Empresas y finanzas

Casi 50 municipios de Barcelona y Madrid, por encima del alquiler medio

  • Nueva publicación de 'La vivienda a fondo'
  • La media española para el arrendamiento se sitúa en 1.026 euros al mes
Foto: Archivo

El precio medio del alquiler en España se sitúa en 1.026 euros al mes y casi medio centenar de municipios de Madrid y Barclona superan esa cota, según datos de urbanData Analytics (uDA). De hecho, ambas capitales superan también esta media al situarse las rentas en Barcelona en los 1.431 euros y en 1.383 euros en Madrid.

Según los datos del segundo trimestre, frente al mismo periodo del año anterior, en la capital española los precios han experimentado una evolución del 5,6%, ligeramente superior al comportamiento registrado por el mercado en la Ciudad Condal, 5,30%.

"Indicadores de demanda como la evolución de la población, afiliación o esfuerzo de alquiler, entre otros, deben justificar o, al menos, acompañar el comportamiento del precio en el mercado. Este es el caso de primeras plazas como como Madrid y Barcelona", afirma Carlos Olmos, fundador y managing director de uDA. Sin embargo, continúa, "existen otras localidades como Palma o Málaga donde, aunque el aumento del precio también ha sido superior al 25% en estos últimos tres años, la demanda no acompañaba o no se sustenta en los mismos niveles, es decir, existe una burbuja bien inversora, por motivos de turistificación, etc en el precio de alquiler".

La tendencia al alza es generalizada y muchos municipios superan la media de las capitales

La tendencia al alza de las rentas ha sido generalizada y, en muchos casos, los municipios han superado la media de las capitales, como sucede en Santa Coloma de Gramenet (12,56%) o Parla (9,06%). "Cuando el esfuerzo de alquiler es muy superior al de compraventa, aparece el límite de accesibilidad en la demanda de esa zona, caso de L'Hospitalet por ejemplo, donde se pueden observar perfectamente las consecuencias con un crecimiento en el precio de alquiler de un 10,67% cuando en los últimos tres años aumentó un 31,49% y se encuentra un 12,5 por ciento por encima del precio de alquiler del 2008", explica Olmos.

Más en los alrededores

Pero hay precios más elevados en algunos municipios que en las ciudades, tanto en Madrid como en Barcelona –se han analizado los municipios con población mayor a los 2.000 habitantes (datos del cuarto trimestre de 2017) y un volumen de transacciones superior a 20–. En los municipios de alrededor a Madrid, el precio medio de la vivienda en alquiler supera ampliamente el ofertado en la capital. Alcobendas está a la cabeza dónde se alcanzan de media los 2.493 euros.

También destacan otros municipios más alejados del centro de Madrid, como Villaviciosa de Odón, en este caso por tener mayores rentabilidades que la capital (7,79%), pero lógicamente con mayor riesgo.

En Barcelona se presenta un comportamiento similar, ya que las rentabilidades más altas también se sitúan en las afueras de la provincia como sucede en Manresa, donde los alquileres rentan un 7%. Los municipios cercanos a la costa como Alella (con una renta media de 3.068 euros mensuales) o Cabrils (2.632 euros mensuales) están muy por encima de los precios de Barcelona.

"Hay ciudades como Madrid y Barcelona donde el esfuerzo de compra y alquiler son muy altos, pero se ven acompañados de un aumento en los ingresos de sus habitantes y un importante atractivo de inversión internacional", señala el experto.

Barcelona lidera el mercado

El mayor mercado de alquiler se encuentra en la capital catalana, de casi el 31%, frente a Madrid, donde no alcanza el 20%. Por otro lado, ambas ciudades cuentan con tasas de absorción (relación entre oferta y demanda) similares de más del 0,70%. En términos de inversión, el alquiler de una vivienda en Madrid tiene una rentabilidad bruta superior a Barcelona (5,6% frente al 5,3%).

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.