Empresas y finanzas

Thomas Cook deja un agujero de 200 millones en el sector turístico de España

  • Exceltur, la patronal turística, revela la cifra en mitad de la crisis
  • El sector hotelero es el más expuesto al suponer un 60 % del total
  • El turoperador traía a España en torno a 6 millones de turistas al año

Thomas Cook, que se ha declarado este lunes en suspensión de pagos, debe más de 200 millones de euros al sector turístico español de la liquidación de la temporada de verano, según datos de la Alianza para la Excelencia Turística, Exceltur.

Su vicepresidente ejecutivo, José Luis Zoreda, ha explicado hoy a Efe que es el importe que Thomas Cook adeuda a empresas españolas de toda la cadena de valor que incluye, además del sector hotelero, toda una serie de servicios en el destino, y también, al ser transportista aéreo, a Aena.

Aunque el sector hotelero es el más relevante en este caso, al suponer un 60% del total, también están afectados empresas de autocares, alquiler de coches, guías o excursiones, es decir todos los servicios que el turoperador incluye en sus paquetes vacacionales.

Según Zoreda, el primer problema a corto plazo es, por lo tanto, la tensión financiera que se le ha generado al sector turístico español de una suspensión de pagos de esta naturaleza, por unas deudas que tardarán un tiempo en cobrarse "y a ver si se cobran en su integridad".

No significa pérdidas al 100%, pero el problema serio es para empresas que trabajan en exclusividad

Aunque "no significa que se vaya a perder el 100%, en la suspensión de pagos siempre hay una quita y luego te pagan dentro de varios meses o un año", ha añadido.

Zoreda ha matizado que la situación puede ser un serio problema para aquellas compañías que trabajan sólo con Thomas Cook, mientras que la cuestión se relativiza en caso de las empresas cuya facturación se diversifica entre otros muchos turoperadores.

En términos generales, Thomas Cook traía a España en torno a 6 millones de turistas al año, buena parte de ellos en la temporada alta.

A su juicio, lo más preocupante es que Thomas Cook tenía "dos sombreros", por un lado es un comercializador a través de las agencias de viajes y, por otro, un transportista aéreo.

Su desaparición en temporada baja tiene un impacto menor, pero no para Canarias, que arranca su temporada alta, por lo que, su efecto allí es doble, al perder la capacidad de comercialización y sobre todo la de transporte aéreo, ha subrayado.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0