Emprendedores-Pymes

¿Cómo será el directivo del futuro? Experto en matemáticas y datos

  • La alta dirección debe renovar las herramientas con las que ha trabajado
Imagen de Getty

No cabe duda, la transformación digital es un hecho. Esta situación, que está redefiniendo los procesos de negocio de las compañías, con el objetivo -siempre- de alcanzar una mayor competitividad gracias al uso de las nueva tecnologías, requiere de perfiles profesionales diversos con capacidades que, hasta el momento, no se habían tomado tan en cuenta. Más noticias en la revista gratuita elEconomista Pymes, Autónomos y Emprendedores

Es cierto que la consciencia de la necesidad de adaptarse a esta transformación ha llevado a la creación, dentro de las compañías, de departamentos específicos como el de control de gestión, que sirve para extraer datos que, una vez procesados, generen información útil para la empresa. De hecho, conocer los propios datos y los de la competencia favorece el interés de los inversores.

Digitalización con éxito

Sin embargo, para conseguir un éxito real en la tarea de la digitalización son necesarias acciones que van más allá de la creación de departamentos o incluso de la externalización de estas acciones, algo habitual hoy en día, como explica la directora general de la compañía de selección de personal del sector de ingeniería ECB Engineering Firm y la consultoría de recursos humanos Hutz & Posner, Susana Álvarez.

El socio de servicios digitales de KPMG en España, Luis Ferrándiz, por su parte, señala la necesidad de "contar con el compromiso de la alta dirección hacia el cambio". Así, en palabras de Ferrándiz, "el principal reto de la transformación es incorporar la ambición digital en la agenda del consejero delegado, de tal manera que, desde su visión personal, se acelere el cambio". Pero, ¿se está fomentando correctamente entre estos perfiles la formación en estos conocimientos?

Durante mucho tiempo, los conocimientos financieros han primado sobre otros a la hora de alcanzar cargos de responsabilidad, pero "las herramientas y la forma de consumir del cliente era diferente a la actual; por esa razón, es complicado para los directivos -que han de replantearse las formas de trabajar con las que han crecido profesionalmente- adaptarse con la suficiente velocidad", explica el fundador y consejero delegado de la consultoría especializada en mejora de la gestión de departamentos Setesca, Jordi Damià.

Los profesionales con menos conocimiento digital

A día de hoy, según el informe Digitalización de los profesionales españoles, elaborado por la escuela de negocio Isdi, dedicada al ámbito digital y creada por altos cargos de empresas como Google o Tuenti, los directivos de nuestro país son los profesionales con menos conocimientos digitales. Este informe refleja que un 13,1 por ciento de directivos recibe formación específica destinada a apoyar la transformación digital, dato que al compararse con el tamaño de este grupo en la población española -un 4,07 por ciento, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE)- posiciona a estos profesionales como los que más se están formando.

"Los directivos se dan cuenta de que tener una web o perfiles en redes sociales no significa ser digital, y buscan una formación estratégica", explica el consejero delegado de Isdi, Nacho de Pinedo. "Se necesitan perfiles que impriman un ritmo de cambio muy elevado para ser más competitivo", añade Damià. Álvarez. Además, afirma que "es fundamental entender que la transformación digital es mucho más fluida cuando el impulso viene de las esferas superiores, porque facilitará la toma de decisiones y la implementación de una nueva forma de trabajar".

Matemáticos, los perfiles más valorados

"Los profesionales relacionados con el entorno digital, así como los profesionales relacionados con los datos o innovación son muy demandados y seguirán siéndolo", explica Ferrándiz, quien afirma además que estamos en la era de las carreras analíticas, como las matemáticas y la física.

Y es que la gestión de datos ofrece una ventaja competitiva, aumentando la eficiencia y por ende la competitividad. "Esas carreras que eran grandes olvidadas hasta hace poco, han vuelto a estar en auge", afirma Ferrándiz. De hecho, según datos del INE, en el año 2015, los profesionales con formación de matemáticas y estadística fueron por segundo año consecutivo los que alcanzaron una menor tasa de paro en España. Como explica el decano de la Facultad de Ciencias Matemáticas de la Universidad Complutense de Madrid, Antonio Díaz-Cano, "los matemáticos, por su versatilidad y capacidad para resolver problemas, encuentran acomodo laboral en multitud de campos. Cada año hay más empresas que ofrecen prácticas para nuestros alumnos". Álvarez afirma, además, que "hoy se está apostando con más frecuencia por el talento joven; de hecho, en Estados Unidos, la media de edad de los directivos está comprendida entre los 35 y 40 años".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin