Economía

El presupuesto para la Casa Real crece un 1,4% respecto a 2018 y roza los ocho millones de euros

  • El aumento es el mayor de los últimos años tras recortes entre 2011 y 2014
El Rey Felipe VI, en un acto reciente. Foto: Guillermo Lucas

El proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2019 presentado este lunes en el Congreso (consulte aquí el pdf) prevé una partida de 7,999 millones de euros para la Casa del Rey, lo que supone un aumento del 1,4% respecto al proyecto de 2018.

El aumento anual, que ronda apenas los 100.000 euros, es, sin embargo, el mayor de los últimos años en una partida que sufrió reducciones entre 2011 y 2014 y, posteriormente, estuvo congelada hasta 2017. Ese año la Casa del Rey volvió a recibir un pequeño incremento, cifrado en 40.000 euros, y en 2018 otro de 70.000 euros.

En 2018, menos de un 9% del presupuesto fue para los sueldos de la Familia Real

Según la Constitución, corresponde al jefe del Estado distribuir libremente la partida incluida en los Presupuestos Generales del Estado para su Casa. De ese importe total, en 2018, menos de un 9% ha sido para pagar los sueldos de los miembros de la Familia Real, esto es, de los Reyes Felipe y Letizia, y de Don Juan Carlos y Doña Sofía, ya que la Princesa de Asturias y la Infanta Sofía no cobran asignación.

En concreto, en 2018 Felipe VI cobrará un sueldo bruto de 242.769 euros, la Reina Letizia, 135.530; el Rey Juan Carlos 194.232 euros y la Reina Sofía 109.260, en todos los casos abonado en 12 mensualidades. En total, los cuatro sueldos suman 679.818 euros, un 1,6% más que en 2017.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.