Empresas y finanzas

Más jamón polaco: Vall Companys lanza otra marca tras anunciar que solo vendería español

  • La empresa catalana es socia de Comapa, que vendía jamón de Polonia como si fuera español
  • La marca Montaño se distribuye con una oferta en Ahorramás con aceite de oliva

El jamón polaco a bajo precio gana cada vez más sitio en las cadenas de supermercados españolas. Si primero fue Comapa la que se lanzó a vender piezas de este país bajo la marca Sierra Alpujarra, dando a entender que el producto procedía de esta comarca granadina, ahora es uno de sus socios, el grupo catalán Vall Companys, el que está distribuyendo en las tiendas de Ahorramás jamón de este país de Europa del este con la enseña Montaño.

En este último caso el hecho resulta especialmente llamativo porque Vall Companys, que asumió en abril la gestión de Comapa y destituyó a sus anteriores gestores, había anunciado su decisión de retirar todo el jamón polaco de las tiendas y eliminar las marcas Sierra Alpujarra y Trevedul para evitar posibles confusiones al consumidor.

Aunque un comunicado remitido el pasado 18 de septiembre la compañía aseguró que "la nueva dirección de Comapa se abasteció de carne cien por cien nacional a partir de abril de 2019", la marca Montaño, que se registró en julio de 2016, no se dio de alta en el Registro Sanitario hasta marzo. La oferta de jamones polacos se lanzó en las tiendas de Ahorramas el jueves 26 de septiembre y los camiones salieron de los secaderos que Comapa tiene en las localidades granadinas de Atarfe y Otura entre los días 23 y 24 de ese mismo para llegar a los muelles de recepción de mercancía de la plataforma logística que la cadena de supermercados tiene en Velilla de San Antonio (Madrid) y poder ser distribuidos al público, según las fuentes consultadas.

De acuerdo con las mismas, el grupo catalán habría introducido en el mercado alrededor de 5.000 piezas. La oferta en las tiendas se inició el jueves de la semana pasada, 26 de septiembre, y finaliza el próximo 5 de octubre.

En concurso

Tras hacerse con el mando de Comapa, Vall Companys ha solicitado el concurso de acreedores de su participada, denunciando que los anteriores gestores, los hermanos Jaime y David Álvarez, habían incurrido en "prácticas comerciales agresivas no sostenibles".

Comapa estaba ofreciendo el jamón polaco con ofertas de dos piezas por 50 euros mientras que Vall Companys lo ofrece ahora a un precio único de 45 euros por unidad con una garrafa de aceite de regalo. Al contrario de lo que ocurría con la compañía cárnica madrileña, la catalana no utiliza sin embargo en ningún momento ningún tipo de nomenclatura que haga pensar al consumidor que el producto es español.

Sello indentificativo

Aunque en los jamones aparece el sello identificativo polaco, con una marca de PL, en las etiquetas se apunta que está elaborado en España para Jamones Duriber, filial de Vall Companys domiciliada en Guadalajara. En las etiquetas, lo único que se señala es que el jamón está curado a 1.476 metros de altitud.

Fuentes de Vall Companys explican que "la materia prima fue curada en el secadero natural, sin nitrificantes, que Comapa tiene en Trévelez" y que "esta materia prima fue adquirida antes del cambio de la dirección de Comapa el 11 de abril". Según la compañía, se ha utilizado una marca de forma puntual que estaba en desuso evitando enseñas que pudieran confundir al consumidor. "La mercancía cumple con la normativa comunitaria europea que permtie curar en España materia prima de cualquier país de la UE", insiste el grupo.

El problema de fondo, según explican en el mercado, es que aunque España es el segundo país productor de porcino de Europa y el cuarto a nivel mundial, gran parte de la cabaña se está vendiendo a China, golpeada por una peste porcina, que ha provocado además un aumento considerable de los precios.

El porcino polaco

Polonia es uno de los países de la UE que más casos positivos de peste porcina africana está reportando, lo que aumenta exponencialmente el riesgo de su propagación a España, según denuncian en el sector. Las autoridades de este país han estado investigando, además, sin en algunos mataderos se habían sacrificado animales enfermos, no aptos para el consumo humano. La importación de carne de otro país europeo para elaborar jamones es, en cualquier caso, legal.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum9
forum Comentarios 9
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Usuario validado en elEconomista.es
Diabolo
A Favor
En Contra

Qué pronto han aprendido !!!

Puntuación 9
#1
sebas
A Favor
En Contra

Hay que ser muy cutre para comprar esos jamones (y tener poco aprecio por la salud propia)

Puntuación 13
#2
AS
A Favor
En Contra

Este artículo canta.....

Puntuación -4
#3
JUDAS
A Favor
En Contra

YO LES REGALARÍA JAMONES DE ESTOS A LOS VOTANTES DEL HP DE ZAPA TERO

PARA QUE SE MURIERAN TODOS ELLOS Y TODA SUP VT A FAMILIA

Puntuación -12
#4
V for Vendetta
A Favor
En Contra

......memos mal que Montagno........rima con engagno........

Puntuación 2
#5
Degradación en toda regla
A Favor
En Contra

Qué más da que te envenenen con jamones polacos o españoles, el asunto es que te envenenas tu solito comiendo basuras expuestas en cualquier supermercado.

A más comer, más envenenamiento y de eso no se escapa nadie. Ilusos aquellos que por pagar más, creen que están a salvo del envenenamiento masivo al que someten todos los días a la población.

Pescados podridos y contaminados, carnes con más productos químicos que verdadera carne, verduras y frutas tratadas con productos cancerígenos y no se especifican y...

Disfruten del envenenamiento rápido o lento de una sociedad decadente y putrefacta.

Puntuación 1
#6
Carmen
A Favor
En Contra

4. Nena, no sé qué habrá comido tu cerebro, pero algo mucho peor que cerdo polaco con peste porcina de empresarios que votan al pp. Seguro.

Puntuación 0
#7
Caganer
A Favor
En Contra

Cerdo polaco vendido por una compañía independentista Catalana. Lerida es de lo más independentista estos días.

Si compras es que no valoras ni tu salud ni la de tu país.

Carecen de escrúpulos.

Puntuación 3
#8
Vuestros progenitores, espermatozoides y óvulos, ya están envenenados.
A Favor
En Contra

¿Por qué no habláis del cachondeo y envenenamiento por medio de los medicamentos?. Una forma sutil de envenenar.

Aquí si hay algo podrido, es la especulación con todo contra todos.

Cuando os levantéis, no miréis el reloj para saber la hora ya que puede estar trucada, manipulada, o simplemente preguntaros si lo que estáis viviendo es la realidad o una invención de vuestra mente.

En fin. Nacemos envenenados y morimos envenenados.

Puntuación 1
#9