Empresas y finanzas

Las amenazas veladas de Ryanair para que los tripulantes no vayan a la huelga

  • Cancela 14 vuelos el 1 y 2 de septiembre porque los paros "están condenados al fracaso"
  • Defiende que la mayor parte de los empleados trabajarán para "evitar más cierres y despidos"
  • Envía correos a los TCP para preguntar si secundarán las protestas, algo ilegal
Fotos de aviones de Ryanair

El conflicto laboral que enfrenta a los tripulantes de cabina (TCP) y los pilotos con Ryanair está cada vez más lejos de tener un final feliz. Tras varios encuentros que sólo han servido para alejar más las posturas, anunciar el cierre de cuatro bases en España, el despido de unos 512 trabajadores y sentar las bases para una oleada de huelgas en nuestro país, la compañía ha abierto un nuevo frente con los empleados que terminará en los juzgados. 

Así, la aerolínea de bajo coste ha iniciado una campaña de "coacciones" y "amenazas veladas" para evitar que los tripulantes secunden los paros en un momento marcado por la incertidumbre por el Brexit duro y el enfriamiento de la economía.

A tres días de que se celebre la primera jornada de la huelga de diez días convocada por los TCP (la de los pilotos empezaría el 19 de septiembre), la aerolínea ha enviado un comunicado en el que abre la puerta a que haya más cierres y despidos este invierno en España y en el que alerta a los sindicatos de que los ajustes anunciados "son irreversibles" y que realizar estas movilizaciones a "ocho semanas del Brexit es una temeridad". Unos comentarios que se suman a las encuestas que anoche empezó a mandar a los TCP de algunas bases para saber si iban a secundar o no la huelga. Maniobra que es ilegal en nuestro país y que, según denuncian los sindicatos, supone "una coacción clara" y "una presión" a los trabajadores para que no se movilicen.

Ryanair, que ha negado en un primer momento haber enviado estas encuestas, ha anunciado en la misma nota  que sólo va a cancelar 14 vuelos los próximos 1 y 2 de septiembre (seis el domingo y ocho el lunes) porque los paros no van a tener ningún tipo de seguimiento. En este punto, asegura que es una huelga "sin sentido" promovida "por unos pocos trabajadores de distintas bases" y que la mayor parte de la plantilla "se niega a secundarla".  

"La mayoría de nuestros tripulantes y pilotos ya han dicho que trabajarán y eso ayuda a que no se cierren más bases"

"Ryanair espera cancelar menos de ocho de sus más de 950 vuelos diarios hacia y desde España, tanto el domingo 1 como el lunes 2 de septiembre, gracias al gran trabajo de la gran mayoría de nuestros pilotos y tripulantes de cabina españoles que ya han confirmado que operarán según su horario previsto, o se ofrecerán como voluntarios para trabajar en sus días libres, con el fin de no alterar los planes de viaje de nuestros clientes y sus familias en septiembre. De esta forma evitarán aún más pérdidas de empleos y recortes en España este invierno", asegura la aerolínea de bajo coste. 

Fuentes sindicales consultadas por este diario no dan crédito a las declaraciones y señalan que puede ser un plan para debilitar sus posturas de cara a la reunión que tendrá lugar mañana con la compañía y el Ministerio de Trabajo para intentar acercas posturas antes del comienzo de la primera de las 10 jornadas. 

"Convocar tales huelgas a tan solo ocho semanas del Brexit es un acto de irresponsabilidad por parte de estos sindicatos"

En este punto, la irlandesa ha aprovechado el comunicado para pedir a los TCP, que son los que van a la huelga este fin de semana, que desconvoquen los paros.

"Ryanair pide a estos sindicatos españoles que desconvoquen estas huelgas sin sentido que están condenadas al fracaso, debido a que el cierre es irreversible en aquellas bases de invierno en pérdidas hasta que se resuelvan los retrasos en la entrega de los aviones Boeing MAX. Convocar tales huelgas a tan solo ocho semanas del Brexit es un acto de irresponsabilidad por parte de estos sindicatos", asegura la compañía que, deja entrever que las cosas se pondrán peor si las movilizaciones continúan.  

Pregunta a los TCP si irán a la huelga o si desean trabajar para minimizar los efectos negativos de la misma

En este sentido, según relatan varias fuentes sindicales, en las encuestas que Ryanair ha enviado a los TCP de la base de Gerona se plantean cuatro escenarios para conocer cuál es su intención y saber si puede contar con ellos o no para cubrir las bajas y sacar la operativa adelante. La primera opción de respuesta implica que el tripulante tiene que trabajar ese día y que pretende acudir a su puesto de trabajo. La segunda recoge que el empleado tiene que trabajar pero quiera ir a la huelga. La tercera apunta a que el TCP no tiene ningún vuelo ese día pero que "desea" estar disponible para "minimizar cualquier problema a los cliente" y el cuarto escenario dibuja la posibilidad de que el empleado esté de imaginaria (guardia) y desea trabajar.

Denuncia ante los juzgados

Ante esta injerencia, que ya se vivió en 2018 cuando, además, los jefes de las bases advertían a los TCP que no secundaran la huelga "si no querían tener problemas", los representantes de los trabajadores han decidido volver a denunciar a la compañía ante la inspección de trabajo y ampliar las denuncia presentada el 18 de julio ante Juzgado de Instrucción número 17 de Madrid (Plaza de Castilla).

"La resolución de la inspección ha metido unas 16 faltas graves por todas las vulneraciones de la huelga y esta maniobra se volverá a denuncian ante Trabajo"

"La resolución de la inspección ha metido unas 16 faltas graves por todas las vulneraciones de la huelga y esta maniobra se volverá a denuncian ante Trabajo", aseguran desde USO. Por su parte, la denuncia por coacciones contra el consejero delegado de Ryanair, Michael O'Leary, todavía no ha avanzado ya que la titular del juzgado trató de enviarla a un tribunal de lo social, algo que fue rechazado. "No hay resultado de ninguna de las actuaciones que empezó pero vamos a llevar estos documentos para novar la denuncia", asegura desde el sindicato de los TCP.

Esta maniobra se suma a la que trató de llevar a cabo en Reino Unido para boicotear los paros enviando pilotos de otros países como España para cubrir los puestos de los empleados en huelga y no tener que cancelar vuelos. Algo que en nuestro país no puede hacer porque también es ilegal ya que supone vulnerar el derecho a huelga. En cuanto a la huelga de cinco días en septiembre de los pilotos, Ryanair todavía no ha movido ficha porque está pendiente de la reunión del SIMA en la que no se espera que haya acercamientos.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.