Empresas y finanzas

Ikea factura 62.000 millones a través de Holanda para tributar menos

  • El franquiciador y el mayor franquiciado del grupo tienen su sede en Países Bajos
Madrid

Ikea, el gigante sueco del mobiliario, tiene su sede central en Älmhult, una pequeña localidad del país escandinavo. Su estructura fiscal, sin embargo, está a miles de kilómetros, en territorios de baja tributación, desde Luxemburgo, a Liechtenstein, Suiza u Holanda, llegando incluso, según se destapó en los papeles de Panamá, hasta las Antillas Holandesas o las Islas Vírgenes Británicas.

El grueso de su facturación se concentra, sin embargo, en Holanda, donde facturó en 2018 un total de 61.944 millones de euros a través de sociedades holding. Se trata de un país que ofrece numerosas ventajas fiscales y que permite de forma completamente legal desviar ingresos a sociedades domiciliadas en paraísos fiscales, justificados por el pago de royalties, sin tener que tributar por ello. Es lo que se conoce como el sandwich holandés.

Tanto Inter Ikea, la sociedad propietaria de la marca y de la propiedad intelectual, que cobra royalties por su uso, como Ingka Holding, el principal franquiciado del grupo, desde el que se gestionan los activos en Europa, Estados Unidos, Asia, Australia y Nueva Zelanda, entre otros, tienen su sede en los Países Bajos. De acuerdo con las últimas cifras depositadas en el Registro Mercantil holandés, entre las dos compañías suman activos por valor de 73.832 millones y en 2018 obtuvieron un resultado conjunto antes de impuestos de 3.818 millones. Ingka Holding cerró el último ejercicio, el 31 de agosto de 2018, con una facturación de 37.050 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 2% respecto del año anterior. Después del pago de 634 millones en concepto de impuesto de Sociedades en Holanda, esta compañía declaró un beneficio neto de 1.468 millones. Por su parte, Inter Ikea Holding obtuvo una cifra de negocios de 24.894 millones, un 7,3% más y tras abonar a la Hacienda de los Países Bajos impuestos por valor de 256 millones de euros, alcanzó un resultado neto de 1.449 millones de euros. Ingka es propiedad de la Fundación Stichting Ingka, creada también en Holanda en 1982 por Ingvar Kamprad, el empresario sueco fundador de Ikea, que falleció en 2018. Inter Ikea es propiedad, por su parte, de una sociedad luxemburguesa del mismo nombre, controlada a su vez por Interogo Foundation, con sede en Lichtenstein.

Los 'papeles de Panamá' revelaron que la estructura del grupo llegaba hasta las Antillas

La Comisión Europea, a raíz de un informe de Los Verdes que denunciaba el impago de 1.000 millones en impuestos, anunció en diciembre de 2017 la apertura de una investigación al grupo. Bruselas está analizando si Ikea utilizó un autocrédito firmado en 2011 entre dos sociedades del grupo por importe de 5.400 millones de euros para desviar beneficios a Liechtenstein. Interogo Holding AG, una sociedad domiciliada en el pequeño país centroeuropeo, concedió el préstamo a la holandesa Inter Ikea Systems BV para que ésta adquiriera a su vez los derechos sobre la marca a una tercera en Luxemburgo, I.I. Holding.

Tal y como informó hace dos años elEconomista con la documentación de los registros mercantiles tanto de Holanda como de Luxemburgo, la operación se cerró por un importe total 9.000 millones de euros.

Contencioso fiscal en España

En España, la filial ibérica de Ikea ha tenido que pagar por su parte a la Agencia Tributaria (Aeat) una multa de 62,2 millones de euros por el impuesto de sociedades, el IVA y el IRPF correspondiente al período 2010 y 2014, según figura en las últimas cuentas anuales, que detallan las actas fiscales firmadas en disconformidad.

La filial española se ha visto obligada a pagar 62,2 millones por una reclamación de Hacienda

La compañía explica que "con fecha de 16 de julio de 2018 la sociedad interpuso los correspondientes escritos de reclamación ante el Tribunal Económico Administrativo Central y procedió al pago de la totalidad de las cantidades reclamadas en dichas actas (51,7 millones de euros en concepto de cuota y 10,5 millones de euros de intereses de demora relativos al impuesto sobre Sociedades)".

Ante la apertura de un expediente sancionador, la empresa procedió además a presentar alegaciones frente a la Delegación de Grandes Contribuyentes de la Aeat hace justo un año, en agosto de 2018. Los principales conceptos cuestionados por la Administración Tributaria están relacionados con la deducibilidad de los servicios prestados por sociedades del grupo y el deterioro de los activos. Al margen de esta cantidad, la cadena de muebles de origen sueco también está pendiente de un recurso en la Audiencia por una reclamación de impuestos correspondiente al ejercicio 2007 por importe de 13,9 millones.

Ikea Ibérica cerró el último ejercicio con una facturación de 1.401 millones, un 2,41% más que el año anterior. Tras el pago a Hacienda de 18,3 millones, registró un resultado neto de 81,4 millones de euros, lo que supone un 11,72% menos.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1

Bien
A Favor
En Contra

Me parece perfecto. Que aprendan los políticos y funcionarios españoles y que dejen de hacer España un infierno fiscal para goce y disfrute de sus funcionarios más sádicos.

Puntuación 1
#1