Empleo

Esta es la ventaja que los trabajadores prefieren sobre la semana de 4 días

  • La semana laboral de cuatro días está de moda, pero algunas encuestas revelan que es un debate provocado por otro aspecto de fondo

Llevamos meses hablando de una posible implantación y las ventajas e inconvenientes que tendría una semana laboral de 4 días. Tras varios experimentos, empresas que han apostado por ella (algunas reduciendo sueldo y otras no) y también propuesta de momento congeladas en España, el último intento ha llegado desde Bélgica.

El Gobierno belga acaba de aprobar un experimento como parte de un conjunto de reformas laborales aprobadas el mes pasado. Eso sí, la fórmula belga propone concentrar las mismas horas semanales en 4 días trabajando 10 horas por jornada.

¿Cómo se está recibiendo esta idea? En España, encuestas anteriores ya han demostrado que los trabajadores están dispuestos a explorar esta idea pero no si conlleva pérdida económica.

En EE.UU., una nueva encuesta de la consultora Qualtrics ha revelado que a un 92% de los trabajadores les gusta la idea de trabajar cuatro días de 10 horas a la semana, en lugar de cinco días a la semana de ocho horas. Uno de cada tres (37%) dijo que elegiría una semana laboral más corta aunque eso supusiera un recorte salarial, y el 82% dijo que sería más productivo con un horario condensado.

Pero no siempre gana la jornada semanal de 4 días

Pero, eso sí, cuando se les pide que elijan entre una semana de cuatro días o tener más control sobre el horario de trabajo, los empleados muestran una ligera preferencia por la segunda opción: El 50% de los trabajadores dijo que prefería tener la libertad de fijar su propio horario, frente al 47% que dijo que prefería la semana de cuatro días.

La semana laboral de cuatro días no es un concepto rígido. En la práctica, puede haber poca diferencia entre los dos enfoques.

Andrew Barnes, fundador neozelandés del movimiento 4 Day Week Global, que en cierto modo inició esta tendencia al instaurarla en su empresa, ha explicado en varias ocasiones que el debate de fondo es cómo otorgar mayor flexibilidad a los trabajadores, ya sea con 4 días o con 5.

De momento parece claro que la definición de "semana de cuatro días" varía según las organizaciones que experimentan con ella. A veces los empleados tienen un día libre más y ganan el mismo sueldo, sin ampliar su horario en los días que trabajan. En algunos casos, los trabajadores pueden elegir qué día se toman libre; en otros, toda la empresa puede cerrar el mismo día para mantener el flujo de trabajo organizado.

Los pros y contras de una tendencia aupada por la pandemia

Trabajar cuatro días a la semana está correlacionado con menores tasas de agotamiento, lo que en parte explica que el concepto esté teniendo un momento, con empleados especialmente agotados.

También se ha comprobado que la semana de cuatro días favorece la igualdad de género. Un día extra de descanso puede ser inestimable para las mujeres, ya que la carga de los cuidados y las tareas domésticas sigue recayendo de forma desproporcionada sobre ellas, lo que amenaza su capacidad de tener éxito al mismo ritmo que los hombres y las expone a un mayor riesgo de agotamiento.

Los trabajadores también son más conscientes del tiempo y la energía que dedican al trabajo en detrimento de otras relaciones e intereses. La encuesta de Qualtrics sugiere que las empresas harían bien en reconocerlo: El 81% de los encuestados dijo que tener una semana de cuatro días les haría más fieles a su empresa.

Por contra, la propuesta parece pecar de estar solo pensada para trabajos de oficina. En los empleos donde se debe abrir 5 o más días a la semana de cara al público esto conllevaría sí o sí mayores contrataciones.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin