Economía

Los autónomos ven una "chapuza" el nuevo registro horario y dicen que es "como volver a la mina"

El presidente de la organización de autónomos ATA, Lorenzo Amor, ha afirmado este lunes que la nueva normativa sobre el registro horario de jornada, que obliga desde ayer a todas las empresas a realizar el control de horas trabajadas de sus plantillas, es una "chapuza", que supone volver "al siglo pasado".

"Es como volver a la mina. La administración se cree que todos los trabajadores tienen un centro de trabajo, cuando la realidad es que en España hay más de 600.000 empresas que no lo tienen", ha señalado Amor en declaraciones a la cadena Cope recogidas por Europa Press.

El presidente de ATA ha advertido de que en los autónomos y en las pequeñas empresas "hay cabreo y mucha incertidumbre" por esta nueva obligación empresarial, una incertidumbre que, a su juicio, se refleja incluso en el hecho de que el Ministerio de Trabajo vaya a publicar hoy una guía práctica "un día después" de que haya entrado en vigor la obligatoriedad de este registro.

Amor ha afirmado que, aunque hay que controlar las horas extraordinarias que realizan los trabajadores, no se puede pensar que los empresarios "son unos defraudadores".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.