Economía

Los laboristas británicos rompen las conversaciones sobre el Brexit y condenan al plan de May a su derrota final

  • Corbyn cree que "las conversaciones han llegado lo más lejos que podían"

La última esperanza de Theresa May para aprobar el acuerdo del Brexit antes de abandonar el Gobierno se desintegró este viernes. Seis semanas de conversaciones entre los políticos de mayor peso del Partido Laborista y del Partido Conservador han llegado a su final sin un acuerdo. Ante este desolador panorama, la libra retrocede y pierde los 1,28 dólares por unidad.

Jeremy Corbyn, líder del Partido Laborista, ha escrito una carta a la premier en la que señala que las conversaciones "han llegado los más lejos que podrían llegar" y que su partido se opondrá a la propuesta de Brexit de May. Su argumento es que que "la debilidad" de la primera ministra, que ya está de salida, la había dejado sin capacidad de cesión en los puntos más conflictivos, como la unión aduanera o la posibilidad de un segundo referéndum. "La mayor debilidad e inestabilidad de tu Gobierno significa que no puede haber confianza ni seguridad sobre lo que acordemos entre nosotros", sostiene la carta del mandatario laborista.

En los últimos días, según un documento flitrado, Downing Street había sugerido la posibilidad de hacer votaciones libres sobre "distintas versiones de la unión aduanera", como "la unión aduanera solo para bienes", pese a que jurídicamente este concepto no tiene sentido alguno. Pero el partido tory rechazaba tajantemente un segundo referéndum, y exigía cerrar la salida durante el verano.

El final de este diálogo que buscaba una salida al Brexit se produce después de que los tories anunciasen que la cuarta votación del acuerdo del Brexit será la última para Theresa May. El presidente del llamado Comité 1922 -la dirección del Partido Conservador-, Graham Brady, anunció este jueves que la primera ministra dará por terminado su mandato después de la nueva votación, fijada para la semana del 3 de junio, independientemente del resultado, y dará comienzo al proceso de primarias para nombrar a su sucesor, tras meses de intentos fallidos de provocar su caída.

Por su parte, Corbyn ha asegurado que la falta de apoyo de May y la posibilidad de que sea reemplazada como primera ministra han socavado las conversaciones entre ambas formaciones, dado que muchos de los que aspiran a sucederla defienden una ruptura sin acuerdo. Algunos ministros, de hecho, habían advertido de que estarían dispuestos a romper el acuerdo al que llegaran May y Corbyn si tomaban el poder, lo que ha disparado la desconfianza laborista.

El fin de las conversaciones deja casi garantizada la derrota de May en la cuarta y definitiva votación del tratado de salida de la UE durante la primera semana de junio. Difícilmente podrá sacar adelante un acuerdo que ya ha sido rechazado tres veces sin grandes cambios que contenten a la oposición, y cuando muchos de sus posibles sucesores apoyan precisamente ir hacia una salida sin acuerdo en cuanto se marche May.

La libra sufre la crisis política

El aumento de la división sobre el Brexit deja el escenario completamente abierto de cara a las elecciones europeas de la próxima semana, que pueden sacudir por completo la escena política. Todas las encuestas dan como ganador al Partido del Brexit del eurófobo Nigel Farage, a costa de los tories, que pueden caer hasta el quinto puesto por debajo del 10%. Mientras, los laboristas luchan por mantener la segunda posición ante partidos pro-europeos como los Liberal-Demócratas y los Verdes.

Las elecciones pueden terminar con la destrucción del término medio, con los votantes huyendo de los dos partidos que apoyan un Brexit negociado -conservadores y laboristas- y escogiendo en su lugar a los dos extremos, los de una salida sin acuerdo o la revocación por completo del Brexit.

Ante el creciente escepticismo sobre el acuerdo y la creciente posibilidad de una ruptura dura, la libra vuelve a corregir frente al euro y el dólar en la novena sesión consecutiva de pérdidas, marcando la mayor racha de caídas seguidas de los últimos años. La libra se cambia por 1,142 euros, mínimos desde febrero de este año.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0