Agro

El Gobierno aprueba el reconocimiento de las 'Lonjas de referencia' para vigilar los precios agrarios

Luis Planas, ministro de Agricultura
Madrid

El Consejo de Ministros ha aprobado este martes un Real Decreto por el que se establecen los requisitos y el procedimiento para el reconocimiento de las "Lonjas de referencia" y de sus asociaciones, y con el que, además, se crea su Registro Nacional para vigilar los precios de los mercados agrarios.

En concreto, el reconocimiento de estas lonjas 'centinelas', como las ha calificado la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, tiene como objetivo mejorar el funcionamiento y la transparencia de las lonjas de contratación de los productos agrarios.

De esta forma, se establecen requisitos específicos sobre su funcionamiento, de forma que se mejore la objetividad y la transparencia de sus procedimientos para la constatación de los precios en origen.

Estas lonjas serán las que proporcionarán información al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación para que este disponga de los datos precisos de forma que, mediante su publicación, se pueda mejorar el funcionamiento y la transparencia de la cadena de valor de mercado en los sectores agrícolas y ganaderos.

Estos datos servirán también para el suministro de información fiable con fines estadísticos a la Unión Europea y otros organismos, todo ello dentro de las actuaciones que realiza el Gobierno para avanzar, dentro de la normativa nacional y comunitaria, en el reequilibrio de la cadena alimentaria.

Al mismo tiempo, con los datos que se reciban, se podrá poner a disposición del público en general, la información sobre cotizaciones, tendencias de precios del mercado o precios de referencia de los distintos productos agrarios.

La nueva norma regula las condiciones que deben reunir las lonjas de productos agropecuarios y sus asociaciones para que puedan ser reconocidas por Agricultura como 'Lonjas de referencia', los procedimientos para su reconocimiento y para su inscripción en el Registro Nacional, así como los beneficios que pueden corresponder a las lonjas de productos agropecuarios o sus asociaciones.

Ordenación de los mercados

Además, establece la creación de un registro de lonjas representativas y de sus asociaciones que contribuyan, con la información que voluntariamente proporcionen al Departamento, a disponer de los datos precisos para una adecuada ordenación de los mercados agrarios.

El registro de este tipo de lonjas, de carácter totalmente voluntario, conlleva un reconocimiento por parte de la Administración y contribuirá a crear transparencia, de tal forma que todo aquel comprometido con la producción y comercialización conozca las referencias de los precios de mercado.

También permitirá concretar las estrategias comerciales en respuesta a la información de precios, dar a los agricultores mayor capacidad de negociación, indicar a los agricultores posibles oportunidades de producción rentable y mejorar la formulación de políticas mediante la disponibilidad de mejor información.

Las lonjas agropecuarias constituyen una institución tradicional del sector, que desde hace muchos años contribuye con su actividad a mejorar la transparencia en las relaciones comerciales en los primeros escalones de la cadena de suministro.

Actúan como lugar de reunión en el que productores y comercializadores contactan e intercambian información sobre precios, situación y tendencias del mercado, así como sobre otras circunstancias relativas al mismo, pudiendo también, en ciertos casos, promover o facilitar el desarrollo de acuerdos comerciales.

Estas lonjas prestan un servicio al conjunto de los empresarios agrarios de la zona en que se ubican, ya que realizan una destacada labor de elaboración y difusión de información sobre cotizaciones y mercados en origen, que contribuyen a la transparencia en los intercambios comerciales.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.