Empresas y finanzas

Basf gana un 24% menos en el tercer trimestre, lastrada por la guerra comercial

El grupo químico alemán Basf obtuvo un beneficio neto de 911 millones de euros en el tercer trimestre del año, lo que representa una caída del 24% en comparación con su resultado del mismo periodo de 2018, según informó la multinacional, que reconoció el impacto negativo de la guerra comercial entre Estados Unidos y China en sus cuentas.

"El conflicto entre EEUU y China está pesando en nuestro negocio", declaró Martin Brudermüller, presidente del consejo de Basf, quien señaló, además, "las incertidumbres relacionadas con el Brexit".

"Estos eventos están actuando como un lastre en la economía, no solo en los países exportadores de Europa. Los EEUU también está experimentando una evidente desaceleración", añadió.

No obstante, en los nueve primeros meses del ejercicio, la alemana duplicó su beneficio, contabilizando un resultado neto de 8.777 millones de euros, lo que representa un incremento del 101% respecto al mismo periodo del 2018, después de las desinversiones realizadas la pasada primavera en el negocio de petróleo y gas.

La facturación de la alemana hasta septiembre alcanzó los 46.566 millones de euros, un 1,1% inferior al dato del año pasado, incluyendo un retroceso del 6% de los ingresos en Europa, hasta 20.607 millones, y del 3% en Asia Pacífico, hasta 10.168 millones, mientras que en Norteamérica elevó un 5% sus ventas, hasta 12.904 millones, y un 18% en Sudamérica, hasta 2.887 millones.

Por otro lado, la compañía germana ha acelerado su programa de excelencia que busca alcanzar un aporte anual de su resultado bruto de explotación (ebitda) de 2.000 millones de euros para finales de 2021, señalando que en el presente ejercicio la compañía logrará una primera contribución positiva de 500 millones, aunque el director financiero de Basf, Hans-Ulrich Engel, advirtió de que esta aceleración del programa resultará en un cargo extraordinario de similar magnitud.

Asimismo, Engel señaló que hasta el pasado mes de septiembre la compañía había recortado unos 1.800 empleos en todo el mundo. De este modo, la plantilla global de Basf al cierre del trimestre era de 118.648 efectivos.

De este modo, la compañía prevé una contribución positiva de ebitda de entre 1.000 y 1.300 millones de euros, que se verá contrarrestada parcialmente por un coste extraordinario de entre 200 y 300 millones.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin