Empresas y finanzas

El coronavirus golpea al cine: el sector se enfrenta a pérdidas de hasta 2.500 millones

  • Desde el inicio de la crisis se han paralizado 91 rodajes con un coste de 200 millones
Madrid

El coronavirus está afectando de manera importante a todos los sectores y el del cine no es una excepción. El miedo a la pandemia ha infectado al mundo audiovisual, sus consecuencias se han notado de manera inmediata en la industria del entretenimiento, donde se han paralizado rodajes, se retrasaron estrenos de renombre y se cerraron salas de cine.

En España, desde el comienzo de la crisis se han paralizado 91 rodajes, lo que supone un coste de entre 150 y 200 millones de euros, según la Asociación Estatal de Cine, que engloba alrededor de 40 productoras. Asimismo, si el coronavirus les obliga a una inactividad de cuatro meses, las pérdidas para este año serán de 2.500 millones de euros.

La prioridad del sector es seguir manteniendo los sueldos y el tejido empresarial, que tiene unos costes de 104 millones de euros al mes. Jose Nevado, director general de la asociación, afirma que "la mayoría de las productoras audiovisuales somos pymes, esta crisis puede acabar con nosotros y entendemos que todos tenemos que arrimar el hombro y ser solidarios para que la industria siga viva", según informa EFE.

Para lograrlo varias productoras se han adherido a las medidas que plantea el Club de Productores Europeo. Entre ellas se encuentra la petición de levantar temporalmente las restricciones al estreno en plataformas. "No tiene sentido, con las salas de cine cerradas, que si estrenamos en plataformas tengamos que devolver las ayudas públicas", apunta Nevado.

Según un informe de la Unión de Actores y Actrices, los salarios dejados de percibir por el coronavirus ascienden casi a los siete millones de euros, esta cifra únicamente refleja las pérdidas directas e inmediatas de los actores y las actrices en salarios en el mes de marzo y parte del mes de abril. A medida que esta situación se prolongue en el tiempo, las pérdidas irán aumentando exponencialmente.

El 23 % de las actrices y los actores que se han visto afectados por medidas de reestructuración empresarial han sido despedidos.

A los despidos hay que sumarle que gran parte de los actores en situación de aislamiento o contagio no están incluidos tampoco dentro del ámbito de aplicación del Real Decreto-Ley 6/2020, por lo que la mayoría no son beneficiarios de prestación económica alguna más allá de un acceso especial a la prestación por desempleo, que no afecta más que a aquellos cuyos contratos de trabajo han sido temporalmente suspendidos de acuerdo con los criterios aplicables al régimen general de trabajadores por cuenta ajena.

La mayor parte de las pérdidas se dan en el sector teatral cuyo montante asciende a 5.781.624 euros y solo 1.111.930 euros corresponderían al sector audiovisual. Esto puede deberse a que la mayoría de las personas consultadas pertenecen a las artes escénicas, además del hecho de que la intermitencia es mucho más aguda en el cine o la televisión que en el teatro.

En cuanto a los trabajadores artísticos del teatro afectados por medidas de reestructuración empresarial, el 55,13 % trabajaban para teatros privados, el 26,68 % en teatros públicos y el 18,19 % en salas de pequeño formato. En el sector audiovisual, casi dos tercios de los casos (el 62,96 %) han sido en obras de ficción para televisión, el 29,63 en obras de cine y el 7,41 % en obras de publicidad.

Estas cifras en teatro se traducen en el 15,36 % de las obras canceladas definitivamente, el 11,02 % suspendidas con garantías de reincorporación al trabajo y el 73,62 % suspendidas sin garantías de reincorporación. En el sector audiovisual, estos porcentajes se fijan en el 6,90 %, el 8,62 % y el 84,48 % respectivamente.

Medidas para la cultura

Ante esta situación, el Gobierno ha adoptado una serie de medidas dirigidas a atender a las especifidades del sector cultural, que afectan tanto a los ERTE como a la prestación extraordinaria por cese de actividad para los autónomos.

En ese sentido, el compromiso del mantenimiento del empleo establecido en la disposición adicional sexta del Real Decreto-Ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19, se valorará "en atención a las características específicas de los distintos sectores y la normativa laboral aplicable, teniendo en cuenta, en particular, las especificidades de aquellas empresas que presentan una alta variabilidad o estacionalidad del empleo o una relación directa con eventos o espectáculos concretos, como sucede, entre otros, en el ámbito de las artes escénicas, las musicales, la creación literaria, la cinematografía y el audiovisual.", asegura en un comunicado el Ministerio

De esta forma, en el caso de los contratos temporales el compromiso de mantener una contratación posterior de seis meses no se entenderá incumplido cuando el contrato se extinga porque haya finalizado el tiempo convenido o la realización de la obra o servicio para el que se contrata, e incluso, cuando no pueda realizarse de forma inmediata la actividad objeto de contratación.

Por lo que se refiere a la prestación extraordinaria por cese de actividad para los autónomos, en el ámbito de las actividades culturales se amplía el período a tener en cuenta para acreditar la reducción de los ingresos de seis meses a un año. Con ello se pretende dar cobertura a las profesiones culturales que suelen tener un carácter discontinuo y, en muchas ocasiones, estacionales.

La Unión de Actores y Actrices critica que las medidas no hayan sido consensuadas con el sector y que "no hay ni una sola referencia a la intermitencia" ya que "evita hablar de ella".

Asimismo, junto a asociaciones del sector, han elaborado un documento con una seria de medidas que piden al Gobierno que ponga en marcha. Entre esas medidas están: establecimiento en el SEPE de un sistema de Ventanilla Única o de vía telefónica específica para los trabajadores de la cultura con personal especializado en las especiales características de cotización de los artistas, reconocimiento del derecho de acceso a la prestación de desempleo prevista en la Ley General de la Seguridad Social, para aquellos trabajadores de la cultura que han visto anuladas o canceladas las prestaciones laborales que iban a desarrollar.

Además, piden el establecimiento de un fondo de ayuda financiado a través de dotaciones extraordinarias de las sociedades de gestión de derechos de propiedad intelectual o el abono por parte de las Administraciones Publicas de aquellas actuaciones canceladas por la crisis del coronavirus.

Ayudas de 15 millones

La Sociedad General de Autores y Editores ha destinado, ante la crisis del coronavirus, 15 millones de euros en concepto de ayudas económicas y sociales para los socios que las necesitan. En cuanto a las ayudas económicas, se han creado los fondos SGAE-Corona, consistentes en una ayuda de hasta 3.000 euros a socios que no puedan acogerse a otras medidas de la Sgae para la compensación de pérdidas por el cese de su actividad por motivo del coronavirus y se ha habilitado una línea de anticipos inmediatos del 30 por ciento respecto de las liquidaciones del último semestre de 2019, así como un servicio de asesoramiento para la solicitud de ayudas públicas.

En cuanto a las medidas de carácter social, la SGAE ha puesto a disposición de los socios, con más de 70 años, que vivan solos y con menos recursos, un servicio de comidas saludables, hecho todos los días, a domicilio y un programa solidaridad efectiva entre autores, socios voluntarios que llaman a socios mayores que están solos en su casa, dirigida fundamentalmente a paliar los efectos negativos del aislamiento en los más vulnerables.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0