Empresas y finanzas

Renfe pide ayuda a los ayuntamientos para vender billetes en las estaciones pequeñas

  • Los concursos para dar al sector privado la atención al público quedan desiertos
Estación de Llanes (Asturias)

Renfe tiene problemas para dotar de personal a las estaciones pequeñas y así cumplir con su compromiso de mantener la venta de billetes en las taquillas y la atención al público. El servicio tenía que haber pasado a manos del operador ferroviario el pasado 1 de enero, pero el traspaso pilló a Renfe con el pie cambiado y no tenía una alternativa preparada.

La compañía que dirige Isaías Tabóas llegó a un acuerdo con Adif para que siguiera haciéndose cargo del canal de venta en las estaciones con menos actividad hasta el 31 de marzo y así ganar tiempo para armar una solución que pasaba por dejar en manos empresas privadas la venta física de billetes. La compañía licitó varios concursos con la idea de adjudicarlos a finales de enero o principios de febrero pero, no solo no se han resuelto, sino que la mayoría se han declarado desiertos al no haber recibido ninguna oferta.

"Se trabaja con los ayuntamientos para incorporar personal de la bolsa de empleo municipal en tareas de atención al público"

Ante el riesgo de no poder cumplir con el nuevo calendario, Renfe ha desistido de relicitar el grueso de los concursos con mejoras y ha decidido pedir ayuda a los ayuntamientos de las localidades donde están ubicadas las estaciones para encontrar personas que estén dispuestas a prestar los servicios de venta de billetes y atención al clientes. "Con las estaciones cuyos concursos han quedado desiertos, se trabaja con los ayuntamientos para incorporar personal de la bolsa de empleo municipal en tareas de atención al público", informan fuentes de Renfe a este diario.

Según los datos a los que ha tenido acceso este diario, Renfe sólo ha conseguido adjudicar a Ilunion el contrato para la Estación Maliaño-La Vidriera, ubicada en Camargo (Cantabria), por unos 25.200 euros al año. Los servicios se prestarán entre las 8.00 y las 11.00 horas y de 16.20 a 17.20 horas. Además de vender billetes, el personal de esta estación se tendrá que encargar de la tesorería, la megafonía, el departamento de objetos perdidos y la gestión de las máquinas autoventa de Renfe Viajeros.

Los contratos licitados por el operador dividen las estaciones en dos tipos: las que tendrán venta de billetes en taquilla y las que sólo dispondrán de máquinas autoventa. En el grupo de las primeras se encuentran los apeaderos de Alcoi, Almansa, Alcoi, Calahorra-La Rioja, Monzón Río Cinca, Talavera de la Reina, o Castejón de Ebro. Los concursos de todas estas infraestructuras se han quedado desiertos por lo que Renfe está buscando contratar a vecinos de la zona para hacerse cargo del canal de venta. En concreto, de las 24 estaciones con menos actividad que contarán con taquillas, once se han quedado desiertas y el resto siguen abiertas o están en evaluación, situación que no implica que vayan a ser adjudicada (ver gráfico).

El resto de las estaciones pequeñas afectadas por el cambio de gestor, las que sólo van a tener máquinas de autoventa y atención puntual al cliente, también tienen problemas para encontrar personal. El grueso de las licitaciones que ha sacado Renfe para las estaciones pequeñas de las distintas regiones han quedado desiertas por los bajos precios y la organización de los horarios. Por ejemplo, en la zona de Cantabria y Asturias se ha sacado un concurso para gestionar las máquinas y atender a los clientes en 14 estaciones por unos 51.536 euros al año, que no ha recibido ninguna oferta. Entre las infraestructuras se encuentran las de Cudillero, Fugaredo, Llanes, Navia o Luarca. El concurso de Galicia, valorado en 37.000 euros tampoco ha recibido ofertas, igual que los de Aragón y Levante (ver gráfico)

Por su parte, Adif sí que ha adjudicado su concurso para prestar servicio de información, atención al cliente y venta de billetes en Astorga, Guillarei, O Carballiño, Peñaranda de Bracamonte, Puebla de Sanabria, Ribadavia, Sahagún, Sarriá y Viana a Ilunion por 618.204 euros.

No podrán contar con el personal de Adif y el operador no tiene alternativa todavía

Con la mirada puesta en la liberalización del transporte ferroviario, Renfe asumió la gestión del canal de venta de billetes hace unos años. Las estaciones de los grandes núcleos urbanos fueron las primeras en pasar a formar parte del operador y hasta se pactó con Adif un gran trasvase de personal (unas 1.000 personas), que se empezó a orquestar en 2016. Para el resto se acordó una moratoria.

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

forum Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Usuario validado en elEconomista.es
jajaja...
A Favor
En Contra

Eso Renfe lo tenía que hacer con personal propio porque son funciones propias de un auxiliar de estación. Además necesitan formación para todo el tema de billetaje, máquinas, expedición de billetes etc y no se lo puede dar una privada sino la propia Renfe que es bajo la que estarán las normas de expedición y venta. Es un atropello a los derechos laborales de los trabajadores perpetrado por una empresa pública en manos del PSOE. Tócate las narices, que piensan pagar a un empleado especializado, cuatro duros y que luego se lleve la pasta el amiguito de turno montándose una empresa para el tema....

Vaya caraduras

Puntuación 1
#1