Elecciones Generales

Los votos de Más País restaron cinco escaños a Unidas Podemos y trasvasaron dos a la derecha

Íñigo Errejón, durante la noche electoral. Foto: EFE

Los votos que recibió Más País en las elecciones generales de este domingo restaron a Unidas Podemos cinco de los siete escaños que perdió respecto a las de abril, pero sólo hicieron perder dos al bloque progresista trasvasándolos al PP y Vox; todo ello suponiendo que, en caso de no presentarse Más País, sus electores se habrían decantado por la coalición liderada por Pablo Iglesias. En Directo | Todas las reacciones a las elecciones del 10-N.

Según pudo comprobar Servimedia, si los votos de Más País se hubieran ido a la abstención en lugar de a Unidas Podemos, la Ley D'Hondt no habría deparado ningún cambio en el reparto de diputados. En cambio, si hubieran ido a parar a la formación de Iglesias, ésta habría conseguido cinco escaños más en el Congreso. Sin embargo, el bloque progresista, en conjunto, sólo perdió dos, que ganó el liberal-conservador: uno por Málaga y otro por Alicante.

En Málaga, la competencia de Más País impidió directamente a la diputada de IU Eva García Sempere revalidar su acta. Los 14.004 votos que recibió la candidatura liderada por la exparlamentaria de Adelante Andalucía Carmen Lizárraga no se tradujeron en escaños y, si a falta de papeleta de Más País hubieran ido a parar a la de Alberto Garzón y García Sempere, ésta habría logrado su segundo escaño y el PP se habría quedado también en dos, en lugar de cosechar tres como hizo en realidad. [Crónica de una jornada electoral que no desenreda el bloqueo político]

En Alicante, de igual forma, la coalición de Más País y Compromís, liderada en esta provincia por Ignasi Candela, de la formación valenciana, recibió 35.415 votos, el 4,17% de los emitidos, pero no pudo convertirlos en escaño.

Unidas Podemos se quedó a sólo 3.429 papeletas de revalidar su segundo puesto en el Congreso, el de María Teresa Pérez, la más joven del grupo parlamentario desde que entró en él tras los comicios de abril. Por ello, es obvio que sin esa fuga de votos la formación de Pablo Iglesias se hubiera hecho con él, sólo con recibir una décima parte de los apoyos que cosechó Candela. Para colmo, se da la circunstancia de que el último escaño en liza por Alicante fue a parar a Vox.

En este caso no se puede culpar inequívocamente a Más País de haber restado diputados al bloque progresista y entregarlos a la derecha, puesto que, aunque Errejón no hubiera dado el salto a las generales, Compromís se habría presentado en solitario por las tres provincias de la Comunidad Valenciana, como ya hizo en abril. Pero lo cierto es que entonces esta formación consiguió sólo 31.030 votos por Alicante. Si el aumento en más de 4.000 sufragios se debe a la alianza con un partido estatal como Más País, ese incremento sí habría servido para que Unidas Podemos y en general el bloque progresista retuvieran ese escaño en lugar de cederlo a Vox.

En Madrid, si los votos a la candidatura encabezada por Íñigo Errejón se hubieran convertido automáticamente en apoyos a la liderada por Iglesias, ésta habría pasado de 5 a 7 escaños. Pero el bloque progresista no se resintió, puesto que Más País sí logró rentabilizar los votos que recibió en dos escaños, los de Errejón y su número dos, Marta Higueras.

En Barcelona, si Más País no se hubiera presentado y sus votos hubieran engrosado el casillero de En Comú Podem, esta candidatura habría ganado un diputado, pasando de cinco a seis, pero lo habría hecho a costa del PSE, que habría bajado de ocho a siete. Por tanto, en este caso Más País cumplió su objetivo declarado de no concurrir a las elecciones en las circunscripciones donde pudiera restar al bloque de izquierdas.

En Vizcaya, donde Unidas Podemos perdió su segundo escaño, el de Miren Gorrotxategi, lo habría hecho igualmente aunque las 8.463 papeletas encabezadas por Txema Urkijo se hubieran convertido automáticamente en papeletas encabezadas por Roberto Uriarte, número 1 de Unidas Podemos y que sí conservará su acta.

Otro tanto sucede en Cádiz y Las Palmas, donde Unidas Podemos también perdió sus segundos escaños: los del exportavoz de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) Juan Antonio Delgado Ramos y la secretaria de Plurinacionalidad de la Ejecutiva del partido de Iglesias, Meri Pita, respectivamente.

Aunque Más País sí concurrió por estas dos provincias, de nada habría servido que no lo hiciera, ni aun en el supuesto de que sus votantes se hubieran decantado por Unidas Podemos en ausencia de otra alternativa.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.