Empresas y finanzas

Nuevo golpe en el sector constructor: Byco solicita concurso y amplía la lista de quiebras

Foto: Archivo

El sector de la construcción recibe otro golpe. Tras el preconcurso de Tilmon a finales del pasado mes de enero y es ahora Byco (antigua Inbisa Construcción) la que anuncia que ha solicitado la declaración de concurso voluntario de acreedores.

Concretamente, la compañía vasca presentó esta solicitud de concurso el pasado 3 de febrero ante los Juzgados de lo Mercantil de Bilbao. Byco se separó de Inbisa y depende ahora de Grupo Inberalia, si bien, ambas sociedades están participadas por Jesús González Moro.

La firma ha llegado a esta situación tras dos años en los que los costes de la mano de obra y los precios de los materiales de construcción han crecido a ritmo de dos dígitos, lo que ha reducido notablemente sus margenes.

La firma trabaja para Inbisa y para otras promotoras como Neinor, Q21 Real Estate o Solvia Development

"Dicha solicitud viene motivada por las dificultades previstas para atender próximos vencimientos, aunque hasta la fecha se encuentra al corriente en el pago de todas sus obligaciones con proveedores, empleados y administraciones públicas", explica la compañía en una nota.

Byco, que construye principalmente para la promotora Inbisa, apunta que "cuenta con diversas obras en curso para cuya continuidad se está preparando un plan que contemple la garantía de pagos de obra a ejecutar a proveedores y el cumplimiento de los compromisos adquiridos con clientes". La firma trabaja también para otras promotoras como Neinor, Q21 Real Estate o Solvia Development.

Asimismo está "en proceso de valorar la presentación a corto plazo de una propuesta de Convenio Anticipado para el pago de la deuda junto con un Plan de Viabilidad de la empresa basado en una reestructuración de la misma y de la reorientación del negocio a una actividad más centrada en la especialización en obra no residencial así como en la Proyección Técnica y control y monitorización de obras en base al conocimiento y experiencia de sus equipos".

La compañía, que cuenta con cuatro delegaciones (Vizcaya, Madrid, Málaga y Barcelona), asegura que tiene interés y voluntad de minimizar el efecto de la actual situación y apunta que esta está provocada por "en gran medida por la crisis generalizada en el sector, que viene afectando igualmente a importantes empresas en los últimos meses por la reducción drástica de márgenes, el encarecimiento de costes y la conflictividad en los desarrollos y liquidaciones económicas de ciertas obras".

Según los resultados de la empresa al cierre de 2018 registró unas pérdidas de 3,3 millones de euros, frente a un resultado positivo de 3,7 millones en 2017. Según sus cuentas, la contratación de obras de la firma cayó ese año un 35%.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum5
forum Comentarios 5
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Usuario validado en elEconomista.es
polo_19076
A Favor
En Contra

Ya lo venimos comentando varios días, el sector del ladrillo está muerto en España y debe caer. Buen reguero de cadáveres va a dejar otra vez...

Puntuación 25
#1
¿¿??
A Favor
En Contra

Y LAS QUE VENDRAN, PORQUE SE HAN PLANTADO MAS GRUAS QUE ACELGAS, Y NO HAY DEMANDA SOLVENTE.

Puntuación 26
#2
Cuidadin
A Favor
En Contra

Este 2020 algún banco acabara pagando en ladrillos a los depositantes, se ve venir.....

Puntuación 18
#3
No quiero progres
A Favor
En Contra

O el ladrillo baja ya o nos vamos a la mierda. La gente no tiene trabajo y no sale de su provincia, porque fuera de las grandes ciudades no hay trabajo, por el maldito ladrillo. España está arruinandose porque se da los recursos a pensionistas de dos mil euros y funcionatas y se deja tirado a la juventud, con contratos de mierda y vivienda inaccesible. La crisis de 2008 va a ser jauja con lo que nos viene en pocos meses. Esto es una ruina. España quiere trabajo y quiere vivienda accesible. Progres pijos traidores de la clase trabajadora, sindicatos amarillos traidores, marisqueros, perroflautas y pijos, antiobreros. Con Franco habia trabajo, habia vivienda, habia familia.

Puntuación 13
#4
Tienen que bajar los precios
A Favor
En Contra

El precio de un piso de obra nueva para la clase media que se puede comprar en una gran ciudad es de 150.000 euros (año 2014-2015) no de 350.000 ( año 2019-2020) como se esta pretendiendo vender actualmente. Esto que lo vayan digeriendo las constructoras, promotoras, ayuntamientos... A ver si entre todos se dedican a construir pisos cercano a esos 150.000 euros. Con esto el parque de vivienda aumentaria y ademas las viviendas de alquiler bajarian de precio.

Puntuación 11
#5