Empleo

Estos son los 7 tipos de 'trabajadores unicornio' que más destacan en una entrevista de empleo

Imagen generada con IA que representa a un trabajador unicornio.

¿Y si cuando fueras a realizar una entrevista de trabajo existieran ciertos perfiles o arquetipos a ojos del entrevistador que te encasillan como el empleado que puedes ser?

William Vanderbloemen es el fundador de Vanderbloemen Search Group, una empresa de búsqueda de altos perfiles directivos contratada por algunas de las mejores empresas del mundo para cubrir este tipo de vacantes, y cree que es así. En los últimos 15 años, ha entrevistado a más de 30.000 candidatos que dio lugar a varias teorías que publicó en un libro.

Vanderbloemen llama a los perfiles más valiosos unicornios porque son los más raros de encontrar, pero también los más llamativos a ojos del reclutador.

Los 7 tipos de perfiles unicornios en el trabajo

Basándose en sus entrevistas y conversaciones con CEOs, Vanderbloemen identifica siete tipos de personalidades exitosas que son el sueño de cualquier empresa:

El unicornio rápido

Ser rápido no significa decir "sí" a todo. Vanderbloemen destaca que implica discernir rápidamente lo que necesita una respuesta inmediata y lo que no.

No hay indecisión. Los unicornios rápidos son decididos, jugarán duro con tenacidad y eficiencia, y terminarán su trabajo a tiempo.

¿Cuáles son sus rasgos?:

- Dejar claro que se valora un tiempo de respuesta rápido.

- Establecer plazos rápidos y alcanzables; no se necesita un mes para tener un informe si ese informe no va a aportar el valor adecuado para esperar ese tiempo.

El unicornio auténtico o genuino

Nadie espera que sea alguien perfecto en su trabajo, especialmente al principio. Vanderbloemen sostiene que lo peor que puede hacer es no ser auténtico.

Las personas auténticas tienen una forma de compartir sus errores con humildad, lo que puede unir al equipo.

¿Cuáles son sus rasgos?:

- Admitir los errores y seguir adelante.

- Si están teniendo dificultades, son honesto y pedir ayuda.

El unicornio solucionador

Ante los desafíos, Vanderbloemen destaca que las personas pueden elegir estar del lado del problema o del lado de la solución. Aquellos que eligen encontrar soluciones, que se niegan a ser víctimas y que gastan energía superando esos desafíos son, según él, insustituibles.

¿Cuáles son sus rasgos?:

- El lenguaje cuenta: redefinir los problemas como posibilidades.

- En lugar de quejarse, aportan soluciones a la conversación, incluso si son grandiosas o inalcanzables.

El unicornio consciente de sí mismo

Conocer sus fortalezas y debilidades y comprender cómo abordar conversaciones cruciales es, según Vanderbloemen, quizás más raro que nunca.

Las personas conscientes de sí mismas son menos propensas a ocupar espacio innecesario en las reuniones, perder el tiempo de las personas o hacer que otros se sientan incómodos. Cuando reciben comentarios constructivos y genuinos, sugiere Vanderbloemen, los toman en serio.

¿Cuáles son sus rasgos?:

- No tomar los comentarios de manera personal; usarlos como una herramienta para mejorar aún más en el trabajo.

- Respetar a los demás y ser consciente de los hábitos de cada uno. Saben renunciar a ser protagonistas si no aporta.

El unicornio curioso

Steve Jobs dijo una vez: "Gran parte de lo que encontré al seguir mi curiosidad e intuición resultó ser valiso". Vanderbloemen destaca que muchas de las mentes más grandes de la humanidad celebran la curiosidad como un factor clave de su éxito.

No es fácil, según él. Lo que nos rodea a diario es mundano y aburrido. Así que cuando un candidato es curioso, cree Vanderbloemen, sugiere un compromiso y un interés genuinos más allá del salario.

¿Cuáles son sus rasgos?:

- Cuando surjan desafíos, según Vanderbloemen, hacen preguntas antes de proponer soluciones.

- Mantienen la curiosidad como una acción, no una posición. Vanderbloemen dice que se mantienen informados leyendo libros, viendo contenido educativo y manteniéndose al tanto de las noticias.

El unicornio agradable

Vanderbloemen expresa su asombro por cuántas veces el candidato que prevalece es simplemente aquel que se lleva bien con los demás.

Las personas agradables, según Vanderbloemen, tienen la capacidad de mantenerse empleados e incluso ser ascendidos simplemente a través de la equidad relacional, una reserva de buena voluntad que han construido con otra persona a lo largo del tiempo.

¿Cuáles son sus rasgos?:

- Dedica unos minutos al inicio de las reuniones para hablar de algo que no tenga que ver con el trabajo.

- Recuerda los nombres y tiene otros pequeños detalles que marcan esa diferencia en el trato con los demás.

El unicornio productivo

No hay una receta única para la productividad. Vanderbloemen sostiene que ser un unicornio productivo se reduce a tres factores: saber cómo trabajas mejor, mantener la organización y valorar los resultados sobre la producción.

¿Cuáles son sus rasgos?:

- Escribir las tres tareas más importantes todos los días, según Vanderbloemen

- Discernir lo importante de lo urgente

Como todos los arquetipos, en cualquier ámbito, deben ser entendidos como perfiles que seguramente no encajen al 100% en una única persona. Más bien, podemos compartir varios. Pero las ideas de Vanderbloemen ayudan a situar ese tipo de perfiles que aparecen en los espacios de trabajo y que hacen que las empresas acaben funcionando o no.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud