Elecciones Generales

El bronco debate a cinco entre políticas tampoco descarta unas terceras elecciones

  • Vox arrincona con la ilegalización de los partidos separatistas a PP y Cs
  • Pastor y Monasterio se enfrentan por el Estado de las Autonomías
  • Vox se queda solo al pedir cadena perpetua como solución a las violaciones
Montero (Unidas Podemos), Pastor (PP), Arrimadas (Cs), Montero (PSOE) y Monasterio (Vox). Foto: Efe

El debate a cinco celebrado anoche entre Irene Montero, Ana Pastor, Inés Arrimadas, María Jesús Montero y Rocío Monasterio confirmó lo que ya se sabía: la cita electoral del 10-N no garantiza que la formación de Gobierno sea fácil debido al desencuentro existente tanto entre bloques enfrentados como dentro de los mismos. Izquierda y derecha están condenadas a no entenderse pero la distancia interna en los bloques añade dificultad a encontrar un acuerdo e impide descartar al 100% que no vaya a haber unas terceras elecciones en 2020.

Estos son los tres bloques que provocaron más fuego cruzado:

Ilegalizar partidos separatistas

La portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio, ha calificado este jueves de "buena noticia" que PP y Ciudadanos se hayan sumado, en el Parlamento autonómico, a una proposición no de ley que pide al Gobierno la ilegalización de los partidos separatistas, mientras Inés Arrimadas (Ciudadanos) y Ana Pastor (PP) se han mostrado prudentes y han evitado reiterar ese apoyo, en un debate electoral en La Sexta.

Mientras la ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, emplazaba a Arrimadas a aclarar si está a favor de la ilegalización, ella ha replicado que Ciudadanos los ha "ganado en las urnas" y que su posición es que los partidos que apoyen actos violentos o los justifiquen "no deberían tener un euro público". 

"¿Cortar de raíz es ilegalizar?", preguntaba Montero. "Significa no pactar con ellos", respondía a Arrimadas que, al igual que el PP, ha afeado a los socialistas sus acuerdos con independentistas, desde la Diputación de Barcelona hasta la moción de censura en favor de Pedro Sánchez.

Monasterio ha intervenido entonces para animar a Arrimadas a sumarse en público a la iniciativa. "No diga que no", le ha espetado. "Es una buena noticia que se suban a nuestra propuesta", ha añadido la portavoz de Vox, que más adelante en dos ocasiones ha agradecido a PP y Ciudadanos que hayan respaldado en Madrid esta proposición. "Hacen falta medidas excepcionales", ha reivindicado.

Por su parte, Ana Pastor ha recordado que hay una ley de partidos y que cuando un partido político atenta contra el régimen democrático quien actúa es el Tribunal Supremo. De su lado, la portavoz de Unidas Podemos, Irene Montero, se ha preguntado si también quieren ilegalizar a sus votantes y ha reivindicado la diversidad de España. Para Monasterio, la diversidad es lo que está amenazando "el totalitarismo" con su imposición del catalán en lugares como Baleares.

La ministra insiste en la mesa de partidos

La portavoz del PSOE ha defendido el diálogo dentro de la ley para afrontar el problema catalán y también la necesidad de constituir una mesa de partidos, en la que independentistas y no independentistas "encuentren un encaje que permita que esa solución sea la solución de Cataluña en España".

También ha asegurado que las imágenes de Barcelona demuestran "el fracaso" del secesionismo y que el Gobierno será firme si hay problemas de orden público. Monasterio la ha acusado de mentir afirmando "solo han enviado a los GRS (grupos de reserva y seguridad de la Guardia Civil) para proteger al del Falcon".

María Jesús Montero y Ana Pastor se han enzarzado sobre la situación en esta comunidad con acusaciones mutuas al subrayar la primera que el 1-O o la fuga del ex presidente catalán Carles Puigdemont se produjo con un gobierno del PP, y responder Pastor que el Ejecutivo no está reaccionando ahora contra la violencia en las calles. Montero ha contraatacado preguntando por qué no aplicó el Gobierno del PP la Ley de Seguridad Nacional cuando los Mossos "no colaboraban".

La portavoz de Ciudadanos ha atacado también al PSOE avisando de que las políticas de gobiernos como los de Baleares, Navarra, el País Vasco o la Comunidad Valenciana, en los que participa el PSOE con fuerzas nacionalistas, dentro de diez o quince años pueden provocar una situación como la actual en Cataluña, con un independentismo en auge. 

Pastor, Monasterio y el Estado de las autonomías

El debate ha sido bronco y lleno de rifirrafes cruzados entre todas las portavoces, uno de ellos entre Pastor y Monasterio por el Estado de las autonomías.

Pastor ha defendido que "el Estado de las autonomías es lo mejor que ha podido pasar" a muchos españoles, porque acercar la gestión, por ejemplo de la sanidad, la ha "mejorado sustancialmente". Monasterio ha respondido que estaba confundiendo la descentralización administrativa con la legislativa y se ha mostrado partidario de un "mercado único", igual que en Europa.

La exministra le ha espetado que ni ella se estaba confundiendo, ni Vox defiende Europa ni a las comunidades autónomas, ni la sanidad es un mercado. "Ustedes quieren matar moscas a cañonazos, no saben que hay precios regulados para los medicamentos, hay que tener un poquito de idea de gestión, no le digo mucho, pero al menos conocer la Constitución".

Pastor también se ha enfrentado con Arrimadas cuando ésta ha acusado al PP de corrupción, replicando que "los delitos son individuales" y que los corruptos deben ir "a la cárcel".

Vox se queda solo en delitos sexuales

PP, PSOE, Ciudadanos y Unidas Podemos sí estuvieron a una al reclamar la reforma de los delitos sexuales en el Código Penal para que su tipificación gire en torno al consentimiento y, de esta manera, solo un sí expreso sea sí, mientras que Vox ha pedido aplicar cadena perpetua para "violadores, asesinos y maltratadores".

Este asunto se ha abordado en el bloque de política social e igualdad en el que principalmente se ha hablado de la regulación de los delitos sexuales, un tema que se puso encima de la mesa tras la publicación de la sentencia de La Manada de los Sanfermines que inicialmente absolvió a los condenados del delito de agresión sexual.

Ana Pastor aclaró que "cuando no hay consentimiento, hay violación y agresión sexual". Según ha incidido, esa es la postura del PP y "de todas las personas de bien". "Cuando una mujer no consiente, hay violación", ha dicho, reclamando el cambio del Código Penal al respecto.

Preguntada sobre la postura de la candidata por Barcelona del PP, Cayetana Álvarez de Toledo, -quien en un debate electoral para las elecciones del pasado 28 de abril cuestionó la propuesta del consentimiento expreso- Pastor ha respondido que ella "dice lo mismo" que todo el PP, aunque "no con idénticas palabras".

Desde el PSOE, la ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, ha reprochado a Pastor que "eso no fue lo que dijo Cayetana", quien "no contestó" a si apoyaría una iniciativa socialista para impulsar esa reforma del Código Penal tras las sentencias que "consternan" a la sociedad.

La candidata de Ciudadanos Inés Arrimadas también ha abogado por la modificación del Código Penal para que, si a una chica "la drogan y abusan de ella, sea considera violación porque no hay consentimiento". La dirigente del partido naranja ha apelado al "consenso" que existe en torno a este asunto pero ha afeado al PSOE y a Unidas Podemos que intenten "patrimonializar" esta propuesta. Además, ha instado a los socialistas a dejar "de dar lecciones" ya que el Código Penal vigente "es del PSOE".

La dirigente de Vox Rocío Monasterio ha pedida la aplicación de la cadena perpetua para "violadores, asesinos y maltratadores", y ha reclamado al resto de partidos que se sumen para así evitar "ver en la calle" a violadores y asesinos reincidentes, citando el caso de Laura Luelmo, la joven asesinada el pasado mes de diciembre. Según ha reivindicado, Vox está "en la solución", y en esa solución "no está" Ley de Violencia de Género con la que las cifras de asesinatos machistas "no mejoran". "Es una irresponsabilidad no hablar de la ley para mejorarla", ha remarcado.

A la petición de Vox de aplicar la cadena perpetua, la dirigente y portavoz de Unidas Podemos, Irene Montero, ha replicado a Monasterio que "el machismo se combate con educación y cultura" y "no con cadena perpetua" o "yendo a reventar minutos de silencio" por las asesinadas a manos de sus parejas o exparejas. Montero se dirigió a Monasterio también para afear la postura de Vox sobre el colectivo LGTBI: "Poner en tela de juicio que según a quien ames puedes tener menos derechos o puedes sufrir una agresión homófoba es ser un desalmado", ha recalcado.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud