Economía

El efecto Draghi continúa y los costes de financiación del Tesoro tocan nuevos mínimos históricos

  • El Tesoro cerró 2018 con una emisión neta de Deuda de casi un 24% menos

En 2018, tanto el coste de la deuda emitida durante el año como el de la deuda en circulación se redujeron hasta el 0,64% y el 2,39% respectivamente. Según ha presentado la ministra de Economía y Empresa en funciones, Nadia Calviño, en el Consejo de Ministros en la Memoria Anual sobre la Política de Endeudamiento del Tesoro Público en 2018, para su posterior remisión a las Cortes. El informe recoge las líneas de actuación y los datos de ejecución del programa de financiación del Tesoro. La fuerte reducción del coste de la deuda ha sido una tendencia desde que el Banco Central Europeo comenzase a reducir los tipos de interés durante la última crisis. Este movimiento se ha intensificado con la llegada de los tipos negativos a partir de 2014 que fueron anunciado por Mario Draghi, actual presidente del BCE.

Esta reducción es especialmente significativa porque se está produciendo en un marco de alargamiento de la vida media de la deuda en circulación, que se situó a cierre de 2018 en 7,45 años. Está, asimismo, en consonancia con la reducción del peso de las Letras, que en la actualidad suponen algo menos del 7% del total de la cartera del Tesoro, lo que representa el porcentaje más bajo de los principales países europeos, y con el aumento de la emisión en el tramo de más de 30 años. España fue el mayor emisor europeo en los tramos largos de la curva durante el año.

Las necesidades de financiación neta se redujeron un 24% en 2018

El Tesoro Público completó su programa de financiación de 2018 con una financiación bruta de 212.964 millones de euros, la cifra más baja desde 2011, y una emisión neta total de 34.277 millones de euros, lo que supone una reducción del 9% y del 23,9%, respectivamente, respecto al cierre de 2017.

Esta reducción fue posible gracias a la favorable ejecución presupuestaria y a una gestión más eficiente de la tesorería. En este sentido hay que destacar que la buena gestión del Tesoro ha sido reconocida internacionalmente. El pasado mes de diciembre fue galardonado como emisor de deuda soberana del año 2018 por la publicación especializada Internacional Financing Review (IFR). En 2019 ha recibido otros dos premios más, la revista The Banker ha premiado al Tesoro por primera vez en la categoría de Sovereigns, Supranationals, Agencies, por la emisión sindicada a 10 años realizada en enero y en mayo la revista Global Capital le concedió el premio al "Most Impressive Sovereign Funding Team".

Otro elemento destacado ha sido la mejora de la calificación crediticia del Reino de España por parte de las cuatro principales agencias de rating, lo que ha favorecido el acceso del Tesoro a una base inversora más amplia. La confianza de los mercados en la economía española se ha concretado en la presencia de nuevos inversores, especialmente asiáticos, y de inversores de alta calidad.

La mejora en los costes de financiación hizo posible en 2018 la realización de tres amortizaciones anticipadas del préstamo del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) para la recapitalización del sistema financiero, por importe de 8.000 millones de euros. Esta es la mayor cantidad amortizada en un único ejercicio y es prácticamente idéntica a la suma de los desembolsos realizados en el conjunto de los últimos cuatro años (9.000 millones). Las amortizaciones realizadas permiten un ahorro de 350 millones en pago de intereses a lo largo de toda la vida del préstamo.

Un coste medio del 0,49% en 2019

En 2019 continúan reduciéndose los costes de financiación del Tesoro, que registran nuevos mínimos históricos, con un tipo de interés de la deuda en emisión del 0,49% y del coste medio del stock de deuda viva que se sitúa en el 2,34%. Por su parte, siguen alargándose los plazos medios de amortización, actualmente en 7,48 años, en línea con los principales emisores europeos.

En 2019, el Gobierno mantiene su compromiso con la consolidación fiscal, lo que ya ha permitido rebajar en 5.000 millones, hasta 30.000 millones, el volumen de emisión neta prevista para el año.

En línea con este compromiso, el objetivo es afianzar el descenso de la ratio de deuda pública sobre PIB este año, desde el 97,1% en el que cerró 2018 al 95,8% previsto en el Programa de Estabilidad para 2019.

Finalmente, la reducción en el coste medio de la deuda, que se refleja también en el significativo descenso en la prima de riesgo, así como las menores necesidades de financiación están permitiendo en 2019 un ahorro de 548 millones de euros en el pago de intereses de la deuda.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0