Empresas y finanzas

Secuestro de nóminas en plena guerra por el trono de la mayor asociación del taxi de Madrid

  • El Comité de Empresa denuncia presiones para levantarse contra el presidente
Un taxi y una VTC. Foto: Efe.

La guerra por la presidencia de Gremial, una de las mayores asociaciones del taxi de Madrid, salpica ya a sus trabajadores. El Comité de Empresa ha denunciado que Ángel Julio Mejía, uno de los taxistas que pugna por el trono de la asociación, ha secuestrado las nóminas del mes de enero con el objetivo de "presionar a los empleados" para que se levanten contra la Junta directiva liderada por su oponente: Alberto de la Fuente Miñambres.

En una carta a la que ha tenido acceso este diario, el Comité explica que Mejía "se ha negado" a autorizar al Banco Santander el abono de los salarios a los empleados, algo que tendría que haber hecho como tarde el tres de febrero. "El señor Ángel Julio Mejía ha llegado a manifestar verbalmente y ante testigos que no iba a firmar las nóminas y que consideraba esa negativa como una medida de presión por su parte hacia la plantilla para que mostrara su oposición a De la Fuente", recoge la misiva en la que, a su vez, explican que los trabajadores son y deber ser ajenos a los conflictos por el poder.

"El señor Ángel Julio Mejía ha llegado a manifestar verbalmente y ante testigos que no iba a firmar las nóminas"

Según explican fuentes consultadas por este diario, Gremial lleva desde octubre sin pagar algunos contratos mercantiles también como parte de las medidas de presión. Y es que, al Ángel Julio Mejía se hizo con uno poderes ante notario como presidente de la asociación que le permitieron ponerse como cotitular de la cuenta de la asociación en el Santander, haciendo que su firma, junto a la de José María Saavedra, fuera imprescindible para realizar cualquier operación. Saavedra es el tesorero de la candidatura de De la Fuente, que ganó las elecciones del pasado 24 de noviembre, las segundas en menos de dos meses.

Fuentes cercanas a Ángel Julio explican que él no tiene acceso a la sede y que no puede firmar nada, ni tiene conocimiento de nada.

"No han parado hasta que se volvieron a repetir las elecciones nuevamente, pero en esta ocasión se han cometido numerosas irregularidades en las mesas de voto delegado", denunció Mejía tras perder las elecciones del pasado 24 de noviembre.

El líder de la candidatura, que ganó las del seis de octubre que fueron impugnadas y anuladas, explicó que iba a impugnar los comicios porque en los últimos días se habían llevado a cabo una serie de altas de nuevos socios que habían inclinado la balanza hacia la candidatura de Alberto de la Fuente. Mejía entendía que al ser una repetición de las elecciones de octubre se tendrían que haber celebrado con el mismo censo.

La guerra se complica

En diciembre de 2019, la juez de primera instancia número 37 de Madrid, le dio la razón en parte y suspendió cauterlamente la convocatoria de elecciones de noviembre y sus resultados, lo que obligaría a la Gremial a convocar comicios de nuevo. Y aquí es donde la guerra por los cargos de la Junta Directiva se ha complicado del todo.

Y es que, la candidatura de Leal, antiguo presidente de la Gremial, y de De la Fuente impugnaron los comicios del seis de octubre por "pucherazos" e "irregularidades". Ángel Julio ganó por uno o dos votos. Al final la Junta decidió aceptar esa impugnación en sesión extraordinaria y convocar nuevas elecciones para noviembre. Una vez la juez ha anulado cautelarmente las decisiones de la Junta, habría que convocar otra para ver qué se hace con las impugnaciones presentadas. El problema del auto de medidas cautelares, que ha sido recurrido, es que no aclara qué pasa después de la anulación de las decisiones de la Junta, ya que no dice que las elecciones de octubre sean válidas, ni señala si tiene que haber un cambio de cúpula para la transición

Mejía considera que los resultados que le dan la victoria son válidos y se autoproclamó presidente

Mejía considera que al haberse anulado las decisiones adoptadas en la asamblea Extraordinaria del cinco de noviembre, se anulan los resultados de las elecciones del 24 de noviembre, validándose automáticamente los de las celebradas el día 6 de octubre sin necesidad de convocarse unas nuevas elecciones, por lo que esos resultados son válidos, y en consecuencia se ha autoproclamado presidente de la Gremial, que cuenta con unos 6.000 socios. Sin embargo, en el auto de medidas cautelares no se habla de destituir a nadie o de nombrar una junta provisional hasta los próximos comicios por lo que De la Fuente se mantiene también como presidente, generando fuertes tensiones.

"Cuando los demandantes solicitaron las cautelares deberían haber pedido específica y concretamente la suspensión de funciones de la junta directiva actual y el nombramiento cautelar de Ángel Julio y su equipo. La juez civil no puede conceder algo que no han pedido y por tanto solo se les concede la emisión de una declaración de suspensión sin efectos concretos. La mera declaración de unas elecciones no conlleva ninguna orden adicional", explica Antonio Cabello de Rivas Lebrón, magistrado-juez jubilado, en un escrito.

¿Quién es más grande?

En cuanto a la importancia de las asociaciones, existe una división en el sector sobre si Gremial es la mayor o lo es la Federación de Julio Sanz. En el reparto de la comisión de transporte de la Comunidad de Madrid, la de Sanz tiene el 41% del peso y la Gremial el 31%. En este punto, fuentes de la asociación explican que ellos presentaron más socios que la Federación pero que la Comunidad hace una encuesta entre los nombres presentados para fijar los porcentajes y que en su caso contestaron menos socios a las preguntas por lo que en la extrapolación que se hizo perdieron peso. Así, insisten en que, con 6.000 socios, son los primeros. Extremo que también defiende la federación.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.