una normalidad un poco distinta a la anterior. "Se llama evolución y siempre se ha producido tras una crisis. Habremos aprendido algunas lecciones y progresado en algunos aspectos. Seremos más prudentes, más limpios, quizá más previsores y seguramente un poco más pobres. Pero creo que muchas lecciones se nos olvidarán rápidamente y volveremos a nuestros hábitos previos". Entre ellos, augura Marcos, "al de darnos besos en las mejillas para saludarnos".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum3
forum Comentarios 3
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Jurgolero
A Favor
En Contra

Vuelvo a repetir, que desescalada no existe, de hecho el corrector la subraya como incorrecta/inexistente nada mas escribirla. Alguien escaló algo durante estas semanas de atrás ?..., y aunque lo hubiera hecho, la acción contraria sería descender. Tampoco existen desfollada, desescupida, desborrachada, desmordida .....

Puntuación 6
#1
Jesulin ha entrado en el Gobierno
A Favor
En Contra

#1, totalmente de acuerdo.

Tal vez se refieran a que hemos ESCALADO la montaña hasta alcanzar el pico más alto y, una vez superada la famosa curva, ahora estamos, “EN DOS PALABRAS”, en la “DES-ESCALADA”.

Creo que JESULIN forma parte del Consejo de Menestras y esta nueva palabra debería escribirse con un guion separador.

Esta nueva animalada con el diccionario de la RAE ¿Podría ser la influencia de VeneZuela en la nueva EZpaña?.

Puntuación 1
#2
Jesulin ha entrado en el Gobierno-2
A Favor
En Contra

Otra expresión es la “Nueva Normalidad”.

Supongo que quieren decir que en la Fase 6, la Fase 5 es cuando Sánchez sale del Gobierno, estaremos en una situación de transición hasta que todo vuelva a ser normal, como antes.

Esta Fase 6 se extenderá hasta que se disponga de una vacuna, todos hayamos sido vacunados y el virus erradicado de la faz de la tierra.

Puntuación 1
#3