Editoriales

UGT necesita una completa renovación

En la imagen, Cándido Méndez.

UGT afronta desde mañana un Congreso Confederal decisivo. No en vano, el saliente Cándido Méndez deja un sindicato enfangado en el mayor caso de malversación de la historia española (los ERE andaluces), pero cuya credibilidad estaba tocada ya antes del escándalo. Lo demuestra una caída de la afiliación del 12% desde 2002.

En ese periodo, UGT se reveló como una organización burocratizada, y adicta a los Presupuestos, ajena a las nuevas tendencias laborales, en las que pymes y emprendedores son clave. El sindicato planea ahora un giro hacia ellos, pero de nada servirá si UGT no afronta una profunda renovación, que vaya más allá de cambios de caras y de declaraciones de intenciones, que Méndez no debe obstaculizar.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin